Co­rea del Sur eli­ge a su pre­si­den­te en­tre ten­sio­nes di­plo­má­ti­cas.

El nue­vo pre­si­den­te de esa na­ción asiá­ti­ca ten­drá que de­ci­dir si re­to­ma el diá­lo­go con Co­rea del Nor­te o acom­pa­ña a EE. UU. en la afren­ta nu­clear.

El Colombiano - - PORTADA - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROLDÁN

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal no ha­bía es­ta­do tan in­quie­ta por unas elec­cio­nes en Co­rea del Sur co­mo hoy, cuan­do el país asiá­ti­co ele­gi­rá a su nue­vo pre­si­den­te, mien­tras en­fren­ta una his­tó­ri­ca ten­sión con su ve­cino del nor­te, Pyong­yang, y ape­nas se re­po­ne de la des­ti­tu­ción de la en­car­ce­la­da pre­si­den­ta Park Geun-hye por co­rrup­ción y omi­sión de sus la­bo­res (ver pa­rén­te­sis).

Con ese es­ce­na­rio co­mo te­lón, los sur­co­rea­nos de­ci­di­rán es­ta tar­de en­tre 15 can­di­da­tos, tres de ellos con la fa­vo­ra­bi­li­dad más al­ta en las úl­ti­mas en­cues­tas (ver per­fi­les). Pun­tean­do se en­cuen­tra el li­be­ral Moon Jae-in, que pe­se a la pri­ma­cía con­ser­va­do­ra en el po­der de esa na­ción, al­can­za el 42,4 % de la pre­fe­ren­cia.

Al pro­gre­sis­ta le si­guen el cen­tris­ta Ahn Cheol-soo, del Par­ti­do Po­pu­lar, y el con­ser­va­dor Hong Joon-pyo, del Par­ti­do de la Li­ber­tad (el de la ex­pre­si­den­ta Park), que em­pa­tan en los son­deos, con un 18,6 % del apo­yo ca­da uno.

Aun­que se­gún En­ri­que Se­rrano, ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad del Rosario, el pró­xi­mo pre­si­den­te de Co­rea del Sur no in­no­va­rá en asun­tos co­mo el diá­lo­go con Co­rea del Nor­te, “por­que ellos tie­nen un es­que­ma de li­de­raz­go tan rí­gi­do que no per­mi­te cam­bios en los pro­gra­mas ni pro­ta­go­nis­mos de los lí­de­res”, las co­yun­tu­ras ac­tua­les pa­re­cen ser de­fi­ni­ti­vas.

La agen­da pa­ra de­ci­dir

De acuer­do con Scott Sny­der, di­rec­tor del pro­gra­ma Po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos y Ko­rea en el Con­se­jo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res (un cen­tro de aná­li­sis en Was­hing­ton), las ten­sio­nes nu­clea­res, la re­la­ción di­plo­má­ti­ca con Amé­ri­ca y la economía fue­ron los tres asun­tos más de­ba­ti­dos en las agen­das de la cam­pa­ña y de­fi­ni­rán hoy los re­sul­ta­dos.

Sny­der es en­fá­ti­co en que Was­hing­ton es sin du­da la re­la­ción di­plo­má­ti­ca más im­por­tan­te de Seúl, pe­ro preo­cu­pa si ha­brá em­pa­tía en­tre Do­nald Trump y el nue­vo pre­si­den­te, ya que de por me­dio es­tá en de­ba­te la ins­ta­la­ción por par­te de EE. UU. en Co­rea del Sur de un es­cu­do an­ti­mi­si­les: mien­tras los con­ser­va­do­res apo­yan la idea, los pro­gre­sis­tas se opo­nen e in­sis­ten en que el pró­xi­mo pre­si­den­te de­be­rá re­vi­sar la de­ci­sión del es- cu­do, del que ya hay com­po­nen­tes en el te­rri­to­rio.

“Aun­que los fun­da­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les de la re­la­ción se man­tie­nen fuer­tes y go­zan de un al­to apo­yo pú­bli­co en los dos paí­ses, los pa­sos en fal­so de am­bos la­dos po­drían des­per­di­ciar rá­pi­da­men­te el ac­tual de­pó­si­to de bue­na vo­lun­tad”, su­gie­re el ex­per­to, y agre­ga que “ideal­men­te” el nue­vo go­bierno sur­co­reano de­be­rá es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de tra­ba­jo po­si­ti­vas con sus vecinos y alia­dos “pa­ra en­con­trar un mar­co de co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca con una Co­rea del Nor­te no ame­na­zan­te”.

Aho­ra bien, en­tre los vo­tan­tes tam­bién pe­sa la preo­cu­pa­ción por un des­em­pleo ju­ve­nil que al­can­za el 10 % (el más al­to de Asia) y pa­ra el que el ac­ce­so a una edu­ca­ción de ca­li­dad, co­mo la de ese país, no pa­re­ce ser an­tí­do­to.

De he­cho, se­gún un son­deo Ga­llup Co­rea, 93 % de los jó­ve­nes elec­to­res di­cen que irán a vo­tar “sin nin­gu­na du­da”, pe­se a que en an­te­rio­res co­mi­cios la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral de los me­no­res de 30 años ha si­do la más ba­ja de to­das las fran­jas de edad.

Nor­co­rea, de­ter­mi­nan­te

En la vís­pe­ra de las elec­cio­nes, el ré­gi­men de Pyong­yang pi­dió aca­bar con la con­fron­ta­ción en­tre las dos Co­reas y abrir una “nue­va era de reu­ni­fi­ca­ción” sin la pre­sen­cia del par­ti­do con­ser­va­dor sur­co­reano en el po­der. Lo an­te­rior no so­lo in­mis­cu­ye a Nor­co­rea en es­tos co­mi­cios, sino que da una idea so­bre cuál se­ría el es­ce­na­rio de la re­la­ción en­tre los vecinos si el can­di­da­to pro­gre­sis­ta (el más op­cio­na­do) que­da co­mo pre­si­den­te o si el con­ser­va­tis­mo vuel­ve a lle­var las rien­das.

John Lo­retz, di­rec­tor de Pro­gra­ma de la Aso­cia­ción In-

ter­na­cio­nal de Mé­di­cos pa­ra la Pre­ven­ción de la Gue­rra Nu­clear (IPPNW), coin­ci­de en que el mo­men­to elec­to­ral pa­sa por un en­fren­ta­mien­to di­plo­má­ti­co que de cual­quier for­ma per­mea­rá la de­ci­sión.

“Las ar­mas nu­clea­res y los pro­gra­mas de mi­si­les de Co­rea del Nor­te, si bien son una ame­na­za pa­ra la re­gión, tam­bién son una res­pues­ta di­rec­ta a la pro­lon­ga­da re­la­ción de di­sua­sión nu­clear en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur y a la ame­na­za que Pyong­yang sien­te de las ar­mas nu­clea­res es­ta­dou­ni­den­ses”, des­ta­ca el di­rec­tor, pa­ra quien ese pa­trón de dé­ca­das acentúa hoy

su re­tó­ri­ca y de­mos­tra­cio­nes de fuer­za militar, lo que de­be­ría preo­cu­par a los sur­co­rea­nos en las ur­nas.

Y es que, se­gún ex­pli­ca, el uso de ar­mas nu­clea­res en Co­rea, sin im­por­tar quien las uti­li­ce en pri­mer lu­gar, ca­si con se­gu­ri­dad ma­ta­ría a mi­llo­nes de per­so­nas en am­bos paí­ses, re­sul­ta­ría en el co­lap­so de los sis­te­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les y ten­dría un im­pac­to de­vas­ta­dor en los es­ta­dos vecinos, es­pe­cial­men­te en Ja­pón. In­clu­so, de­pen­dien­do de la ex­ten­sión de la con­ta­mi­na­ción ra­diac­ti­va, el res­to del mun­do po­dría en­fren­tar una cri­sis de re­fu­gia­dos sin precedentes, del or­den de de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas, y si Chi­na o Ru­sia fue­ran arras­tra­das al con­flic­to por el uso de ar­mas nu­clea­res es­ta­dou­ni­den­ses, la es­ca­la­da po­dría con­du­cir a una gue­rra nu­clear glo­bal

FO­TO REUTERS

En las ca­lles de Seúl, Co­rea del Sur, abun­dan las pan­car­tas con los lo­gos y fo­to­gra­fías de los 15 can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, en­tre con­ser­va­do­res y pro­gre­sis­tas, que se en­fren­ta­rán hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.