UN DESAS­TRE EN­VUEL­TO EN VIC­TO­RIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SA­RAH BIN­DER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Des­pués de vo­tar pa­ra re­vo­car y re­em­pla­zar a Oba­ma­ca­re la se­ma­na pa­sa­da, los re­pu­bli­ca­nos de la Cá­ma­ra ca­bal­ga­ron por la ave­ni­da Pennsyl­va­nia pa­ra ce­le­brar con el pre­si­den­te Do­nald Trump en el Jar­dín de las Ro­sas. La ce­le­bra­ción fue pre­ma­tu­ra: el pro­yec­to de ley to­da­vía tie­ne que ir al Se­na­do y vol­ver a la Cá­ma­ra, y los ana­lis­tas ya han des­ta­ca­do los in- men­sos ries­gos elec­to­ra­les que vie­nen con apre­su­rar­se por un pro­yec­to de ley abru­ma­do­ra­men­te im­po­pu­lar.

Pe­ro hay otro ni­vel más in­me­dia­to de ries­go in­vo­lu­cra­do en la aprobación del pro­yec­to: lo que sig­ni­fi­ca pa­ra el res­to de la agen­da del par­ti­do. Le­jos de uni­fi­car a los re­pu­bli­ca­nos en apo­yo a un pre­si­den­te fuer­te, po­dría ter­mi­nar por se­pa­rar­los.

En pri­mer lu­gar, la ver­da­de­ra con­clu­sión de la se­ma­na pa­sa­da no fue la des­tre­za po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Paul Ryan, re­pu­bli­cano de Wis­con­sin, ni Trump, sino la in­ten­si­dad de las lu­chas in­ter­nas re­pu­bli­ca­nas, in­clu­so en un tema so­bre el que su­pues­ta­men­te el par­ti­do es­ta­ba uni­fi­ca­do. Al de­rri­bar la pri­me­ra ver­sión de la Ley Ame­ri­ca­na de Cui­da­do de la Sa­lud y lle­var a ca­bo una re­vi­sión más dra­co­nia­na, el Cau­cus de la Li­ber­tad de la Cá­ma­ra de­mos­tró que era él, y no la Ca­sa Blan­ca ni Ryan el fac­tor de­ter­mi­nan­te en es­ta cues­tión den­tro del par­ti­do.

El pro­yec­to de ley es­ta­ble­ció una plan­ti­lla: di­se­ñar una le­gis­la­ción ba­sa­da en las prio­ri­da­des del Cau­cus de la Li­ber- tad, y lue­go agre­gar su­fi­cien­tes con­ce­sio­nes pa­ra atraer el nú­me­ro mí­ni­mo de cen­tris­tas ne­ce­sa­rios pa­ra la aprobación -y con ra­pi­dez, an­tes de que los tan­tea­do­res in­de­pen­dien­tes del Con­gre­so pue­dan es­ti­mar el im­pac­to del pro­yec­to de ley.

El pro­ble­ma es, esa es una for­ma te­rri­ble de es­cri­bir le­gis­la­ción. In­clu­so des­pués de en­men­dar el pro­yec­to pa­ra in­tro­du­cir más di­ne­ro en los fon­dos de se­gu­ros de al­to ries­go, el acuer­do fi­nal lle­vó el plan fuer­te­men­te ha­cia la de­re­cha, con dis­po­si­cio­nes que los crí­ti­cos di­cen que au­men­ta­rán las pri­mas pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses ma­yo­res y en­fer­mos, y so­ca­va­rán la ca­li­dad del se­gu­ro man­da­do por Oba­ma­ca­re.

Le­gis­lar des­de la de­re­cha se ha­rá más di­fí­cil a me­di­da que se apro­xi­man las elec­cio­nes de mi­tad de pe­río­do en el 2018. Re­pu­bli­ca­nos vulnerables que vo­ta­ron Sí es­ta vez, co­mo Da

rrell Is­sa de Ca­li­for­nia, po­drían ver­lo más di­fí­cil en seis me­ses.

Hay otro pro­ble­ma con la ne­go­cia­ción de afue­ra ha­cia aden­tro: es­to re­sul­ta en pro­yec­tos de ley que no pue­de apro­bar el Se­na­do.

Es cier­to que es de­ma­sia­do tem­prano pa­ra sa­ber có­mo se desem­pe­ña­rá el plan re­pu­bli­cano en el Se­na­do. Pe­ro los re­pu­bli­ca­nos del Se­na­do ya han di­cho que pro­ba­ble­men­te es­cri­bi­rán su pro­pio pro­yec­to más cen­tris­ta, que po­si­ble­men­te in­clu­ya dis­po­si­cio­nes inacep­ta­bles pa­ra el Cau­cus de la Li­ber­tad. Es­te pa­ra na­da es el ca­mino fá­cil ha­cia el éxi­to le­gis­la­ti­vo, y sin em­bar­go pa­re­ce ser uno que la Ca­sa Blan­ca y el li­de­raz­go re­pu­bli­cano de la Cá­ma­ra pre­fie­ren.

El pro­yec­to no es so­lo un pro­ble­ma pa­ra re­pu­bli­ca­nos de la cá­ma­ra, sino pa­ra la Ca­sa Blan­ca tam­bién. Cual­quier co­sa que di­ga aho­ra, Trump ha per­mi­ti­do que con­ser­va­do­res de la ex­tre­ma de­re­cha me­nos­pre­cien su agen­da le­gis­la­ti­va en cuan­to a un asun­to cla­ve de su cam­pa­ña.

Cla­ro que los apo­yan­tes de Trump po­drían de­cir que un acuer­do so­bre cui­da­do de la sa­lud era ne­ce­sa­rio pa­ra con­se­guir vic­to­rias en cuan­to a lo que real­men­te le im­por­ta, co­mer­cio e in­fra­es­truc­tu­ra. Pe­ro po­cos Re­pu­bli­ca­nos de cual­quier ca­li­bre es­tán in­tere­sa­dos en ellos, y él aho­ra ha de­mos­tra­do que per­mi­ti­rá que pe­leas en­tre fac­cio­nes de par­ti­dos de­ter­mi­nen los tér­mi­nos de cual­quier le­gis­la­ción.

El control de par­ti­do uni­fi­ca­do ra­ra vez per­du­ra en la po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na. Trump y el par­ti­do tie­nen un es­pa­cio pe­que­ño pa­ra cum­plir promesas a su ba­se y de­mos­trar a un elec­to­ra­do más am­plio que pue­den con­fiar en ellos pa­ra go­ber­nar.

Sin im­por­tar el re­sul­ta­do de la re­vo­ca­ción de Oba­ma­ca­re, la se­ma­na pa­sa­da en la Cá­ma­ra con­fir­ma lo di­fí­cil que es go­ber­nar con ma­yo­rías pe­que­ñas y di­vi­di­das, in­clu­so cuan­do su par­ti­do con­tro­la el go­bierno

La se­ma­na pa­sa­da en la Cá­ma­ra con­fir­ma lo di­fí­cil que es go­ber­nar con ma­yo­rías pe­que­ñas y di­vi­di­das, in­clu­so cuan­do su par­ti­do con­tro­la el go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.