UNA NUE­VA RE­VO­LU­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRISTINA ARISTIZÁBAL URI­BE anacau­ri­be@gmail.com

La re­vo­lu­ción del fra­ca­so es­tá a las puer­tas, y lla­ma. El tér­mino ‘re­vo­lu­ción del fra­ca­so’ lo leí en El País, de Es­pa­ña, en un tex­to de An­to­nio Na­va­lón, periodista es­pa­ñol ra­di­ca­do en Mé­xi­co.

La re­vo­lu­ción ru­sa, ya fra­ca­só; las re­vo­lu­cio­nes fran­ce­sa y es­ta­dou­ni­den­se, que die­ron origen a la de­mo­cra­cia, es­tán ago­ta­das; en otro plano, la re­vo­lu­ción in­dus­trial ha lle­va­do a un pe­li­gro ex­tre­mo la con­ser­va­ción de un me­dio am­bien­te ap­to pa­ra la vi­da so­bre la Tie­rra.

La ma­ne­ra tra­di­cio­nal de ha­cer po­lí­ti­ca ha fra­ca­sa­do y hoy las so­cie­da­des re­cla­man un cam­bio.

Por eso las per­so­nas co­no­ci­das co­mo out­si­ders (tér­mino que la Fun­déu tra­du­ce co­mo per­so­na que no per­te­ne­ce o a la que no se acep­ta co­mo par­te de un gru­po u or­ga­ni­za­ción con­cre­ta) es­tán in­cur­sio­nan­do con fuer­za en la po­lí­ti­ca, por­que los ve­te­ra­nos y ha­bi­tua­les po­lí­ti­cos con su for­ma ar­cai­ca y des­ho­nes­ta de ma­ne­jar los in­tere­ses co­mu­nes, han cons­trui­do un sen­ti­mien­to de fra­ca­so co­lec­ti­vo que ge­ne­ra frus­tra­ción y una in­men­sa ne­ce­si­dad de cam­bio.

Exac­ta­men­te en un año (ma­yo de 2018) es­ta­re­mos en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que se­rán to­do un re­to pa­ra el país con dos op­cio­nes cla­ras (aun­que qui­sié­ra­mos una ter­ce­ra, que no se sa­be de dón­de sur­gi­ría). La pri­me­ra es con­ti­nuar con las pro­pues­tas tra­di­cio­na­les que ya han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir al país, con los re­sul­ta­dos que hoy vi­vi­mos; la se­gun­da, que sur­gi­rá de la iz­quier­da, don­de las Farc se­rán el actor no­ve­do­so, con una pro­pues­ta que ya fra­ca­só en el mun­do; son dos pro­pues­tas ya fra­ca­sa­das y ago­ta­das.

La ter­ce­ra, de sur­gir, ca­re­ce­ría de la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca ne­ce­sa­ria pa­ra mo­ver al país y ten­dría que usar la vie­ja ma­qui­na­ria vi­cia­da y co­rrup­ta que so­lo sa­ber desem­pe­ñar el ‘ser­vi­cio pú­bli­co’ pa­ra su en­ri- que­ci­mien­to par­ti­cu­lar.

En es­te si­glo XXI, en otros lu­ga­res del mun­do, co­mo sos­tie­ne Na­va­lón, ya ha es­ta­lla­do la “re­vo­lu­ción del fra­ca­so”, si­len­cio­sa, ba­sa­da en el fra­ca­so de los sis­te­mas, que se es­tá con­so­li­dan­do sin que exis­ta un es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio. Es una re­vo­lu­ción que lle­va a la cús­pi­de a los out­si­ders.

¿Sur­gi­rá un out­si­der en Co­lom­bia que re­pre­sen­te el cam­bio, do­ta­do de un len­gua­je di­fe­ren­te, ca­paz de pre­sen­tar y li­de­rar una nue­va for­ma de ‘ser­vi­cio pú­bli­co’ que sig­ni­fi­que el bien pa­ra las ma­yo­rías y es­té por fue­ra de los sis­te­mas ya pro­ba­da­men­te fra­ca­sa­dos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.