DE­POR­TES

Co­lom­bia­nos que han de­ja­do hue­lla en el ci­clis­mo mun­dial des­cri­ben así al lí­der de los pun­tos del Gi­ro de Italia.

El Colombiano - - PORTADA - Por JHEYNER A. DURANGO HURTADO

Fer­nan­do Ga­vi­ria al­can­zó triun­fo 23 de Co­lom­bia en el Gi­ro.

Lo que es­tá ha­cien­do Fer­nan­do Ga­vi­ria en el Gi­ro de Italia es tan ma­gis­tral que, has­ta los pro­ta­go­nis­tas de otras ges­tas coin­ci­den en afir­mar que, lo rea­li­za­do por el co­rre­dor an­tio­que­ño, has­ta aho­ra, se ase­me­ja a un sue­ño.

Ayer lo­gró su se­gun­da vic­to­ria fiel a lo que ha acos­tum­bra­do a los co­lom­bia­nos y a sus más con­sa­gra­dos ri­va­les: un re­ma­te vio­len­to al fi­nal de las eta­pas. En Me­si­na, me­ta de la quin­ta jor­na­da, al­zó sus bra­zos para ce­le­brar tal co­mo en Ca­glia­ri, el do­min­go pa­sa­do. El an­tio­que­ño ya su­ma 19 triun­fos par­cia­les en su ca­rre­ra (ver grá­fi­co).

Los es­pe­cia­lis­tas di­cen que Ga­vi­ria es un ci­clis­ta fue­ra de se­rie. Co­mo lo afir­ma Mar­tín Emi­lio Co­chi­se Ro­drí­guez, pri­mer criollo que ga­nó eta­pa en es­ta ca­rre­ra (1973) cuan­do te­nía 30 años de edad. “Fer­nan­do -22 años- es úni­co en el país, el pu­ro ve­lo­cis­ta de ta­lla mun­dial”, y com­pa­ra con lo que él hi­zo en su épo­ca. “Para que ese tren -los em­ba­la­do­resno me al­can­za­ra y aca­ba­ra con mis as­pi­ra­cio­nes, te­nía que em­pren­der una fu­ga a fal­ta de 5 o 4 ki­ló­me­tros para la me­ta, así pu­de ce­le­brar”.

Víctor Hu­go Pe­ña, ven­ce­dor de una frac­ción en el 2000, se­ña­la que los úl­ti­mos me­tros se con­vier­ten en una ago­nía y más para los que no son ve­lo­cis­tas. “Co­lom­bia tu­vo es­ca­la­do­res to­da la vi­da, hu­bo con­tra­rre­lo­jis­tas, co­mo Santiago Bo­te­ro y yo, pe­ro aca­ba de na­cer un es­prin­ter y es Ga­vi­ria, que pa­re­ce de otro pla­ne­ta. Es en­ten­di­ble por­que nun­ca tu­vi­mos a al­guien co­mo él, se acer­ca­ron Mar­lon Pé­rez y Leo­nar­do Du­que”.

Pe­ña agre­ga que en una eta­pa lla­na, y en los com­pa­ses fi­na­les, el es­fuer­zo es tan enor­me que se pe­da­lea por iner­cia, bus­can­do so­bre­vi­vir, no que­dar cor­ta­do y per­der tiem­po.

“Era im­po­si­ble es­tar ade­lan­te, si aca­so se en­tra­ba en­tre los 30 o 35 pri­me­ros. En ese ins­tan­te el oxí­geno es el mí­ni­mo, no se pien­sa igual, no se coor­di­na, es tan­to el des­gas­te fí­si­co que no se es­cu­cha na­da, por eso hoy -ayerno me reí del co­rre­dor que al­zó los bra­zos en Me­si­na an­tes de tiem­po”. Lu­ka Pi­ber­nik ce­le­bró en el pri­mer pa­so por me­ta a fal­ta de 6 km.

Santiago Bo­te­ro, 54° en el Gi­ro de 1998, afir­ma que una lle­ga­da al es­print se con­vier­te en el mo­men­to más crí­ti­co y pe­li­gro­so, más si se es­tá pe­lean­do en la ge­ne­ral.

“Los ner­vios se pue­den has­ta sen­tir 25 an­tes de la raya ya que los equi­pos em­pie­zan a bus­car una bue­na po­si­ción. Es ten­sio­nan­te. No ga­na el más ve­loz, sino el arries­ga­do e in­te­li­gen­te, hay que sa­ber ubi­car­se, leer bien la ca­rre­ra y arran­car en el mo­men­to jus­to. Sino se es­tá pe­lean­do na­da, es me­jor ir atrás, pues una caí­da po­ne en ries­go la vi­da”.

En la edi­ción 100 del Gi­ro, Fer­nan­do emer­ge im­pe­rial. Es el Cé­sar del em­ba­la­je, y ro­dan­do a una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de 60 ki­ló­me­tros por ho­ra al fi­nal de la eta­pa -se­gún lo reseña la or­ga­ni­za­ción-. Se con­fir­ma lí­der de la cla­si­fi­ca­ción por pun­tos. ¡Ad­mi­ra­ble!

FO­TO AFP

En Me­si­na, Ga­vi­ria le de­di­có su nue­vo triun­fo a sus com­pa­ñe­ros de equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.