“EL MAR DE SAN AN­DRÉS NO SE EN­TRE­GA”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOHN MARULANDA jo­te­rro@gmail.com

Fue la de­cla­ra­ción ta­jan­te de AUV en la Con­ven­ción del par­ti­do CD. Si no fue­ra por la gra­ve­dad de lo que se es­tá desa­rro­llan­do en el in­te­rior del país por cuen­ta del ne­fas­to ne­go­cia­do farc-San­tos, es­ta se­ría la de­cla­ra­ción geo­po­lí­ti­ca re­cien­te más im­por­tan­te de la re­gión, por­que to­ca in­tere­ses geo­es­tra­té­gi­cos de Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y Ru­sia en un área geo­grá­fi­ca sen­si­ble y en don­de el co­mu­nis­mo in­ter­na­cio­nal me­dra des­de 1950.

El Trián­gu­lo Managua - La Habana - Ca­ra­cas ha si­do y es cen­tro gra­vi­ta­cio­nal de in­te­rés na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se en el mar Ca­ri­be, su cuen­ca co­mer­cial ex­ter­na más im­por­tan­te. Allí, de con­cre­tar­se el nue­vo ca­nal en Ni­ca­ra­gua, se al­te­ra­rá el co­mer­cio ma­rí­ti­mo mun­dial, afec­tan­do de pa­so a San An­drés. La in­ver­sión de chi­na allí es aho­ra su­pe­rior a la nor­te­ame­ri­ca­na y Xi Ping an­da ocu­pan­do es­pa­cios y do­nan­do to­do ti­po de ma­te­rial mi­li­tar a la re­gión.

Los ru­sos, por su par­te, tie­nen en Ve­ne­zue­la -el país con las ma­yo­res re­ser­vas pe­tro­le­ras del mun­do- su se­gun­do me­jor com­pra­dor de ar­ma­men­to, ya ope­ran en Ni­ca­ra­gua una ba­se te­rre­na de po­si­cio­na­mien­to sa­te­li­tal y su­mi­nis­tra­rán a Cu­ba unas 250 mil to­ne­la­das de com­bus­ti­ble pró­xi­ma­men­te.

Pre­ci­sa­men­te de­le­ga­dos cas­tris­tas del G2, ve­ne­zo­la­nos cha­vis­tas y las nar­co­farc co­go­ber­na­rán en pla­nes de in­ver­sión y desa­rro­llo y co­di­ri­gi­rán la se­gu­ri­dad pri­va­da de Co­lom­bia, mien­tras las FF.MM. cons­ti­tu­cio­na­les se de­bi­li­tan pre­su­pues­tal y mo­ral­men­te, aun­que se con­fir­ma su in­mi­nen­te vin­cu­la­ción a la Otan. En me­dio de es­te des­ajus­te ins­ti­tu­cio­nal pal­pi­ta el li­ti­gio fron­te­ri­zo por 75 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos de mar que es­te go­bierno irres­pon­sa­ble y su can­ci­lle­ría pu­si­lá­ni­me, es­tán en­tre­gan­do a los san­di­nis­tas.

En geo­po­lí­ti­ca co­mo en la vi­da, de la de­bi­li­dad pro­pia na­ce la vo­ra­ci­dad aje­na: an­te el co­lap­so de la clep­to­cra­cia co­mu­nis­ta ve­ne­zo­la­na to­do es­tá ser­vi­do para que sus ho­mó­lo­gas ni­ca­ra­güen­se y cu­ba­na, con el be­ne­plá­ci­to y es­tí­mu­lo de Mos­cú y Bei­jing, bus­quen una per­tur­ba­ción ca­ri­be­ña co­lom­bo-ni­ca­ra­güen­se que per­mi­ta dis­traer es­fuer­zos de Was­hing­ton y afi­nar la es­tra­te­gia para la to­ma del po­der por par­te del la­dro­nis­mo mar­xis­ta-le­ni­nis­ta en Co­lom­bia.

La de­cla­ra­ción de AUV, tie­ne un va­lor es­tra­té­gi­co su­pe­rior para la re­gión, la cual pue­de ver­se des­bor­da­da por una tur­bu­len­cia ori­gi­na­da en la fal­ta de ca­rác­ter y de cri­te­rio de so­be­ra­nía del ac­tual go­bierno en­tre­guis­ta co­lom­biano, en los in­tere­ses ul­tra­ma­ri­nos de Chi­na y Ru­sia y co­mer­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, el opor­tuno nom­bra­mien­to de un Al­mi­ran­te en su Di­rec­ción Co­lec­ti­va, es prue­ba del sen­ti­do de pa­tria, na­ción y te­rri­to­ria­li­dad del CD.

Aco­ta­ción: Mi Ge­ne­ral Be­do­ya (qepd) fue el prin­ci­pal pro­mo­tor de la avia­ción mi­li­tar. Con él en­fren­ta­mos el ar­duo em­pe­ño que cul­mi­nó con la ac­ti­va­ción de la Bri­ga­da 25 de Avia­ción del Ejér­ci­to.

Año­ra­mos su ca­rác­ter de sol­da­do pro­bo, de ge­ne­ral pa­trio­ta, que tam­bién aler­tó so­bre la ame­na­za cas­tro-san­di­nis­ta-cha­vis­ta en el Ca­ri­be

En geo­po­lí­ti­ca co­mo en la vi­da, de la de­bi­li­dad pro­pia na­ce la vo­ra­ci­dad aje­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.