LAS EN­FER­ME­DA­DES AUTOINMUNES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN-MA­NUEL ANAYA, MD, PHD. re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Las en­fer­me­da­des autoinmunes (abre­via­do EAI) ha­cen par­te de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas no trans­mi­si­bles. Las EAI más co­mu­nes son la ti­roi­di­tis au­to­in­mu­ne (en par­ti­cu­lar el hi­po­ti­roi­dis­mo), la ar­tri­tis reuma­toi­de (que afec­ta las ar­ti­cu­la­cio­nes), el lu­pus eri­te­ma­to­so sis­té­mi­co (que afec­ta múl­ti­ples ór­ga­nos, es­pe­cial­men­te la piel, las ar­ti­cu­la­cio­nes y los ri­ño­nes), la dia­be­tes ti­po 1 (que afec­ta el fun­cio­na­mien­to del pán­creas en los ni­ños), el sín­dro­me de Sjö­gren (que pro­du­ce re­se­que­dad de mu­co­sas) y la es­cle­ro­sis múl­ti­ple (que afec­ta al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral). En to­das, el sis­te­ma in­mu­ne, que nor­mal­men­te cui­da al or­ga­nis­mo, lo ata­ca ge­ne­ran­do da­ño; por eso es­tas en­fer­me­da­des se de­no­mi­nan autoinmunes. Es­te ata­que, lle­va­do a ca­bo prin­ci­pal­men­te por cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne lla­ma­das lin­fo­ci­tos, es pro­mo­vi­do por la in­te- rac­ción en­tre fac­to­res ge­né­ti­cos y me­dioam­bien­ta­les.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas clí­ni­cas de las EAI va­rían en función del ór­gano afec­ta­do. Sin em­bar­go, los fac­to­res de ries­go (ge­né­ti­cos y me­dioam­bien­ta­les) son si­mi­la­res en­tre ellas, co­mo lo son tam­bién los me­ca­nis­mos me­dian­te los cua­les el sis­te­ma in­mu­ne ge­ne­ra da­ño al pro­pio or­ga­nis­mo.

Las EAI son fre­cuen­tes, afec­tan al­re­de­dor del 5 % de la po­bla­ción (pre­va­len­cia), y el nú­me­ro de ca­sos nue­vos por año os­ci­la en­tre 1 a 20 por 100.000 ha­bi­tan­tes (in­ci­den­cia). En ge­ne­ral, las mu­je­res son más afec­ta­das que los hom­bres.

Es­tas en­fer­me­da­des tie­nen un cos­to muy al­to de­bi­do a su cro­ni­ci­dad y al im­pac­to ad­ver­so en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te y su en­torno. Por ejem­plo, el cos­to pro­me­dio anual del tra­ta­mien­to de un pa­cien­te con ar­tri­tis reuma­toi­de es de $15.000.000. Es preocu- pan­te que en la ma­yo­ría de los ca­sos el diag­nós­ti­co no sea opor­tuno. Los mé­di­cos ge­ne­ra­les no re­ci­ben for­ma­ción en au­to­in­mu­ni­dad.

Cer­ca del 35 % de los pa­cien­tes con EAI pue­de pre­sen­tar una se­gun­da y has­ta una ter­ce­ra EAI; fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo “po­li­au­to­in­mu­ni­dad”, que quie­re de­cir que va­rias EAI pue­den pre­sen­tar­se en un mis­mo pa­cien­te. Así mis­mo, es­tas en­fer­me­da­des tien­den a agru­par­se en fa­mi­lias. Por ejem­plo, una pa­cien­te con hi­po­ti­roi­dis­mo pue­de te­ner una hi­ja con ar­tri­tis reuma­toi­de y su her­mano su­frir de es­cle­ro­sis múl­ti­ple. Es­te fe­nó­meno se co­no­ce co­mo “au­to­in­mu­ni­dad fa­mi­liar”.

Da­do que los fac­to­res ge­né­ti­cos y me­dioam­bien­ta­les va­rían de una po­bla­ción a otra, el ries­go y la for­ma de pre­sen­ta­ción de es­tas en­fer­me­da­des, ta­les co­mo la edad de apa­ri­ción, los sín­to­mas clí­ni­cos, la se­ve­ri­dad y la res­pues­ta a los tra­ta­mien­tos, va­ría en función de ca­da po­bla­ción. Co­lom­bia no es la ex­cep­ción, más aún da­da la gran di­ver­si­dad an­ces­tral in­dí­ge­na, eu­ro­pea y afri­ca­na en­tre las per­so­nas. Por lo tan­to, no es ex­tra­ño ob­ser­var que los es­tu­dios mues­tren di­fe­ren­cias de un país a otro y aún de una re­gión a otra en el mis­mo país.

La di­fu­sión del co­no­ci­mien­to de las EAI per­mi­ti­rá la pron­ta iden­ti­fi­ca­ción y el tra­ta­mien­to ade­cua­do del nú­me­ro ca­da vez ma­yor de pa­cien­tes, y fa­ci­li­ta­rá el es­tu­dio de un te­ma que, por su im­por­tan­cia, ad­quie­re pro­gre­si­va­men­te una con­si­de­ra­ble aten­ción. Se es­pe­ra que la ac­tua­li­za­ción de los cu­rrícu­los y la crea­ción y for­ta­le­ci­mien­to de cen­tros de in­ves­ti­ga­ción per­mi­tan lo­grar es­te ob­je­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.