Los fi­dei­co­mi­sos fa­ci­li­tan la vi­da de las per­so­nas y las em­pre­sas

El Colombiano - - ECONOMÍA - ER­NES­TO VI­LLA­MI­ZAR Pre­si­den­te de Cre­di­corp Ca­pi­tal Fi­du­cia­ria

Los fi­dei­co­mi­sos, co­mo pa­tri­mo­nio au­tó­no­mo, son vehícu­los fle­xi­bles que pue­den sus­ti­tuir a las so­cie­da­des o pue­den servir co­mo me­ca­nis­mo pa­ra ha­cer ne­go­cios. Así, me­dian­te es­tos, las com­pa­ñías y las per­so­nas na­tu­ra­les, se pue­den “aso­ciar” pa­ra fa­ci­li­tar­se la vi­da. En el ca­so de las fa­mi­lias, por ejem­plo, va­rias per­so­nas na­tu­ra­les son pro­pie­ta­rias en co­mún y proin­di­vi­so de un in­mue­ble, lo que con cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des se lla­ma una co­mu­ni­dad no re­gu­la­da. Los re­tos pa­ra es­tos pro­pie­ta­rios del in­mue­ble sur­gen cuan­do se pre­sen­tan even­tos co­mo cuan­do quie­ren ven­der el in­mue­ble y uno de ellos no es­tá de acuer­do o cuan­do uno de ellos fa­lle­ce. En ese mo­men­to sur­gen las di­fi­cul­ta­des, pues pa­ra ven­der el in­mue­ble se re­quie­re una­ni­mi­dad en la de­ci­sión y no se tie­ne. La so­lu­ción pue­de ser me­dian­te un fi­dei­co­mi­so: es­tas per­so­nas pue­den es­ta­ble­cer unas ma­yo­rías y con­di­cio­nes pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes; por ejem­plo, el 51 % de la pro­pie­dad del in­mue­ble, y si uno de los pro­pie­ta­rios fa­lle­ce no tie­nen pro­ble­ma, da­do que las de­ci­sio­nes se to­man por ma­yo­ría. Así, en es­te ca­so, el fi­dei­co­mi­so per­mi­tió la aso­cia­ción de va­rios pro­pie­ta­rios fa­ci­li­tán­do­les la vi­da. Lo mis­mo su­ce­de con los bie­nes de una fa­mi­lia don­de a fal­ta del pa­dre o de la madre, se re­quie­ren ad­mi­nis­trar bie­nes que con­for­man el pa­tri­mo­nio fa­mi­liar de unos he­re­de­ros. Pa­ra las em­pre­sas tam­bién hay múl­ti­ples op­cio­nes co­mo las unio­nes tem­po­ra­les, joint ven­tu­re, con­sor­cios y cuen­tas en par­ti­ci­pa­ción. En es­te ca­so, los fi­dei­co­mi­sos son vehícu­los que com­ple­men­tan es­tas fi­gu­ras, ge­ne­ran­do va­lor agre­ga­do y re­glas pa­ra cuan­do, por ejem­plo, el con­sor­cio se li­qui­de. El fi­dei­co­mi­so re­cau­da, pa­ga y en­tre­ga los bie­nes a los con­sor­cia­dos al mo­men­to de la li­qui­da­ción, con ba­se en las re­glas que ha­yan acor­da­do en el con­tra­to. An­te es­to, el pa­tri­mo­nio au­tó­no­mo sir­ve co­mo he­rra­mien­ta pa­ra una me­jor ad­mi­nis­tra­ción del con­tra­to, se pue­de es­truc­tu­rar la fi­nan­cia­ción y ga­ran­tía de cré­di­tos ban­ca­rios, per­mi­te acor­dar la for­ma de ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos, gi­ros y pa­gos a los pro­vee­do­res, ma­xi­mi­za la ren­ta­bi­li­dad de los re­cur­sos y ge­ne­ra re­glas de li­qui­da­ción pa­ra to­das las par­tes, en­tre otros. Los constructores son otro ejem­plo de “aso­cia­ción” me­dian­te un fi­dei­co­mi­so. El desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio se pue­de unir con otro edi­fi­ca­dor pa­ra que ca­da uno ten­ga ro­les di­fe­ren­tes (ge­ren­cia, cons­truc­ción, co­mer­cia­li­za­ción). El fi­dei­co­mi­so tam­bién per­mi­te al cons­truc­tor aso­ciar­se con el due­ño del lo­te pa­ra que, por ejem­plo, él mis­mo par­ti­ci­pe en las uti­li­da­des y se le pa­gue con las ven­tas fu­tu­ras del pro­yec­to. Es­tas ven­ta­jas se com­ple­men­tan con otras pro­pias de los pa­tri­mo­nios au­tó­no­mos: son con­fi­den­cia­les, per­mi­ten ge­ne­rar un go­bierno cor­po­ra­ti­vo y sim­pli­fi­can te­mas su­ce­so­ra­les, en­tre otros, al es­tar acom­pa­ña­dos de te­ner un ter­ce­ro neu­tral y pro­fe­sio­nal que ha­ce va­ler que se cum­plan las re­glas es­ta­ble­ci­das en los con­tra­tos fi­du­cia­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.