CONJUGUEMOS EL VER­BO LEER

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FELIPE BE­DO­YA MU­ÑOZ Uni­ver­si­dad de Me­de­llín Fa­cul­tad de De­re­cho, 1° se­mes­tre fe­li­pe­be­do­ya974@gmail.com

¿Por qué leer es un ver­bo sin fuer­za en nues­tra so­cie­dad? Es­ta es una pre­gun­ta que pue­de sur­gir fre­cuen­te­men­te en un país en el cual el ín­di­ce de lec­tu­ra no su­pera los tres li­bros anua­les y en don­de cual­quier pa­sa­tiem­po re­sul­ta más in­tere­san­te que per­der­se por los la­be­rín­ti­cos pa­si­llos de una bi­blio­te­ca.

Des­me­nu­zar el sen­ti­do de un li­bro se ha con­ver­ti­do en una tor­tuo­sa em­pre­sa que ge­ne­ra un mí­ni­mo de pla­cer en el mo­men­to en el que se com­pa­ra con sen­tar­se a cha­tear o a in­ves­ti­gar los ma­tri­mo­nios de las ce­le­bri­da­des du­ran­te lar­gas jor­na­das. La in­ter­net, en una so­cie­dad que li­mi­ta su uso a des­car­gar nue­vas re­des so­cia­les dia­ria­men­te, es uno de los ver­du­gos del li­bro.

La po­ca in­fluen­cia de la pro­duc­ción es­cri­ta en los co­lom­bia­nos no pue­de atri­buir­se so­lo a el mal uso de la red, no se pue­de de­jar de la­do el pé­si­mo efec­to que cau­sa el he­cho de que en nues­tra aca­de­mia el ver­bo leer se ex­pre­se im­pe­ra­ti­va­men­te, que el ac­to de la lec­tu­ra se dé co­mo una obli­ga­ción, que en vez de ga­nar adep­tos pa­ra el li­bro, pro­du­ce enemi­gos, en ma­sa, de la li­te­ra­tu­ra.

La lec­tu­ra no lle­ga a los es­tu­dian­tes co­mo la po­si­bi­li­dad de co­no­cer mun­dos di­fe­ren­tes, de co­no­cer pen­sa­mien­tos de to­da ín­do­le, de po­der con­fron­tar nues­tras creen­cias y pen­sa­mien­tos con otros pun- tos de vis­ta sino co­mo un sim­ple de­ber que tie­ne que cum­plir­se pa­ra al­can­zar un lo­gro aca­dé­mi­co.

Co­mo di­jo Jor­ge Luis Bor­ges, la lec­tu­ra de­be con­sis­tir en un pla­cer, por­que leer es una de las for­mas de fe­li­ci­dad. No se pue­de for­zar a al­guien a leer, se de­be in­du­cir a leer, el há­bi­to de la lec­tu­ra no se im­po­ne, se con­ta­gia.

Em­pren­der un ca­mino por el vas­to uni­ver­so literario tie­ne que par­tir de una de­ci­sión per­so­nal y li­bre y la ru­ta de via­je no pue­de ser la mar­ca­da por un maes­tro o un pa­dre, la ha­ce el mis­mo lector en el ca­mino, dis­fru­tan­do o abu­rrién­do­se en ca­da pa­ra­je, eli­gien­do su pró­xi­mo des­tino y bus­can­do siem­pre un pun­to de lle­ga­da, la fe­li­ci­dad

La in­ter­net, en una so­cie­dad que li­mi­ta su uso a des­car­gar nue­vas re­des so­cia­les dia­ria­men­te, es uno de los ver­du­gos del li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.