Por con­sul­tas, De­fen­sor ve fa­llas en el fast track

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DA­NIEL ARMIROLA R. DONALDO ZULUAGA

Car­los Alfonso Ne­gret es­cu­chó a los re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tos pue­blos in­dí­ge­nas y ad­vir­tió que se les de­be con­sul­tar a ellos.

Tras re­unir­se con re­pre­sen­tan­tes de las cin­co or­ga­ni­za­cio­nes que tie­nen asien­to en la Me­sa Per­ma­nen­te de Con­cer­ta­ción con los pue­blos in­dí­ge­nas, el de­fen­sor del Pue­blo, Car­los Alfonso Ne­gret, aten­dió su preo­cu­pa­ción por que con­si­de­ran que hay un in­cum­pli­mien­to en el me­ca­nis­mo de con­sul­ta pre­via en la im­ple­men­ta­ción le­gis­la­ti­va a tra­vés del fast track.

Di­chos lí­de­res — los cua­les ha­cen par­te de la Or­ga­ni­za­ción de los pue­blos in­dí­ge­nas de la Ama­zo­nía; la Con­fe­de­ra­ción in­dí­ge­na Tay­ro­na; la Or­ga­ni­za­ción de au­to­ri­da­des tra­di­cio­na­les in­dí­ge­nas de Co­lom­bia Go­bierno Ma­yor; las au­to­ri­da­des in­dí­ge­nas de Co­lom­bia y la Or­ga­ni­za­ción in­dí­ge­na de Co­lom­bia — ar­gu­men­ta­ron que el de­re­cho a la con­sul­ta pre­via es cru­cial pa­ra la pro­tec­ción de sus co­mu­ni­da­des, al te­ner en cuen­ta la his­to­ria de des­co­no­ci­mien­to y ol­vi­do que el país ha te­ni­do fren­te a su cul­tu­ra.

De he­cho, ad­vir­tie­ron que la con­sul­ta a los pue­blos in­dí­ge­nas es un de­re­cho fun­da­men­tal y no sub­si­dia­rio en vir­tud de lo acor­da­do en­tre el Go­bierno y las Farc.

Por es­te mo­ti­vo, el de­fen­sor Ne­gret, des­pués de es­cu­char­los y te­nien­do en cuen­ta sus atri­bu­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, le hi­zo un lla­ma­do al Go­bierno y a to­dos los ac­to­res en re­la­ción con el me­ca­nis­mo del fast track pa­ra que ha­gan una cons­truc­ción con­jun­ta de las ini­cia­ti­vas le­gis­la­ti­vas”, afir­mó la De­fen­so­ría en co­mu­ni­ca­do de pren­sa.

“Ne­gret re­co­no­ció el es­pí­ri­tu de paz ex­pre­sa­do por los pue­blos en el sen­ti­do de su compromiso de no le­van­tar­se de la Me­sa Per­ma­nen­te de Con­cer­ta­ción. Con­si­de­ró que el ca­mino de la im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos de paz no es fá­cil de re­co­rrer e hi­zo un lla­ma­do a las par­tes pa­ra que se ha­gan las co­rrec­cio­nes ne­ce­sa­rias”, agre­ga el tex­to.

Pe­dro San­tia­go Po­sa­da, de­fen­sor De­le­ga­do pa­ra In­dí­ge­nas y las Mi­no­rías Ét­ni­cas, aña­dió que hi­cie­ron un lla­ma­do muy res­pe­tuo­so, “co­no­cien­do las di­fi­cul­ta­des de una im­ple­men­ta­ción que se da por pri­me­ra vez, al diá­lo­go y a la con­cer­ta­ción. Fun­da­men­tal­men­te a res­pe­tar el de­re­cho a la con­sul­ta pre­via, pa­ra que es­to no se pue­da vol­ver un óbi­ce que pon­ga en ries­go la nor­ma­ti­vi­dad que tie­ne que ser desa­rro­lla­da pa­ra la im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos”.

Paz des­de las raí­ces

Con­sul­ta­do por EL CO­LOM­BIANO, Luis Al­ber­to Do­mi­có, ac­ti­vis­ta in­dí­ge­na, con­si­de­ró que cual­quier ac­ción que ve­le por la pro­tec­ción de esas co­mu­ni­da­des se­rá fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to de los acuer­dos. En ca­so con­tra­rio, el ol­vi­do de di­chos pue­blos sig­ni­fi­ca­ría un gra­ve obs­tácu­lo.

“La De­fen­so­ría de­be al­ber­gar las ne­ce­si­da­des prio­ri­ta­rias de los pue­blos in­dí­ge­nas y más en tiem­pos de vio­len­cia. Pe­ro pa­ra ello de­be rea­li­zar un es­tu­dio so­cio­eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y po­lí­ti­co en pro­fun­di­dad. Por eso los acom­pa­ña­mien­tos que­dan en el ol­vi­do, por la au­sen­cia de es­tu­dios pre­vios”, di­jo.

Di­jo que en cuan­to a los acuer­dos es lo mis­mo. “La paz se de­be in­cul­car en las co­mu­ni­da­des. Que de ellos par­ta la cons­truc­ción de paz, y por eso los pue­blos no es­tán de acuer­do con que so­lo se im­pon­ga des­de afue­ra”, agre­gó.

Jus­ti­cia in­dí­ge­na

Tal co­mo in­for­mó es­te dia­rio el pa­sa­do 4 de ma­yo, los re­cla­mos de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas fren­te al pro­ce­so van in­clu­so más allá, to­da vez que es­tas han so­li­ci­ta­do po­der juz­gar de for­ma au­tó­no­ma a los gue­rri­lle­ros per­te­ne­cien­tes a di­chas et­nias.

Jo­sé Leo­nar­do Do­mi­có Do­mi­có, con­se­je­ro ma­yor de la Or­ga­ni­za­ción In­dí­ge­na de An­tio­quia, ex­pre­só que “nos co­rres­pon­de a no­so­tros de­ter­mi­nar la san­ción, la re­so­cia­li­za­ción des­de una óp­ti­ca cul­tu­ral, de iden­ti­dad y es­pi­ri­tual, y, bajo la ju­ris­dic­ción pro­pia, apli­car me­di­das a los gue­rri­lle­ros in­dí­ge­nas”.

Por es­to, los in­dí­ge­nas de An­tio­quia pi­die­ron al Go­bierno que in­clu­ya den­tro de la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz, JEP, a un ma­gis­tra­do in­dí­ge­na pa­ra que apli­que su jus­ti­cia a quie­nes co­rres­pon­da

FO­TO

Los pue­blos in­dí­ge­nas, co­mo los em­be­rá (en la fo­to), con­si­de­ran que no de­ben ser ex­clui­dos de la im­ple­men­ta­ción, to­da vez que en es­ta se in­clu­ye el res­pe­to a sus de­re­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.