Ma­ña­na, pa­ro nacional de ta­xis­tas

La de­ci­sión es­tá en ma­nos del Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Cun­di­na­mar­ca, en­car­ga­do de eva­luar una de­man­da en con­tra de es­ta pla­ta­for­ma di­gi­tal.

El Colombiano - - PORTADA - Por: SAN­TIA­GO VA­LEN­ZUE­LA A.

Cer­ca de 1.400 ta­xis de­ja­rán de ope­rar en Me­de­llín pa­ra pro­tes­tar con­tra las pla­ta­for­mas co­mo Uber y Ca­bify. Co­noz­ca las ra­zo­nes de to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la po­lé­mi­ca.

Ma­ña­na, 10 de ma­yo, es una fe­cha que es­tá mar­ca­da en el calendario de mi­les de ta­xis­tas en Co­lom­bia. Des­de mar­zo, lí­de­res del gre­mio, co­mo Hu­go Os­pi­na y Ovi­dio García, vie­nen pro­mo­vien­do un pa­ro nacional que pro­me­te de­jar un men­sa­je con­tun­den­te al Go­bierno Nacional: “la pla­ta­for­ma Uber se de­be blo­quear, por ser ile­gal”.

Es­ta con­sig­na ha acom­pa­ña­do a la Aso­cia­ción Fuer­za Ama­ri­lla de An­tio­quia en los úl­ti­mos dos años. El pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción, Ovi­dio García, di­jo que “a par­tir de las 9:00 de la ma­ña­na del miér­co­les más de 1.400 vehícu­los sal­drán des­de di­fe­ren­tes pun­tos de la ciu­dad has­ta lle­gar a la Al­pu­ja­rra”.

Los or­ga­ni­za­do­res de la pro­tes­ta in­for­ma­ron que tie­nen pre­vis­to que en la ca­pi­tal an­tio­que­ña las mo­vi­li­za­cio­nes sal­gan des­de cua­tro pun­tos: Au­to­pis­ta Me­de­llín- Bo­go­tá; Ca­lle 49 con ca­rre­ra sex­ta (Bue­nos Ai­res); Par­que del Periodista y Ae­ro­par­que Juan Pa­blo II. Es­te pa­ro, co­mo lo con­fir­mó García, ha si­do res­pal­da­do por or­ga­ni­za­cio­nes de ta­xis­tas en Ba­rran­qui­lla, Bo­go­tá, Car­ta­ge­na, Ca­li, Ar­me­nia, Bue­na­ven­tu­ra y otras 15 ciu­da­des.

Los ciu­da­da­nos pue­den uti­li­zar otros me­dios de trans­por­te pú­bli­cos, co­mo el me­tro y los bu­ses. Fren­te a even­tua­les blo­queos en las vías afec­ta­das, pue­den to­mar ru­tas al­ter­nas (ver infografía).

La preo­cu­pa­ción de que se pre­sen­ten dis­tur­bios o una pa­rá­li­sis en la ciu­dad, por aho­ra no ha­ce par­te del panorama. Se­gún García, “el ob­je­ti­vo es lla­mar la aten­ción de las au­to­ri­da­des por­que nos es­tán vul­ne­ran­do el de­re­cho al tra­ba­jo. De he­cho, le pre­sen­ta­re­mos al al­cal­de un plie­go de pe­ti­cio­nes que ela­bo­ra­mos. No so­lo es­ta­mos mo­les­tos con trans­por­tes ile­ga­les co­mo Uber y Ca­bify, sino que hay otros pro­ble­mas que no se es­tán re­sol­vien­do, co­mo los ca­rri­les so­lo bus en Me­de­llín”.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Nacional de Ta­xis­tas, Hu­go Os­pi­na, se­ña­la que es­ta ma­ni­fes­ta­ción sur­ge co­mo una res­pues­ta a la con­ti­nui­dad de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. La go­ta que de­rra­mó el va­so, cuen­ta, fue “cuan­do la Su­pe­rin­ten­den­cia de In­dus­tria y Co­mer­cio re­cha­zó nues­tra de­man­da con­tra Uber por pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa y com­pe­ten­cia des­leal”.

En Bo­go­tá, ar­gu­men­ta Os­pi­na, la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na ha sus­pen­dió 9.381 li­cen­cias de con­duc­ción de con­duc­to­res de Uber, sin em­bar­go, no pa­re­ce su­fi­cien­te: “Pue­den se­guir sus­pen­dien­do li­cen­cias, pe­ro mien­tras cual­quier per­so­na pue­da des­car­gar esas apli­ca­cio­nes, la si­tua­ción no cam­bia­rá”.

El lío con Uber

En abril pa­sa­do, el Con­gre­so ar­chi­vó una ley que pre­ten­día re­gu­lar la pres­ta­ción del ser­vi­cio de trans­por­te a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. Es­to fue un gol­pe du­ro pa­ra Ca­bify y Uber, em­pre­sas que han se­ña­la­do que la le­gis­la­ción co­lom­bia­na es in­su­fi­cien­te pa­ra aten­der el avan­ce tec­no­ló­gi­co en el país.

Lo cier­to es que es­te pro­yec­to de Ley era una de las úl­ti­mas sa­li­das que le que­da­ba a Uber, te­nien­do en cuen­ta que el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Cun­di­na­mar­ca es­tá ad por­tas de emi­tir un fa­llo en el que de­fi­ne si el Go­bierno de­be blo­quear la pla­ta­for­ma Uber, con­si­de­ra­da ile­gal por par­te del Mi­nis­te­rio de Trans­por­te.

De he­cho, la de­man­da que es­tá eva­luan­do el Tri­bu­nal fue in­ter­pues­ta por el Mi­nis­te­rio de Trans­por­te, car­te­ra que con­si­de­ra que Uber explota un bien de uso pú­bli­co (es de­cir, el trans­por­te pú­bli­co) pa­ra un be­ne­fi­cio par­ti­cu­lar. De fon­do, el Min­trans­por­te ar­gu­men­ta que la com­pa­ñía no cum­ple con los es­tán­da­res pa­ra ope­rar, pues no se so­me­te a nin­gún ti­po de control ni vi­gi­lan­cia por par­te del Es­ta­do.

El tema no es fá­cil de re­sol­ver, pues en la mis­ma de­man­da el Min­trans­por­te so­li­ci­tó vin­cu­lar al pro­ce­so al Mi­nis­te- rio de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes y a la Agen­cia Nacional del Es­pec­tro. Es­te fa­llo no so­la­men­te im­pac­ta­ría a los 205.000 ta­xis­tas re­gis­tra­dos an­te el Go­bierno Nacional; tam­bién ten­dría un im­pac­to di­rec­to en 53.000 con­duc­to­res re­gis­tra­dos en Uber en el país y a más de un millón de usua­rios que uti­li­zan la pla­ta­for­ma, se­gún da­tos de la com­pa­ñía.

Pa­ra blo­quear Uber y otras pla­ta­for­mas co­mo Ca­bify, el juez ten­drá que eva­luar si las ra­zo­nes que es­gri­mió Min­trans­por­te ame­ri­tan que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Co­lom­bia, se prohi­ba una apli­ca­ción.

El año pa­sa­do, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Puer­tos y Trans­por­tes emi­tió una re­so­lu­ción es­ta­ble­cien­do una san­ción con­tra Uber por 700 Sa­la­rios Mí­ni­mos Le­ga­les Vi­gen­tes. Se­gún la en­ti­dad, “Uber fa­ci­li­ta la pres­ta­ción del ser­vi­cio en con­di­cio­nes irre­gu­la­res, me­dian­te la pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca de que se apro­ve­cha, de acuer­do con las fir­mas ex­tran­je­ras Uber Tech­no­lo­gies Inc y Uber B.V”.

Un con­duc­tor de Uber, por ejem­plo, no tie­ne que con­tar con cier­tos re­qui­si­tos que sí de­be asu­mir un ta­xis­ta: co­mo las tar­je­tas de ope­ra­ción y control, te­ner el vehícu­lo aso­cia­do a una em­pre­sa, es de­cir, te­ner un cu­po, que pue­de cos­tar has­ta 95 mi­llo­nes de pe­sos, y pa­gar una men­sua­li­dad a la com­pa­ñía.

En res­pues­ta a EL CO­LOM­BIANO, Uber Co­lom­bia ase­gu­ró que “es una em­pre­sa le­gal­men­te cons­ti­tui­da y no hay un ac­to le­gis­la­ti­vo que la de­cla­re ile­gal. Du­ran­te los úl­ti­mos tres años he­mos tra­ba­ja­do pa­ra lo­grar que sean crea­das re­glas cla­ras pa­ra dar­le cer­te­za a una nue­va ca­te­go­ría de trans­por­te”.

Uber, sin em­bar­go, no se re­co­no­ce co­mo una em­pre­sa de trans­por­te de ser­vi­cio pú­bli­co. Di­ce, por el con­tra­rio, que “es un mo­de­lo in­no­va­dor que ha­ce más sos­te­ni­ble el trans­por­te en vehícu­los pri­va­dos”.

¿So­lu­cio­nes?

El Se­na­do fue uno de los pri­me­ros es­ce­na­rios don­de se pre­sen­tó un ál­gi­do de­ba­te por el futuro de Uber. Al­gu­nos con­gre­sis­tas apo­ya­ron el blo-

queo de la pla­ta­for­ma y otros, por el con­tra­rio, su­gi­rie­ron una nue­va nor­ma­ti­vi­dad.

Jor­ge En­ri­que Robledo, se­na­dor del Po­lo De­mo­crá­ti­co, se­ña­ló que “Uber es un ser­vi­cio pi­ra­ta, no cum­ple con las le­yes a las que so­me­ten las em­pre­sas de ser­vi­cio de trans­por­te pú­bli­co. Si se re­co­no­cie­ra co­mo le­gal, en­ton­ces cual­quier per­so­na pue­de em­pe­zar a ma­ne­jar una em­pre­sa de bu­ses, con las ta­ri­fas y las ru­tas que quie­ra. ¿Se ima­gi­na el caos? To­dos los ser­vi­cios pú­bli­cos de­ben ser con­tro­la­dos por el Es­ta­do”.

Una vi­sión dis­tin­ta es la del se­na­dor Jai­me Amín, del Cen­tro De­mo­crá­ti­co: “Co­lom­bia es un país con una cre­cien­te ac­ti­vi­dad en el ci­be­res­pa­cio: 29 mi­llo­nes de per­so­nas uti­li­zan las re­des so­cia­les y tie­nen ac­ce­so a in­ter­net. Es­to no se pue­de ne­gar, co­mo tam­po­co que la tec­no­lo­gía me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da del ciu­da­dano. Ne­ce­si­ta­mos que el Go­bierno co­ja al to­ro por los ca­chos e ini­cie una con­cer­ta­ción con Uber, bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra que ope­re”.

En una lí­nea si­mi­lar opi­na el aca­dé­mi­co Ger­mán Prieto, di­rec­tor del pro­gra­ma de Ges­tión del Trans­por­te de la Uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano: “Es­te pa­ro pue­de servir pa­ra re­plan­tear el tema del trans­por­te pú­bli­co en Co­lom­bia, no so­la­men­te los ta­xis o Uber. Es­te ti­po de trans­por­te es­tá su­frien­do una trans­for­ma­ción y la po­si­ción de al­gu­nos ta­xis­tas, por lo me­nos

en Bo­go­tá, no ha ayu­da­do mu­cho: blo­quear, pro­tes­tar, agre­dir, es­to lo que ha­ce es des­pres­ti­giar al gre­mio”.

Una al­ter­na­ti­va, se­gún Prieto, es se­guir el ejem­plo “de los ta­xis­tas en Bu­ca­ra­man­ga, que en lu­gar de blo­quear han in­ten­ta­do me­jo­rar el ser­vi­cio, so­fis­ti­can­do su pre­sen­ta­ción per­so­nal y los tiem­pos de des­pla­za­mien­to. Con es­to han lo­gra­do que Uber se de­bi­li­te. De otro la­do, creo que el Min­trans­por­te, en lu­gar de re­pri­mir a Uber, de­be ne­go­ciar con ellos con­di­cio­nes equi­ta­ti­vas, que pa­guen im­pues­tos por­que es un trans­por­te pú­bli­co”.

Pa­ra Die­go La­ser­na, po­li­tó­lo­go y más­ter en Pla­nea­ción Ur­ba­na, “un pro­ble­ma cen­tral es que las em­pre­sas de los ta­xis no res­pon­den por na­da, ni por la ca­li­dad del ser­vi­cio ni por los con­duc­to­res y tam­po­co por los in­frac­to­res. Las al­cal­días, en­car­ga­das de re­gu­lar el trans­por­te en sus ciu­da­des, es­tán en una po­si­ción in­có­mo­da por­que la gen­te apre­cia a Uber por el ser­vi­cio. Las em­pre­sas de ta­xis­tas exi­gen pe­ro no dan na­da a cam­bio. Es di­fí­cil que Uber sal­ga en es­tas con­di­cio­nes”

Fuen­te: Mi­nis­te­rio de Trans­por­te y Gre­mios de Ta­xis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.