Chi­me­neas ro­dan­tes dan cán­cer

So­lo una ac­ción in­te­gral, pú­bli­co-pri­va­da, re­ver­ti­ría la ten­den­cia que se en­fren­ta por con­ta­mi­na­ción del ai­re.

El Colombiano - - PORTADA - Por JO­SÉ GUI­LLER­MO PA­LA­CIO JO­SÉ G. PA­LA­CIO

La par­tí­cu­la res­pi­ra­ble de Me­de­llín y su área me­tro­po­li­ta­na es 53,4 % can­ce­rí­ge­na y tie­ne co­mo prin­ci­pal fuen­te algunos ca­rros vie­jos. El aná­li­sis mues­tra otros ele­men­tos pa­ra te­ner en cuen­ta.

Des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, la ciu­dad co­no­ce la par­tí­cu­la res­pi­ra­ble que con­ta­mi­na su ai­re, las fuen­tes que la ge­ne­ran y su com­po­si­ción. Tam­bién se co­no­cen los es­tu­dios de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), que la aso­cian con di­ver­sos ti­pos de cán­cer y otras en­fer­me­da­des.

Co­mo se tra­ta de un pro­ble­ma com­ple­jo que se re­suel­ve so­lo con ac­cio­nes in­te­gra­les, es im­por­tan­te que ha­ya li­de­raz­go co­lec­ti­vo pa­ra em­pren­der las mis­mas.

En con­se­cuen­cia, que­da en ma­nos de los mu­ni­ci­pios del Abu­rrá, la Al­cal­día de Me­de­llín, el Área Me­tro­po­li­ta­na y los go­bier­nos De­par­ta­men­tal y Na­cio­nal po­ner­se de acuer­do pa­ra adop­tar me­di­das de fon­do que les han re­co­men­da­do dis­tin­tos gru­pos de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de Me­de­llín y el mun­do pa­ra re­du­cir un pro­ble­ma que se pa­ga con vi­das hu­ma­nas.

Ta­les afir­ma­cio­nes son el re­sul­ta­do del diá­lo­go sos­te­ni­do por EL CO­LOM­BIANO con cien­tí­fi­cos de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción del Gru­po de Hi­gie­ne y Ges­tión Am­bien­tal (Ghy­gam), del Po­li­téc­ni­co Co­lom­biano Jai­me Isa­za Ca­da­vid, el De­par­ta­men­to de Geo­cien­cias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, se­de Me­de­llín, y el Equi­po de Epi­de­mio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Sa­lud Pú­bli­ca de la U. de A.

El Ghy­gam lle­va más de 20 años mo­ni­to­rean­do las par­tí­cu­las que con­ta­mi­nan el ai­re y su com­po­si­ción quí­mi­ca y par­ti­ci­pan­do en con­gre­sos in­ter­na­cio­na­les, en los cua­les ca­da vez se ha­ce más én­fa­sis y se exa­mi­nan sus efec­tos da­ñi­nos pa­ra la sa­lud.

Esas con­clu­sio­nes coin­ci­den con las de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de los An­des, la OMS y la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal de EE.UU. (EPA), en­ti­da­des y gru­pos con los cua­les se ha te­ni­do in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción, vi­si­tas a la ciu­dad y par­ti­ci­pa­ción de los es­tu­dios, to­do lo cual cons­ti­tu­ye un pun­to de apo­yo pa­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes que desa­rro­llan la academia y la cien­cia en el Abu­rrá pa­ra de­ter­mi­nar la ca­li­dad del ai­re que res­pi­ra­mos.

En es­te sen­ti­do, el chi­leno Ma­rio Mo­li­na, Pre­mio No­bel de Quí­mi­ca, afir­ma que “los cien­tí­fi­cos pue­den plan­tear los pro­ble­mas que afec­tan el me­dio am­bien­te y con­tri­buir a sus so­lu­cio­nes, pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad de su so­lu­ción co­rres­pon­de a la so­cie­dad”.

Par­tí­cu­la PM 2.5 mi­cras

Si en al­go es mo­de­lo Me­de­llín en Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do fren­te a la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal es que sus cen­tros de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca han ca­rac­te­ri­za­do en di­ver­sos es­tu­dios, ini­cia­dos en 2007, el ma­te­rial par­ti­cu­la­do PM 2.5.

Al ha­cer­lo, se ha de­ter­mi­na­do que, tal co­mo su­ce­de en la at­mós­fe­ra de las dis­tin­tas ciu­da­des, su com­po­si­ción quí­mi­ca es abun­dan­te en com­po­nen­tes irri­tan­tes y no­ci­vos su ori­gen.

Se han es­ta­ble­ci­do cuá­les son las fuen­tes más im­por­tan­tes que los pro­du­cen, y se co­no­cen mé­to­dos y pro­to­co­los pa­ra su iden­ti­fi­ca­ción y los li­nea­mien­tos esen­cia­les de su mi­ti­ga­ción y con­trol. El Ghy­gam, que di­ri­ge la in­ves­ti­ga­do­ra Mir­yam Gó­mez Ma­rín, lo­gró (2007) de­ter­mi­nar en tra­ba­jo con­jun­to con el Gru­po de In­ves­ti­ga­ción Am­bien­tal (GIA) de la U. de A., la com­po­si­ción de las par­tí­cu­las res­pi­ra­bles de la at­mós­fe­ra de la re­gión, lo mis­mo que la de las más im­por­tan­tes fuen­tes emi­so­ras. Se han es­ta­ble­ci­do los fac­to­res de in­fluen­cia de es­tas fuen­tes, es de­cir, la hue­lla de ca­da una en las mues­tras que re­co­gen las es­ta­cio­nes de mues­tro con las que se mi­de el Ín­di­ce de Ca­li­dad del Ai­re (ICA), en las dis­tin­tas es­ta­cio­nes del Abu­rrá.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes per­mi­ten acer­car­se con bue­na cer­te­za a la in­fluen­cia de las fuen­tes. Al co­no­cer el aná­li­sis quí­mi­co de las mues­tras re­co­gi­das en el am­bien­te y el aná­li­sis quí­mi­co de las emi­sio­nes que las fuen­tes apor­tan a la con­ta­mi­na­ción, sean emi­sio­nes pro­du­ci­das por el trans­por­te en sus es­ca­pes de ga­ses o en des­gas­te de sus llan­tas, en las chi­me­neas in­dus­tria­les, en los hor­nos o cal­de­ras e in­clu­so con una can­cha de are­ni­lla u otras fuen­tes, co­mo se­ña­la la in­ves­ti­ga­do­ra (ver grá­fi­cos).

Par­tí­cu­la res­pi­ra­ble

A ma­ne­ra de pe­da­go­gía los equi­pos que mi­den la ca­li­dad del ai­re del Abu­rrá si­mu­lan una na­riz y una bom­ba, que suc­cio­na el ai­re has­ta lle­var­lo a un fil­tro, tan fino, que atra­pa to­das las par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes .

Con ba­se en el aná­li­sis cien­tí­fi­co del ma­te­rial que que­da atra­pa­do en esos fil­tros - que se ba­sa en pro­to­co­los desa­rro­lla­dos lo­cal e in­ter­na­cio- nal­men­te-, ha si­do po­si­ble de­ter­mi­nar que, en pro­me­dio, las par­tí­cu­las de ma­te­rial res­pi­ra­ble del Abu­rrá tie­nen la ma­yor par­te de su ma­sa for­ma­da por un ma­te­rial que se de­no­mi­na car­bón ne­gro, que es se­me­jan­te al ho­llín. En pro­me­dio un 53,4 % de la ma­sa es­tá for­ma­da por es­te ho­llín, aso­cia­do tam­bién con sul­fa­tos, cu­yos efec­tos pue­den ser can­ce­rí­ge­nos, se­gún los es­tu­dios del Ghy­gam. La ma­yor par­te de es­tos ma­te­ria­les vie­nen de las emi­sio­nes pro­du­ci­das por las fuen­tes vehi­cu­la­res, co­mo re­sul­ta­do de la com­bus­tión im­per­fec­ta de los mo­to­res, es­pe­cial­men­te cuan­do tie­nen pro­ble­mas de man­te­ni­mien­to, ma­las prác­ti­cas de con­duc­ción y no cuen­tan con sis­te­mas de con­trol (ca­ta­li­za­do­res) en buen es­ta­do.

Una se­gun­da fuen­te son las emi­sio­nes no con­tro­la­das de la com­bus­tión de las cal­de­ras, es­pe­cial­men­te las ope­ra­das a car­bón, sin los de­bi­dos con­tro­les de emi­sión u ope­ra­das en for­ma des­cui­da­da, sos­tie­ne la pro­fe­so­ra Gó­mez Ma­rín.

Pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción ne­ga­ti­va cau­sa­da por las par­tí­cu­las fi­nas en el ai­re que res­pi­ra­mos, de­be tra­ba­jar­se por eli­mi­nar al má­xi­mo po­si­ble las emi­sio­nes pro­ve­nien­tes de las fuen­tes del am­bien­te.

Lo an­te­rior im­pli­ca ac­cio­nes pa­ra con­ver­tir los vehícu­los a sis­te­mas a gas na­tu­ral o eléc­tri­co, au­men­tar la ofer­ta de trans­por­te ma­si­vo mo­vi­do por elec­tri­ci­dad, cam­pa­ñas cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas pa­ra que las per­so­nas obe­dez­can nor­mas de trán­si­to y se des­pla­cen en for­ma cal­ma­da y

res­pe­tuo­sa, com­par­tir via­jes y sim­pli­fi­car des­pla­za­mien­tos, uso de la bi­ci­cle­ta y los via­jes a pie; man­te­ni­mien­to, ope­ra­ción e ins­pec­ción co­rrec­ta de vehícu­los; ope­ra­ción efi­cien­te y con con­trol de emi­sio­nes en in­dus­trias.

Sin em­bar­go, cuan­do se pre­sen­ten epi­so­dios o si­tua­cio­nes del cli­ma que agra­van la con­ta­mi­na­ción, las per­so­nas de­ben obe­de­cer y apo­yar las me­di­das que dic­ta­mi­nen las au­to­ri­da­des, las cua­les co­rres­pon­den a pro­to­co­los re­co­men­da­dos en to­do el mun­do, evi­tan­do ha­cer re­sis­ten­cia o crean­do un am­bien­te de ne­ga­ti­vi­dad y de acu­sa­cio­nes, que no con­tri­bu­ye a re­sol­ver la si­tua­ción.

Una al­ter­na­ti­va pa­ra las per­so­nas es que, en si­tua­cio­nes de po­ca vi­si­bi­li­dad y en­ra- re­ci­mien­to del ai­re, se pue­den pro­te­ger usan­do más­ca­ras per­so­na­les apro­pia­das, que son las de­no­mi­na­das N95.

Hon­gos y bac­te­rias

De ma­ne­ra ar­ti­cu­la­da, cien­tí­fi­cos e in­ves­ti­ga­do­res del Ghy­gam, la UPB, el CES, U. de A., Na­cio­nal de Me­de­llín, la U. de Me­de­llín, en­tre otros cen­tros de edu­ca­ción su­pe­rior e ins­ti­tu­tos in­ter­na­cio­na­les, han rea­li­za­do in­ven­ta­rios so­bre las emi­sio­nes de los agen­tes con­ta­mi­nan­tes, ais­la­do e iden­ti­fi­ca­do las bac­te­rias y hon­gos que que­dan atra­pa­dos en los fil­tros, y que pa­ra el ser hu­mano pa­sa­rían di­rec­to al pul­món u a otros ór­ga­nos.

El gru­po del De­par­ta­men­to de Geo­cien­cia de la UN, en un es­tu­dio, fi­nan­cia­do en un 60 % por el Área Me­tro­po­li­tano y un 40 % por la Uni­ver­si­dad, de­tec­tó y ais­ló 216 ti­pos de bac­te­rias en los fil­tros de los “pul­mo­nes” de la ciu­dad.

De es­tos, 75 % co­rres­pon­de a ba­ci­los, 12 % co­cos y 13 % co­co­ba­ci­los, co­men­ta la di­rec­to­ra del equi­po in­ves­ti­ga­dor de la UN., Car­men He­le­na Za­pa­ta.

Gra­cias a una ba­se de da­tos ame­ri­ca­na se lo­gró re­la­cio­nar es­tas bac­te­rias con to­da una ga­ma de cán­cer y otros fac­to­res de ries­go pa­ra la sa­lud pú­bli­ca. Aho­ra le co­rres­pon­de al De­par­ta­men­to de Epi­de­mio­lo­gía de la U. de A. que tra­ba­ja en otra in­ves­ti­ga­ción, en aso­cio con la Al­cal­día y el Área Me­tro­po­li­ta­na pa­ra te­ner cer­te­za so­bre el im­pac­to de la con­ta­mi­na­ción del ai­re en la sa­lud, de­ter­mi­nar si las en­fer­me­da­des y la va­rie­dad de cán­cer que pro­du­cen los hon­gos y las bac­te­rias de­tec­ta­dos en los fil­tros sí es­tán pre­sen­tes o no en el Abu­rrá, di­ce la pro­fe­so­ra Za­pa­ta.

“El he­cho real es de­fi­nir has­ta qué pun­to la con­ta­mi­na­ción del ai­re nos es­tá ma­tan­do o no. El prin­ci­pal pro­ble­ma del PM 2.5, que ge­ne­ra el com­bus­ti­ble del die­sel, fac­ti­ble de lle­gar al al­véo­lo, pa­sa al to­rren­te san­guí­neo y se dis­tri­bu­ye por to­dos los ór­ga­nos. En­ton­ces, los efec­tos son a lar­go pla­zo y cró­ni­cos, por­que siem­pre es­ta­mos ex­pues­tos a ni­ve­les al­tos de con­ta­mi­na­ción”.

Al res­pec­to, el doc­tor El­kin Mar­tí­nez, miem­bro del gru­po de Epi­de­mio­lo­gía de la Fa­cul­tad Na­cio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca U. de A. y di­rec­tor del es­tu­dio Con­ta­mi­na­ción At­mos­fé­ri­ca y efec­tos so­bre la sa­lud de la po­bla­ción, al eva­luar las ne­crop­sias de quie­nes han muer­to en la ciu­dad en los úl­ti­mos 30 años, por pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, pro­bó que el pro­ble­ma es un mal en as­cen­so.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, se pa­só de 200 fa­lle­ci­dos a ini­cios de los años 80 por en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas, a unos 1000 en 2012, cuan­do se hi­zo el cor­te del aná­li­sis, úni­co que hay en la ciu­dad al res­pec­to. “El pro­ble­ma, en vez de asen­tar­se si­gue en as­cen­so”, di­ce Mar­tí­nez.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, la mor­ta­li­dad por en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas en Me­de-

llín mues­tra un ex­ce­so de 92 % con res­pec­to a Bo­go­tá y 87 % si se le com­pa­ra con las muer­tes en el país por la mis­ma cau­sa.

El in­ves­ti­ga­dor ase­gu­ra que aun­que Bo­go­tá pue­de tri­pli­car a Me­de­llín en con­ta­mi­na­ción, por la can­ti­dad de ca­rros en cir­cu­la­ción, la den­si­dad po­bla­cio­nal y otros fac­to­res, su ubi­ca­ción en una me­se­ta ha­ce que el ai­re y sus con­ta­mi­nan­tes se dis­per­sen en un tiem­po re­la­ti­va­men­te cor­to.

Ca­so con­tra­rio su­ce­de en el Va­lle de Abu­rrá, atra­pa­do en­tre mon­ta­ñas, con más de 1.347.000 vehícu­los en sus ca­lles, se­gún ci­fras del Área Me­tro­po­li­ta­na.

En la ciu­dad, se­gún los re­gis­tros epi­de­mio­ló­gi­cos de la U. de A. tam­bién ha cre­ci­do e cán­cer de pul­món en las úl­ti­mas dé­ca­das. Al ini­cio de los 80 se re­por­ta­ban 175 muer­tos por es­ta cau­sa y pa­ra 2012 ta­les epi­so­dios lle­ga­ron a 500.

De acuer­do con Mar­tí­nez, las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias cró­ni­cas sue­len atri­buir­se a la ex­po­si­ción per­ma­nen­te de fu­ma­do­res al hu­mo de ta­ba­co. Sin em­bar­go, el há­bi­to vie­ne des­cen­dien­do en el país. Ha­ce 50 años, el 42 % de las per­so­nas fu­ma­ba. Hoy ese por­cen­ta­je es­tá en­tre el 13 % y el 18 %.

Si no es el ta­ba­quis­mo, ¿cuál

es la cau­sa? Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción por ma­te­rial par­ti­cu­la­do res­pi­ra­ble PM 10 en el ai­re de Me­de­llín, aso­cia­dos prin­ci­pal­men­te con fuen­tes mó­vi­les (70 %) y fi­jas (30 %); sí al­can­zan di­men­sio­nes al­tas ca­pa­ces de pro­du­cir los efec­tos que se re­gis­tran en re­la­ción con las en­fer­me­da­des pul­mo­na­res cró­ni­cas.

No obs­tan­te, la Se­cre­ta­ría de Sa­lud de Me­de­llín, so­bre las muer­tes por cán­cer de pul­món, ci­tan­do co­mo re­fe­ren­cia a la OMS, afir­ma que “al­re­de­dor del 70 % de la car­ga de es­ta en­fer­me­dad pue­de atri­buir­se al ta­ba­quis­mo co­mo úni­ca cau­sa”.

De to­das for­mas, coin­ci­den los cien­tí­fi­cos, fren­te a es­ta cri­sis no se tra­ta de echar­le la cul­pa a na­die, to­dos de una u otra for­ma con­ta­mi­na­mos, el pro­ble­ma tie­ne sa­li­das, aun­que com­ple­jas.

San­tia­go Gó­mez, se­cre­ta­rio de Go­bierno, ge­ne­ró ha­ce po­co una po­lé­mi­ca al se­ña­lar que “la ciu­dad no es­tá con­ta­mi­na­da ni en­fer­ma, eso es men­ti­ra”. De­fen­dió el uso del vehícu­lo par­ti­cu­lar co­mo trans­por­te efi­cien­te.

En es­to úl­ti­mo lo res­pal­da el cien­tí­fi­co Mar­tí­nez, pa­ra quien el prin­ci­pal da­ño lo ha­cen los ca­rros vie­jos que uti­li­zan die­sel, que ge­ne­ran más del 80 % de la con­ta­mi­na­ción por PM 2.5 del to­tal emi­ti­da por los vehícu­los

Fuen­te: Gru­po Hi­gie­ne y Ges­tión Am­bien­tal Ghy­gam, Po­li­téc­ni­co Jai­me Isa­za Ca­da­vid. Fo­to: Róbinson Sáenz. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2017. PA (N4)

FO­TO

En 24 ho­ras así que­dan los fil­tros que re­co­gen las par­tí­cu­las PM 2.5 en dis­tin­tos si­tios del Abu­rrá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.