CUAN­DO TRUMP SA­BE LO SU­FI­CIEN­TE PA­RA QUE­DAR­SE EN CA­SA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MI­CHAEL KINSLEY re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

La Ce­na de Co­rres­pon­sa­les de la Ca­sa Blan­ca es uno de los even­tos so­cia­les más re­pul­si­vos en Was­hing­ton. Y de­be­ría ir al­gu­na vez, si tie­ne la opor­tu­ni­dad. Uno es­tá em­pa­ca­do co­mo sar­di­nas en el sa­lón de bai­le del só­tano de los años 50 del Hil­ton de “Hinc­kley” (don­de Ro­nald

Rea­gan re­ci­bió un dis­pa­ro), co­mien­do co­mi­da de ban­que­tes del ho­tel y tra­tan­do de ser es­cu­cha­do por en­ci­ma del rui­do, mien­tras que la per­so­na con la que es­tá ha­blan­do mi­ra por en­ci­ma de su hom­bro bus­can­do a al­guien más im­por­tan­te.

Es­ta oca­sión re­ve­la lo peor de la pren­sa de Was­hing­ton. El pro­pó­si­to ofi­cial de es­ta ce­na es pro­mo­ver los va­lo­res de la Pri­me­ra En­mien­da en­tre­gan­do be­cas. Un ob­je­ti­vo se­miofi­cial es crear una opor­tu­ni­dad pa­ra que de­ma­sia­das per­so­nas to­men sus va­lo­res de Pri­me­ra En­mien­da de pa­seo.

El pro­pó­si­to ofi­cial apa­ren­te de la ce­na es des­cres­tar a los je­fes pa­tro­ci­nan­do a la es­tre­lla más gran­de. (“Te­nía­mos a Hitler en nues­tra me­sa, él nos da­rá una en­tre­vis­ta aho­ra con se­gu­ri­dad”.) El pro­pó­si­to real es mos­trar al mun­do que los pe­rio­dis­tas pue­den arre­glar­se bas­tan­te bien.

Las co­sas co­men­za­ron a sa­lir­se del con­trol en 1987, cuan­do un re­por­te­ro lla­ma­do Mi

chael Kelly (edi­tor pos­te­rior de El Atlán­ti­co, quien la­men­ta­ble­men­te mu­rió en 2003 mien­tras cu­bría la gue­rra en Irak) tra­jo co­mo su in­vi­ta­da a

Fawn Hall. Ella es la mu­jer que, co­mo se­cre­ta­ria del Te­nien­te Co­ro­nel Oli­ver North, di­jo que le ayu­dó a lan­zar una “fies­ta de des­truc­ción” pa­ra des­truir evi­den­cia du­ran­te el es­cán­da­lo Irán-con­tra.

Pron­to, la com­pe­ten­cia pa­ra los in­vi­ta­dos cam­bió de atra­par al sub­di­rec­tor asis­ten­te más po­pu­lar a atra­par al se­cre­ta­rio del mo­men­to. Holly­wood se in­tere­só y em­pe­zó a en­viar a ac­to­res, y lue­go a ge­nui­nas es­tre­llas de ci­ne. Sur­gie­ron af­ter-par­ties. Lue­go ‘be­fo­re-par­ties’ an­tes de las fies­tas. El edi­tor de Va­nity Fair (y mi je­fe), Gray­don Car­ter, que es un ge­nio en es­te ti­po de co­sas, em­pe­zó a lan­zar una fies­ta du­ran­te la ce­na, co­mo la que hi­zo fa­mo­sa en los Ós­car. De re­pen­te, lo bueno no era es­tar en el even­to prin­ci­pal, por­que eso sig­ni­fi­ca­ba que no ha­bía si­do in­vi­ta­do al even­to se­cun­da­rio.

Puer­tas en­tre puer­tas. Fies­tas den­tro de fies­tas. To­do el cua­dran­te no­roes­te de Was­hing­ton se nu­bló con an­sie­dad de es­ta­tus. Pron­to es­ta ce­na en­gu­lló a to­do un fin de se­ma­na de pri­ma­ve­ra. La gen­te fin­gía que iban a es­tas fies­tas so­lo ba­jo coac­ción de al­gún ti­po.

Lue­go vino Do­nald Trump. El pre­si­den­te anun­ció en fe­bre­ro que no asis­ti­ría: el pri- mer pre­si­den­te en sal­tar­se es­te even­to en más de 30 años. In­clu­so an­tes de eso, el ai­re se es­ta­ba sa­lien­do del glo­bo. Va­nity Fair di­jo que no iba a ofre­cer nin­gu­na de sus fies­tas, la pe­que­ña pa­ra unas 50 per­so­nas ni la gran­de pa­ra la ce­rra­da éli­te de cien­tos. Bloom­berg can­ce­ló un even­to, así co­mo The New Yor­ker. Los avis­ta­mien­tos de es­tre­llas de ci­ne eran po­cos (ya me­nu­do equi­vo­ca­dos). Ver a es­tre­llas de ci­ne fue es­ca­so (y a me­nu­do equi­vo­ca­das).

El New York Ti­mes des­cri­bió la ce­na co­mo “una tra­di­ción de Was­hing­ton que sim­bo­li­za la cor­te­sía en­tre el pre­si­den­te y la pren­sa”.

Pe­ro cla­ro es­tá que no hay cor­te­sía en­tre la pren­sa y el pre­si­den­te, quien lla­mó a los me­dios “el enemi­go del pue­blo ame­ri­cano”. Cor­te­sía im­pli­ca ad­mi­ra­ción mu­tua, o al me­nos res­pe­to mu­tuo. Lo que te­ne­mos aho­ra es más co­mo des­pre­cio mu­tuo, lo cual tam­bién pue­de ser sano, has­ta un pun­to.

Más re­cien­te­men­te, en esa for­ma irri­tan­te que tie­ne, Trump ca­sual­men­te ha di­cho que irá a la ce­na. De­be­ría ir mien­tras es pre­si­den­te. Una vez. En­ten­de­rá la idea

La Ce­na de Co­rres­pon­sa­les de la Ca­sa Blan­ca es uno de los even­tos so­cia­les más re­pul­si­vos en Was­hing­ton. Es­ta oca­sión re­ve­la lo peor de la pren­sa de Was­hing­ton.

El New York Ti­mes des­cri­bió la ce­na co­mo “una tra­di­ción de Was­hing­ton que sim­bo­li­za la cor­te­sía en­tre el pre­si­den­te y la pren­sa”. Pe­ro no hay tal cor­te­sía; Trump lla­mó a los me­dios “el enemi­go del pue­blo ame­ri­cano”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.