“VER­DE QUE TE QUIE­RO…”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓS­CAR DO­MÍN­GUEZ os­car­do­min­guezg@outlook.com

Atlé­ti­co Na­cio­nal tu­vo el de­ta­lle de na­cer me­ses des­pués de que la ci­güe­ña se des­em­ba­ra­za­ra de mí.

Ha­ce se­ten­ta años y mo­ne­das, na­cía­mos li­be­ra­les o con­ser­va­do­res. ca­tó­li­cos o ca­tó­li­cos. El li­bre al­be­drío al­can­za­ba para es­co­ger equi­po de fút­bol.

Cla­ro que los mor­ta­les te­ne­mos fe­cha de ven­ci­mien­to co­mo cier­tos re­me­dios. Los equi­pos re­na­cen con el úl­ti­mo gol que ha­cen. O les ha­cen.

Na­cio­nal y yo es­ta­mos có­mo­da­men­te ins­ta­la­dos en la “ve­jen­tud”, ese hí­bri­do de ve­jez con ju­ven­tud que al­gu­nos pro­cu­ra­mos vi­vir.

Cuan­do em­pe­cé a ejer­cer el eterno ofi­cio de hin­cha, la vi­da, el ci­ne, la fo­to­gra­fía y la te­le­vi­sión eran en blan­co y ne­gro, co­lo­res de la nos­tal­gia.

Soy na­cio­na­lis­ta por lle­var­le la con­tra­ria al tío Aníbal que me re­ga­ló el fút­bol. Él era hin- cha del po­de­ro­so DIM. Me in­vi­ta­ba a los clá­si­cos al Ata­na­sio Gi­rar­dot con la se­cre­ta in­ten­ción de re­clu­tar­me para su sec­ta. Res­pe­tó mi de­ci­sión.

Si no ha­bía in­vi­ta­ción a los clá­si­cos nos es­pe­ra­ba la tribuna de go­rrio­nes, pre­vio pa­seí­llo por las Mar­tes (can­chas) don­de los prin­ci­pian­tes se jugaban el pe­lle­jo en ca­da ama­gue.

Pe­ro el tiem­po pa­sa y mi sec­ta­ris­mo de ver­do­la­ga que­dó atrás. A es­tas al­tu­ras del par­ti­do no de­rra­mo un niá­ga­ra de lá­gri­mas si pier­de, ni quie­bro la por­ce­la­na chi­na com­pra­da en El Hue­co en la de­rro­ta. (Oja­lá el Cha­pe­co­en­se ha­ya ga­na­do ano­che la Re­co­pa).

Veo el fút­bol re­la­ja­do, cual pe­rri­to de ri­co que mi­ra el pai­sa­je des­de su pues­to en el ca­rro de la ca­sa. Co­pián­do­me de

Eduar­do Ga­leano voy por el mun­do pi­dien­do la li­mos­na del buen fút­bol. Ven­ga del gua- yo que vi­nie­re.

Agra­dez­co chi­le­nas, es­cor­pio­nes, tú­ne­les, ta­qui­tos, pa­re­des, bi­ci­cle­tas. En los ti­ros li­bres su­fro por to­dos los in­te­gran­tes de la mu­ra­lla chi­na de tes­tícu­los que se for­ma. Son can­di­da­tos a eu­nu­cos. A nom­bre de sus fa­mi­lia­res exi­jo eli­mi­nar ese bru­tal ce­re­mo­nial.

La semana, la vi­da, va­lían la pe­na por la lle­ga­da del do­min­go. Sa­ber que ju­ga­ría Humberto

“Tu­rrón” Ál­va­rez ali­via­ba cual­quier tu­sa de amor pla­tó­ni­co.

En los par­ti­dos en­tre ba­rras ju­gá­ba­mos para el ol­vi­do, para no­so­tros mis­mos. Lo ha­cía­mos por amor al ar­te. Aho­ra al ar­te le me­ten al “po­de­ro­so se­ñor don di­ne­ro”.

El fút­bol se ju­ga­ba los do­min­gos. Aho­ra ex­pri­men a los fut­bo­lis­tas sin con­tem­pla­ción al­gu­na. La ex­plo­ta­ción del hom­bre por el gol, di­cho con los “so­cial­ba­ca­nos”. No les dan tiem­po de ju­gar por pla­cer que es co­mo amar sin amor. Pe­ro el tiem­po útil del fut­bo­lis­ta es cor­to y to­ca apre­tar el ace­le­ra­dor.

No era ne­ce­sa­rio ir al es­ta­dio para dis­fru­tar del jue­go. La ra­dio que ha­cía las ve­ces de te­le­vi­sión e in­ter­net nos man­te­nía in­for­ma­dos. Lo­cu­to­res de la ta­lla de

Jaime To­bón de la Ro­che o Ga­briel Muñoz Ló­pez nos su­mi­nis­tra­ban la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria para ha­blar de ese de­li­cio­so opio del pue­blo que es el fút­bol.

Otros se­ten­ta años más para Na­cio­nal. Ni un día me­nos

Na­cio­nal y yo es­ta­mos có­mo­da­men­te ins­ta­la­dos en la “ve­jen­tud”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.