TEN­DEN­CIAS

Te­ner una pa­re­ja ma­yor cau­sa po­lé­mi­ca. ¿Qué es­tá dis­pues­to a asu­mir en nom­bre de un sen­ti­mien­to? Ahí es­tá lo im­por­tan­te.

El Colombiano - - PORTADA - CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

Pa­re­jas asu­men la di­fe­ren­cia de edad en nom­bre del amor.

En cues­tio­nes de amor no hay fór­mu­las para la per­fec­ción, y amar en la di­fe­ren­cia es tan vá­li­do co­mo desafian­te. Una de las de­sigual­da­des que más con­di­cio­na la so­cie­dad en una re­la­ción de pa­re­ja es la edad, y bas­ta traer a co­la­ción el ca­so del pre­si­den­te elec­to de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, quien tam­bién se ha vuel­to no­ti­cia por la re­la­ción con su es­po­sa Bri­git­te Trog­neux: ella es 24 años ma­yor.

Mu­chos años, di­cen al­gu­nos, mien­tras otros de­fien­den que lo im­por­tan­te es el co­ra­zón. “La so­cie­dad es­tá ses­ga­da en mo­de­los es­ta­ble­ci­dos y pa­rá­me­tros es­tan­da­ri­za­dos para la cons­truc­ción de pa­re­ja. Ver una di­fe­ren­cia de edad mar­ca­da no so­lo des­de los años sino en sus ras­gos fí­si­cos pue­de re­sul­tar im­pac­tan­te. Si lo ven en de­ta­lle y co­no­cen la re­la­ción y en­cuen­tran que es só­li­da, con­for­ta­ble y de uni­dad, se­rán más va­lo­ra­dos”, se­ña­la Isabel Cris­ti­na Ber­nal Vé­lez, te­ra­peu­ta fa­mi­liar y coor­di­na­do­ra del área de asis­ten­cia del Cen­tro de Fa­mi­lia de la UPB.

Sin em­bar­go, las di­fe­ren­cias no son so­lo de edad, las hay ra­cia­les, cul­tu­ra­les y has­ta re­li­gio­sas. Cual­quie­ra sea el ca­so, el éxito no de­pen­de de la edad, la ra­za, la cul­tu­ra o la re­li­gión, sino de la ca­li­dad de la re­la­ción. “Hay pa­re­jas in­ter­cul­tu­ra­les que pue­den fra­ca­sar co­mo otras a las que les pue­de ir muy bien. En su ma­yo­ría son las que es­tán dis­pues­tas a asu­mir las di­fe­ren­cias en nom­bre del amor”, ano­ta Eduar­do Mon­ca­yo, psi­có­lo­go, ma­gís­ter en so­cio­lo­gía y doc­tor en Edu­ca­ción.

El re­to de las pa­re­jas

Una pa­re­ja en es­ta si­tua­ción de­be te­ner en cuen­ta que ten­drá un víncu­lo con un ti­po di­fe­ren­te de re­la­cio­na­mien­to, otras for­mas de vi­vir la ex­pe­rien­cia se­xual y en ge­ne­ral una ma­ne­ra de­sigual de ver la vi­da.

Usual­men­te hay uno de los dos que quie­re te­ner una vi­da mas ac­ti­va y el otro más tran­qui­la, para dar un ejem­plo. “Es im­por­tan­te pen­sar en có­mo per­ci­be, quien sea me­nor, el cre­ci­mien­to y en­ve­je­ci­mien­to de quien sea ma­yor. Es­to no va a ser si­mul­tá­neo, al­guno va a lle­gar a la adul­tez ple­na más rá­pi­do que el otro y ahí hay que pen­sar có­mo se van a acom­pa­ñar des­de la po­si­ción que tie­nen am­bos fren­te a la vi­da”.

La re­co­men­da­ción de es­tos psi­có­lo­gos es que se de­be lle­gar a acuer­dos, ha­blar sin mie­do de la muer­te, de la viu­dez, la ve­jez y el fu­tu­ro. “Pa­re­jas que lo­gran es­ta­ble­cer es­tas con­di­cio­nes per­so­na­les, afec­ti­vas, re­la­cio­na­les y so­cio­cul­tu­ra­les lo­gran una re­la­ción que se pue­de ver des­de la ga­nan­cia, no des­de el dé­fi­cit”.

Una mi­ra­da cul­tu­ral

En so­cie­da­des co­mo la nues­tra, el en­ve­je­ci­mien­to de hom­bres es vis­to de una ma­ne­ra di­fe­ren­te al de las mu­je­res, y de allí par­te el he­cho de que en las re­la­cio­nes con es­tos con­tras­tes sea lla­ma­ti­vo que una mu­jer sea mu­cho ma­yor que un hom­bre.

“La for­ma en la que se or­ga­ni­zan los gé­ne­ros en las re­pre­sen­ta­cio­nes so­cia­les siem­pre fa­vo­re­ce más el en­ve­je­ci­mien­to del hom­bre que el de la mu­jer. Las de­man­das so­cia­les y cul­tu­ra­les que se ha­cen al hom­bre en re­la­ción a su edad son di­fe­ren­tes y más ven­ta­jo­sas fren­te a las que se le ha­cen a la mu­jer”, pre­ci­sa Mon­ta­ño, quien re­cuer­da ade­más fra­ses co­mo “en­tre más vie­jo más añe­jo”, para re­fe­rir­se al hom­bre, y que cam­bian al ha­blar de una mu­jer de la mis­ma edad con ex­pre­sio­nes co­mo “la de­jó el tren”.

Con el te­ma de Ma­cron y su es­po­sa han apa­re­ci­do co­men­ta­rios co­mo “se­ño­ra asal­ta­cu­nas” o “es muy vie­ja para él”. En in­glés se ha uti­li­za­do el tér­mino cou­gar, pu­ma en es­pa­ñol, que en di­cho idio­ma igual se usa para nom­brar a una mu­jer ma­yor que busca una re­la­ción se­xual con un hom­bre más jo­ven y que ade­más no tie­ne equi­va­len­te con­tra­rio.

Un te­ma cul­tu­ral. Cuan­do una mu­jer jo­ven es­tá con un hom­bre ma­yor, la so­cie­dad lo lee co­mo éxito, “cuan­do es lo con­tra­rio, pa­re­cie­ra que él es­tá en des­ven­ta­ja”, ase­gu­ra Mon­ta­ño. Es el com­po­nen­te de la his­to­ria y de la tradición cul­tu­ral que es re­fe­ren­te en la for­ma de cons­truir pa­re­ja. “Uno iden­ti­fi­ca que des­de una so­cie­dad tan pa­triar­cal, los hom­bres pue­den asi­mi­lar que tie­nen unos de­re­chos di­sí­mi­les a los de las mu­je­res”, aña­de el doc­tor.

No de­be­ría ser así, y el cam­bio se es­tá dan­do. Para el amor no hay edad, di­cen por ahí

“Al­gu­nos es­tu­dios plan­tean una dis­tan­cia no ma­yor a 5 años. Yo no creo en ello”. EDUAR­DO MON­CA­YO Psi­có­lo­go

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Pa­re­jas fa­mo­sas a las que no les im­por­ta la edad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.