“Ven­go a ver y agra­de­cer a los que me sal­va­ron”: Foll­mann

El ex­por­te­ro de Chapecoense re­gre­sa hoy a sue­lo an­tio­que­ño jun­to a otros so­bre­vi­vien­tes.

El Colombiano - - DEPORTES - Por JOHN ERIC GÓ­MEZ MA­RÍN AFP

Ca­si seis me­ses des­pués de la tra­ge­dia en la que per­dió a sus ami­gos, y por la que re­ci­bió una ci­ru­gía de ampu­tación de pier­na de­re­cha y tras es­tar en te­ra­pia in­ten­si­va, el ex­por­te­ro Jack­son Foll­mann re­gre­sa hoy a te­rri­to­rio pai­sa y lo ha­rá acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia.

Él, que aún tie­ne abier­tas las ci­ca­tri­ces fí­si­cas y las del al­ma por lo su­ce­di­do aquel fa­tí­di­co 28 de no­viem­bre del año pa­sa­do, vie­ne con un ob­je­ti­vo pri­mor­dial: agra­de­cer a quie­nes lo sal­va­ron y que sus se­res que­ri­dos los co­noz­can.

An­tes de abor­dar el avión que lle­ga­rá hoy a Rio­ne­gro, el por­te­ro dia­lo­gó con EL CO­LOM­BIANO so­bre lo que ha so­por­ta­do du­ran­te es­tos me­ses y lo que le pro­du­ce re­gre­sar a un lu­gar del que tie­ne el re­cuer­do más tris­te de su vi­da, pe­ro con el que tam­bién es­ta­rá eter­na­men­te agra­de­ci­do.

¿Qué sen­ti­mien­tos tie­ne an­tes de vol­ver?

“Pa­ra mí y mi fa­mi­lia es una gran opor­tu­ni­dad de agra­de­cer a to­do el pue­blo co­lom­biano y, prin­ci­pal­men­te, a los mé­di­cos que me ayu­da­ron tan­to. Sig­ni­fi­ca mu­cho po­der re­tri­buir ese ca­ri­ño. He es­ta­do muy an­sio­so an­tes de es­te via­je, por­que quie­ro dar­les un abra­zo a to­das las per­so­nas que cui­da­ron de mí”.

¿Có­mo han si­do es­tos me­ses pa­ra us­ted?

“De le­van­tar­me to­dos los días y dar­le gra­cias a Dios por­que es­toy vi­vo, de abra­zar a mi fa­mi­lia a dia­rio, de no dis­cu­tir por co­sas sin sen­ti­do por­que la muer­te te pue­de sor­pren­der en cual­quier mo­men­to. Tam­bién es­toy apren­dien­do a ca­mi­nar con mi pró­te­sis y me sien­to tran­qui­lo, no ten­go odio ha­cia a na­die por lo su­ce­di­do, me sien­to en paz con­mi­go y con los de­más”.

¿Qué re­cuer­da de aque­lla no­che del ac­ci­den­te?

“Que se apa­ga­ron las lu­ces y el avión em­pe­zó a ba­jar brus­ca­men­te, ahí fue cuan­do en­ten­di­mos que al­go an­da­ba mal. Del mo­men­to del im­pac­to no re­cuer­do na­da. So­lo que cuan­do des­per­té ha­cía mu­cho frío, llo­vía y pe­dí so­co­rro, que me ayu­da­ran por­que no que­ría mo­rir. Va­rios de mis com­pa­ñe­ros, algunos de los que murieron, tam­bien gri­ta­ban. Des­pués lle­ga­ron las per­so­nas que me sa­ca­ron de allí y me lle­va­ron al hospital”.

¿Qué le pro­du­ce que Chapecoense re­gre­se a dispu­tar otra fi­nal?

“Es­te gru­po de mu­cha­chos tie­ne la mis­ma ale­gría con la que no­so­tros ju­gá­ba­mos, una gran ilu­sión de re­pre­sen­tar muy bien a la ciu­dad y con­se­guir el tí­tu­lo de la Re­co­pa pa­ra de­di­cár­se­los a los ami­gos que nos de­ja­ron. Yo via­jo pri­me­ro en un avión con mis otros com­pa­ñe­ros que so­bre­vi­vie­ron tam­bien (Ne­to y Alan Rus­chel), nos acom­pa­ñan Ra­fael Hen­zel (pe­rio­dis­ta so­bre­vi­vien­te) y nues­tras fa­mi­lias. Eso pa­ra los ju­ga­do­res que va a ac­tuar en es­te par­ti­do se­rá es­pe­cial, sen­ti­rán to­do nues­tro res­pal­do”.

¿Si Chapecoense no lo­gra el tí­tu­lo có­mo se sen­ti­ría?

“Pri­me­ro aplau­di­ría a un ri­val co­mo Na­cio­nal, un club que nos ha mos­tra­do to­da su so­li­da­ri­dad y me sen­ti­ría igual de or­gu­llo­so con los ju­ga­do­res de Chapecoense, por­que han he­cho mu­cho por re­cons­truir es­te equi­po y ya son unos ga­na­do­res. Ha­cen par­te de es­ta gran fa­mi­lia”.

Los di­rec­ti­vos de Chapecoense le pi­die­ron a la Al­cal­día de Me­de­llín que no les rea­li­za­ra más ho­me­na­jes, ¿qué opi­na?

“Es­tá cla­ro que es­ta­mos eter­na­men­te agra­de­ci­dos con es­ta ciu­dad, con Co­lom­bia, pe­ro creo que to­dos que­re­mos con­cen­trar­nos en lo que se­rá el par­ti­do y no re­mo­ver más el do­lor por lo su­ce­di­do. Agra­de­ce­mos el ca­ri­ño de la gen­te y más allá de los ho- me­na­jes, siem­pre es­ta­rán en nues­tros co­ra­zo­nes”.

¿Quie­re se­guir vin­cu­la­do al fút­bol?

“Cla­ro. Es­te de­por­te me lo ha da­do to­do y mu­cha gen­te po­dría pen­sar que me ha qui­ta­do mu­chas co­sas, pe­ro yo no. Por el con­tra­rio, me ha da­do una ra­zón más pa­ra lu­char por mi fa­mi­lia, por el ca­ri­ño de las per­so­nas im­por­tan­tes pa­ra mí. Una ra­zón pa­ra dar­les va­lor a las pe­que­ñas co­sas, va­lo­rar el tiem­po con esas per­so­nas va­lio­sas, sa­ber que el di­ne­ro no nos re­ga­la la fe­li­ci­dad y que so­lo Dios sa­be en qué mo­men­to de­ja­re­mos es­te mun­do. Así que de una ma­ne­ra u otra siem­pre quie­ro es­tar vin­cu­la­do a es­te de­por­te”.

¿To­da­vía hay mu­cha tris­te­za?

“Siem­pre la ha­brá, pe­ro hay que apren­der a vi­vir con ella. Sa­ber que la vi­da es­ta lle­na de amar­gos mo­men­tos, pe­ro tam­bién de ins­tan­tes de fe­li­ci­dad. Lo que nos su­ce­dió nos hi­zo vi­si­bles en to­do el mun­do. En cual­quier par­te co­no­cen a Cha­pe­có, sa­ben que en esa ciu­dad hay gen­te uni­da, so­li­da­ria, que un equi­po co­mo el que tu­vi­mos y lo­gró tan­tas co­sas lin­das en la Co­pa Su­r­ame­ri­ca­na, se in­mor­ta­li­zo. Mis ami­gos no murieron, se­gui­rán vi­vos en el re­cuer­do por ge­ne­ra­cio­nes”

FO­TO

Ima­gen de cuan­do Jack­son Foll­mann re­ci­bió la Co­pa Su­r­ame­ri­ca­na en re­pre­sen­ta­ción de sus com­pa­ñe­ros fa­lle­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.