AC­TUA­LI­DAD

El pre­si­den­te Trump de­ci­dió que Ja­mes Co­mey de­bía sa­lir del bu­ró por “no es­tar ca­pa­ci­ta­do para li­de­rar­lo”.

El Colombiano - - PORTADA - Por RI­CAR­DO MONSALVE GA­VI­RIA

¿Qué tu­vo que ver Ru­sia con la sa­li­da del di­rec­tor del FBI?

La sa­li­da de Ja­mes Co­mey de la di­rec­ción del FBI (Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes por sus si­glas en in­glés), dio con­ti­nui­dad a una tor­men­ta po­lí­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos que para mu­chos ana­lis­tas em­pie­za a to­mar más fuer­za.

Des­de la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia de ese país nor­te­ame­ri­cano, con­quis­ta­da por el mag­na­te Do­nald Trump en 2016, el di­rec­tor del FBI, ha­bía es­ta­do en el cen­tro de la po­lé­mi­ca por anun­ciar la reaper­tu­ra, a po­cos días de las vo­ta­cio­nes, de las in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­na­das con los co­rreos elec­tró­ni­cos des­de el ser­vi­dor pri­va­do de la can­di­da­ta Hi­llary Clin­ton con in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da, que al pa­re­cer re­pre­sen­ta­ban “al­gún ti­po de pe­li­gro para la se­gu­ri­dad na­cio­nal”, se­gún lo men­cio­nó en ese en­ton­ces Co­mey. Sor­pre­si­va­men­te, di­cha in­ves­ti­ga­ción fue ar­chi­va­da días des­pués.

Las ac­cio­nes del en­ton­ces di­rec­tor del FBI no ter­mi­na­ron allí, una vez Trump fue ele­gi­do pre­si­den­te y el ra­ti­fi­ca­do en su car­go (es­ta­ba des­de 2013 con Ba­rack Oba­ma y su di­rec­ción ex­pi­ra­ba en 2023), afir­mó que las in­ves­ti­ga­cio­nes del bu­ró so­bre las re­la­cio­nes en­tre Trump y Ru­sia se­guían con su rum­bo.

A par­te de es­to, Co­mey que­dó en el ojo del hu­ra­cán cuan­do la semana pa­sa­da, in­ves­ti­ga­cio­nes de me­dios es­ta­dou­ni­den­ses, afir­ma­ron que el di­rec­tor del FBI “ha­bía men­ti­do y exa­ge­ra­do” en el ca­so de los co­rreos elec­tró­ni­cos de la ex­can­di­da­ta pre­si­den­cial Hi­llary Clin­ton.

¿Cuál fue la cau­sa real?

Esa es la pre­gun­ta que se ha­cen en Es­ta­dos Uni­dos y otras par­tes del mun­do.

En la car­ta de des­pi­do que Trump le en­vió a Co­mey se ar­gu­men­ta que “us­ted no es­tá ca­pa­ci­ta­do para li­de­rar la ofi­ci­na de ma­ne­ra efec­ti­va”, in­clu­so por me­dio de su cuen­ta de Twit­ter, el pre­si­den­te de ese país afir­mó que Co­mey “se­rá sustituido por al­guien que ha­rá un tra­ba­jo mu­cho me­jor, de­vol­vien­do al FBI su es­pí­ri­tu y su pres­ti­gio”, y en otro tuit jus­ti­fi- có su de­ci­sión: “Co­mey per­dió la con­fian­za de ca­si to­do el mun­do en Was­hing­ton, tan­to Re­pu­bli­ca­nos co­mo De­mó­cra­tas. Cuan­do las co­sas se cal­men me lo agra­de­ce­rán”.

Para ana­lis­tas, es pron­to co­no­cer las reales cau­sas de la sa­li­da del di­rec­tor del FBI, aun­que va­rios ase­gu­ran que si por ejem­plo, a quien nom­bren co­mo nue­vo en­car­ga­do de ese ór­gano in­ves­ti­ga­dor clau­su­ra la in­ves­ti­ga­ción re­la­cio­na­da con Ru­sia, se po­drán sa­car con­clu­sio­nes.

Se­gún Mau­ri­cio Ja­ra­mi­llo, profesor de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Universidad del Ro­sa­rio, es­ta ac­ción de Trump tie­ne que ver con su bús­que­da de de­pu­rar to­do el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia de ese país. “No es la pri­me­ra vez que Do­nald Trump se en­fren­ta con­tra la es­truc­tu­ra de la in­te­li­gen­cia y me pa­re­ce que ex­pli­ca en cier­ta me­di­da es­te nue­vo ai­re que le pre­ten­de dar al FBI. Creo tam­bién que él sa­bía que es­to iba a traer una po­lé­mi­ca muy agu­da”.

Para Ol­mer Mu­noz, in­ter­na­cio­na­lis­ta de la fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la UPB, “el Go­bierno de Trump se ca­rac­te­ri­za por ser tec­nó­cra­ta y por evi­tar dis­cu­sio­nes ideo­lo­gi­za­das, por lo tan­to, el des­pi­do obe­de­ce a un cho­que in­terno fren­te a las ver­sio­nes de in­ter­cep­ta­ción de las co­mu­ni­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con Ru­sia. En con­se­cuen­cia, al pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano no le tiem­bla el pul­so para cam­biar su ga­bi­ne­te, siem­pre y cuan­do ayu­de a for­ta­le­cer su pro­pio go­bierno”.

An­drés Mo­lano Ro­jas, di­rec­tor aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca, ex­pli­ca que si la in­ten­ción del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos es sa­car a Co­mey para des­viar la aten­ción que hay en re­la­ción con las in­da­ga­cio­nes que tie­ne su per­so­nal más cer­cano con el Krem­lin po­dría co­me­ter un error.

“Lo que es­tá cla­ro es que si Trump pre­ten­día apa­gar las sos­pe­chas y las du­das so­bre el víncu­lo de su ad­mi­nis­tra­ción con Ru­sia, muy pro­ba­ble­men­te lo que va a lo­grar es un efec­to con­tra­dic­to­rio y va a lle­var que esas in­ves­ti­ga­cio­nes lle­guen a sus ul­ti­mas con­se­cuen­cias. In­clu­so, se­gún lo que se ha­bla en los me­dios de allá, es la po­si­bi­li­dad de nom­brar un fis­cal que se en­car­gue es­pe­cial­men­te de sa­car ade­lan­te ese ca­so”, di­ce Mo­lano.

Más fon­dos para in­ves­ti­gar

A pro­pó­si­to de las pre­sun­tas re­la­cio­nes en­tre la ad­mi­nis­tra­ción de Trump y el Go­bierno de Vla­dí­mir Pu­tin y se­gún in­di­ca­ron va­rios me­dios co­mo el dia­rio The New York Ti­mes, el aho­ra ex­di­rec­tor del FBI, ha­bía pe­di­do un no­ta­ble au­men­to de los fon­dos para la in­ves­ti­ga­ción de esa su­pues­ta in­ter­fe­ren­cia.

Se­gún ese dia­rio, que fue el pri­me­ro en ade­lan­tar es­ta

in­for­ma­ción ci­tan­do co­mo fuen­te a tres fun­cio­na­rios fa­mi­lia­ri­za­dos con el asun­to, Co­mey pi­dió es­tos re­cur­sos adi­cio­na­les du­ran­te un en­cuen­tro la pa­sa­da semana con Rod J. Ro­sens­tein, fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to de EE.UU.

Sin em­bar­go, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ne­gó “ro­tun­da­men­te”, a tra­vés de un por­ta­voz, que Co­mey pi­die­se más re­cur­sos.

Ro­sens­tein fue pre­ci­sa­men­te quien es­cri­bió el in­for­me del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia en el que se jus­ti­fi­ca el des­pi­do de Co­mey

“Si la in­ten­ción de Trump era sa­car al di­rec­tor del FBI para des­viar la aten­ción del te­ma Ru­sia, esa ju­ga­da le pue­de sa­lir mal”. MAU­RI­CIO JA­RA­MI­LLO Do­cen­te Universidad del Ro­sa­rio.

ILUS­TRA­CIÓN FA­BIÁN RI­VAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.