NO HA PA­SA­DO LA TOR­MEN­TA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

Ex­pli­car los cam­bios de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal en es­te si­glo XXI se ha con­ver­ti­do en una la­bor sim­plis­ta de agru­par si­mi­li­tu­des. De uti­li­zar los ejem­plos a la mano pa­ra na­rrar los he­chos es­pec­ta­cu­la­res de otras la­ti­tu­des y así pre­ten­der que se en­tien­den los ma­ti­ces mien­tras, por el con­tra­rio, se di­fu­mi­nan.

Se di­ce con de­ma­sia­da fre­cuen­cia que al­gu­nos even­tos par­ti­cu­la­res de la geo­po­lí­ti­ca ac­tual re­sul­tan de un “ascenso de los po­pu­lis­mos na­cio­na­lis­tas”, y se en­ga­ve­tan en el mis­mo ar­ma­rio fe­nó­me­nos tan di­sí­mi­les co­mo Trump o Le Pen, del la­do de­re­cho, o par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo Sy­ri­za y Po­de­mos, del es­pec­tro izquierdo.

En ese ejer­ci­cio, pe­da­gó­gi­co, pe­ro po­co dia­léc­ti­co, se co- me­ten gra­ves erro­res por­que si bien uti­li­zar el ejem­plo co­mo mo­de­lo ex­pli­ca­ti­vo es uno de los prin­ci­pa­les mé­to­dos de en­se­ñan­za, re­sul­ta cier­to tam­bién que po­cos ca­mi­nos co­mo ese lle­van a tan­tos equí­vo­cos. De­cir que Trump es el Hitler mo­derno o que Le Pen re­pre­sen­ta, por de­rra­me, lo que el mul­ti­mi­llo­na­rio re­pu­bli­cano es aho­ra pa­ra Amé­ri­ca, es caer en va­gue­da­des y tor­pe­zas.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, y si­guien­do el mis­mo pa­rá­me­tro com­pa­ra­ti­vo, des­de un pu­ña­do de me­dios de co­mu­ni­ca­ción se in­ten­tó ex­pli­car la ame­na­za de la ex­tre­ma de­re­cha fran­ce­sa en­car­na­da en

Ma­ri­ne Le Pen, co­mo un se­gun­do ad­ve­ni­mien­to de Trump, es­ta vez en Eu­ro­pa. El sí­mil per­mi­tía atra­par rá­pi­da­men­te al lector, des­de la mez­cla de sor­pre­sa y pá­ni­co, pe­ro no da­ba es­pa­cio pa­ra ver as­pec­tos par­ti­cu­la­res del sen­ti­mien­to del Fren­te Nacional en Francia y en una Eu­ro­pa que no se aco­mo­da a la reali­dad mul­ti­cul­tu­ral del si­glo XXI.

Esas pe­cu­lia­ri­da­des que en­cum­bra­ron al Fren­te Nacional, mu­chas ex­pre­sa­das en dis­cur­sos xe­nó­fo­bos y an­ti­eu­ro­peís- tas, no des­apa­re­ce­rán aho­ra que Le Pen fue de­rro­ta­da. Aun­que un al­to por­cen­ta­je de los ti­tu­la­res con­ti­nuó la sen­da com­pa­ra­ti­va, del es­ti­lo de “Francia le dio la es­pal­da a su ‘Trump’”, la ame­na­za no mu­rió en las ur­nas, ni pa­ra ese país ni mu­cho me­nos pa­ra Eu­ro­pa, que no sa­be có­mo re­cu­pe­rar­se de la he­ri­da fa­tal que le pro­pi­nó el Bre­xit.

El fe­nó­meno eu­ro­peo no pue­de ser ni narrado ni ex­pli­ca­do des­de los sí­mi­les. Su com­ple­ji­dad va mu­cho más allá de ser una co­pia del ca­ta­clis­mo re­pu­bli­cano y ese pe­li­gro, aun­que de­rro­ta­do el do­min­go, si­gue la­ten­te en un país que re­pre­sen­ta va­lo­res fun­da­men­ta­les pa­ra Eu­ro­pa pe­ro que no es el con­ti­nen­te en­te­ro. Ni pa­ra París ni pa­ra Bru­se­las ha pa­sa­do la tor­men­ta

Las pe­cu­lia­ri­da­des que en­cum­bra­ron al Fren­te Nacional, no des­apa­re­ce­rán con la de­rro­ta de Le Pen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.