A Jo­sé Manuel Aran­go se le re­cuer­da con su poe­sía

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA

Un 5 de oc­tu­bre nació y un 5 de abril mu­rió. Cual­quie­ra di­ría que el poe­ta Jo­sé Manuel Aran­go an­he­la­ba pa­sar tan des­aper­ci­bi­do que no qui­so gas­tar otro día pa­ra sus asun­tos fun­da­men­ta­les, el na­cer y el mo­rir. Y ese mis­mo cual­quie­ra adi­vi­na­ría que si por él hu­bie­ra si­do no ha­bría ocu­pa­do más que uno de los dos me­ses en los dos ca­sos.

Pa­ra ce­le­brar que nació ha­ce 80 años y re­cor­dar que mu­rió ha­ce 15, se edi­tó el li­bro Obra se­lec­ta. En el pró­lo­go, el es­cri­tor Da­río Ja­ra­mi­llo Agu­de­lo lo ca­li­fi­ca de “dis­cre­to, silencioso, in­vi­si­ble ca­si”. Pe­ro por más que qui­so pa­sar inad­ver­ti­do, a Jo­sé Manuel Aran­go su poe­sía, lim­pia y cla­ra, su­cin­ta y vi­tal, lo de­la­ta­ba co­mo gran crea­dor.

Con el va­so en la mano, mi­ran­do las mon­ta­ñas,/ le aca­ri­cio el lo­mo a mi pe­rro, di­cen dos ver­sos de su poe­ma Mon­ta­ña.

El editor, Gui­ller­mo Bae­na, di­ce que ade­más de editor fue su ami­go. “Jo­sé Manuel di­ri­gió has­ta su muer­te una re­vis­ta que fun­da­mos con Juan Jo­sé Ho­yos: Des­ho­ra”. Lo re­cuer­da co­mo un hom­bre ca­lla­do, la­có­ni­co y tran­qui­lo. “Ha­bla­ba en tono bajo. Oía las ideas de los otros y cuan­do de­ba­tía lo ha­cía des­de un pun­to de vis­ta cer­te­ro. No le im­por­ta­ba la fa­ma. Era, co­mo se di­ce, un ser de bajo perfil”.

En en­tre­vis­ta que le reali­zó Cris­tó­bal Pe­láez a Jo­sé Manuel Aran­go pa­ra la re­vis­ta Vía Pú­bli­ca, en 1990, le pre­gun­tó:

“Co­no­ci­da es su in­ten­ción de man­te­ner­se al mar­gen de to­do aque­llo que no sea su pro­duc­ción poé­ti­ca, es de­cir, no con­ce­der en­tre­vis­tas ni ha­cer crí­ti­ca, tam­po­co par­ti­ci­par en con­cur­sos (...). ¿Es es­ta una ac­ti­tud de res­pe­to pa­ra con su obra?” El poe­ta le res­pon­dió: “Creo que pue­de ser más una cues­tión de tem­pe­ra­men­to. A mí me gus­ta es­tar por aquí, apar­ta­do, en el cam­po. Lle­vo una vi­da cal­ma­da, en si­len­cio, le­yen­do o re­le­yen­do a mis au­to­res fa­vo­ri­tos, y de pron­to tra­tan­do de es­cri­bir al­go. No me gus­ta an­dar en una vi­da pú­bli­ca, de coc­te­les. Pue­de ha­ber, cla­ro, al­go de res­pe­to por lo que se ha­ce, pe­ro no es ló­gi­ca­men­te

es un li­bro que re­co­ge poe­sía, en­sa­yos y tra­duc­cio­nes del poe­ta de El Car­men de Vi­bo­ral.

una pre­ten­sión de so­li­ta­rio, que por otra par­te no lo soy”.

El li­bro

Ha­blan­do del li­bro re­cién sa­li­do, el editor di­ce que es­co­ger las me­jo­res pie­zas de Aran­go es di­fí­cil. Su obra no es ex­ten­sa.

Es­te vo­lu­men, he­cho pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je al poe­ta, in­clu­ye los poe­mas más co­no­ci­dos, “que tie­nen que ver con los te­mas que más le im­por­ta­ban: la vi­da, la muer­te y la Na­tu­ra­le-

za, per­mea­dos por un sen­ti­mien­to psi­co­ló­gi­co”, di­ce Bae­na.

Unos en­sa­yos, de­di­ca­dos al es­tu­dio de poe­tas. Uno es una re­fle­xión so­bre su pro­pia vi­da, que en la se­gun­da par­te in­clu­ye una re­fle­xión so­bre la poe­sía. Ha­bla de Aurelio Ar­tu­ro, Ál­va­ro Mu­tis, Ben­ja­mín Co­rrea — fi­ló­so­fo afi­cio­na­do que acom­pa­ñó a Fer­nan­do Gon­zá­lez en el Via­je a pie—; Ro­ge­lio Echa­va­rría, Jai­me Ja­ra­mi­llo Es­co­bar y Fran­cis­co Be­tan­cur.

Tam­bién in­clu­ye al­gu­nas tra­duc­cio­nes de Emily Dic­kin­son; de Han Chan, un poe­ta chino que vi­vió en el si­glo VIII, que es­cri­bía en las pie­dras y de quien se han en­con­tra­do unos 300 poe­mas, y Georg Trakl, el poe­ta aus­tria­co a quien se con­si­de­ra con­ti­nua­dor de la obra de Hör­der­lin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.