¿Es via­ble la cár­cel gran­ja que se pla­nea en Ya­ru­mal?

El Colombiano - - METRO - Por VÍCTOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C.

En el pe­nal agrí­co­la que se pro­yec­ta en el vie­jo se­mi­na­rio, co­mo en el de Aca­cías, se pa­ga­ría a los re­clu­sos y sus fa­mi­lias.

El pro­yec­to de la pri­me­ra gran­ja pe­ni­ten­cia­ria en An­tio­quia, con po­cos an­te­ce­den­tes en el país, es vis­to con op­ti­mis­mo por ex­per­tos y au­to­ri­da­des, siem­pre y cuan­do no se in­cu­rra en la mis­ma pro­ble­má­ti­ca que aque­ja hoy al sis­te­ma: el ha­ci­na­mien­to.

La Go­ber­na­ción de­par­ta­men­tal, jun­to a las al­cal­días de Me­de­llín y Ya­ru­mal, avan­za en la im­ple­men­ta­ción del mo­de­lo en ese úl­ti­mo mu­ni­ci­pio y se es­pe­ra que en el se­gun­do se­mes­tre ha­ya di­se­ños de lo que se­ría una cár­cel en la que sus in­ter­nos tra­ba­jen en el cul­ti­vo de pro­duc­tos agrí­co­las.

Se­gún el abo­ga­do pe­na­lis­ta y do­cen­te de la Universidad de An­tio­quia e in­ves­ti­ga­dor del te­ma pe­ni­ten­cia­rio Ju­lio Gon­zá­lez, la idea de cár­ce­les-gran­jas o co­lo­nias agrí­co­las, có­mo era lla­ma­da, se for­mu­ló a fi­na­les del si­glo 19 ba­jo la pre­mi­sa de que las pri­sio­nes eran cos­to­sas de man­te­ner y ge­ne­ra­ban pro­ble­má­ti­cas aso­cia­das al ocio.

“En los có­di­gos ac­tua­les no se ha­bla de co­lo­nias agrí­co­las, pe­ro se si­gue man­te­nien­do la idea de que el tra­ba­jo de los pre­sos po­dría re­pre­sen­tar un in­gre­so para ellos y sus fa­mi- lia­res, ade­más de ad­qui­rir un ofi­cio o un tra­ba­jo que, una vez es­tén li­ber­tad, les per­mi­ta re­in­ser­tar­se con ma­yor fa­ci­li­dad a la so­cie­dad”, apun­tó.

A Co­lom­bia la idea de cár­ce­les-gran­ja lle­gó en la dé­ca­da de los 30. Gon­zá­lez, anotó que los in­ten­tos ini­cia­les fue­ron en los Lla­nos Orien­ta­les. “Nun­ca fun­cio­nó bien, no se le dio bue­na or­ga­ni­za­ción, se lle­vó a la gen­te a ha­cer ta­reas inú­ti­les, ade­más eso se mez­cló con el con­flic­to”, aña­dió.

Una pri­sión más hu­ma­na

Ac­tual­men­te en el país, so­lo la Co­lo­nia Agrí­co­la de Aca­cías cum­ple esa fun­ción de cár­cel en la que los in­ter­nos rea­li­zan la­bo­res agrí­co­las, y es con­si­de­ra­do el me­jor cen­tro pe­nal del te­rri­to­rio na­cio­nal.

En esa lí­nea, se plan­tea, se­ría la de Ya­ru­mal, que es­ta­ría ubi­ca­da en el an­ti­guo se­mi­na­rio Cris­to Sa­cer­do­te, pro­pie­dad de la dió­ce­sis de Son­són.

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, En­ri­que Gil, re­ve­ló que se en­cuen­tran en una fa­se de ne­go­cia­ción con los due­ños del pre­dio y con­fió en que ese pe­nal agrí­co­la de Ya­ru­mal sea un sis­te­ma mo­de­lo car­ce­la­rio

“Es un pro­yec­to que nos per­mi­te im­ple­men­tar una po- lí­ti­ca cri­mi­nal hu­ma­nís­ti­ca, en cum­pli­mien­to de los fi­nes de la pe­na y bus­can­do la apro­pia­ción de es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en lo que res­pec­ta a las per­so­nas pri­va­das de la li­ber­tad”, sub­ra­yó.

Con res­pec­to a la im­ple­men­ta­ción del mo­de­lo, el profesor Gon­zá­lez ex­pli­có que a los in­ter­nos se les pa­ga men­sual­men­te por el tra­ba­jo rea­li­za­do en las gran­jas, pe­ro el di­ne­ro va a un fon­do y les se­rá en­tre­ga­do cuan­do re­co­bren la li­ber­tad. En al­gu­nos ca­sos, agre­gó, una par­te de la re­mu­ne­ra­ción se les pue­de dar a sus fa­mi­lias.

Para Jor­ge Car­mo­na, ase­sor de De­re­chos Hu­ma­nos de la po­bla­ción car­ce­la­ria, la ini­cia­ti­va es una apues­ta fun­da­men­tal en la hu­ma­ni­za­ción de los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, pe­ro si se le da un ma­ne­jo ade­cua­do, di­fe­ren­te al que han ve­ni­do te­nien­do cár­ce­les co­mo Be­lla­vis­ta y El Pe­dre­gal.

“An­tio­quia ne­ce­si­ta es­pa­cios co­mo es­te y de ma­ne­ra ur­gen­te. La gen­te es­tá can­sa­da del in­te­rior de los cen­tros car­ce­la­rios, de es­tar ha­ci­na­dos, en bo­de­gas hu­ma­nas, de vi­vir jun­to a otros en un es­pa­cio de 30 cen­tí­me­tros. Así la gen­te no se pue­de re­so­cia­li­zar”, con­clu­yó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.