EL GE­NE­RAL SÍ TIE­NE QUIEN LE ES­CRI­BA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MAR­TA LU­CÍA RA­MÍ­REZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

De­cía De­mó­cra­tes que “to­do es­tá per­di­do cuan­do los ma­los sir­ven de ejem­plo y los bue­nos de bur­la”. Bien po­dría sig­ni­fi­car es­ta fra­se mu­cho de lo que nos es­tá pa­san­do hoy en Co­lom­bia.

Ha­ce unos días re­ci­bía­mos la no­ti­cia de la “li­ber­tad” del ge­ne­ral Jaime Humberto Us­cá

te­gui. Aun­que cau­sa gran ale­gría sa­ber que el ge­ne­ral hoy abra­za de nue­vo a su fa­mi­lia y para siem­pre des­de su ho­gar y no de­trás de las re­jas, que­da una sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre al sa­ber que el pro­ce­so aún con­ti­nua­rá por un ca­mino lar­go, tor­tuo­so y lleno de in­jus­ti­cias, si te­ne­mos en cuen­ta que hay ya 12 con­de­na­dos por frau­de pro­ce­sal y fal­so tes­ti­mo­nio que fue­ron ar­gu­men­to para la con­de­na.

Cuan­do ha­cía­mos un aná­li­sis jui­cio­so de lo con­te­ni­do en los tex­tos ne­go­cia­dos con las Farc en La Habana, se ha­cía evi­den­te una fa­len­cia en cuan­to a la tre­men­da ines­ta­bi­li­dad y asi­me­tría ju­rí­di­ca que afron­ta­rían nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das, es­pe­cial­men­te con­si­de­ran­do el ries­go de po­li­ti­za­ción de un tri­bu­nal es­pe­cial crea­do con, in­clu­so, más po­de­res que la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad de cons­truir una paz de ver­dad, era brin­dar ga­ran­tías y so­por­te ins­ti­tu­cio­nal que la blin­da­ran con le­gi­ti­mi­dad po­pu­lar y no a pu­pi­tra­zo y en des­co­no­ci­mien­to del no, co­mo fi­nal­men­te ocu­rrió.

La in­cer­ti­dum­bre y la des­ven­ta­ja ju­rí­di­ca para nues­tros mi­li­ta­res y po­li­cías que de­nun­cia­mos en la cam­pa­ña del Ple­bis­ci­to, es ca­da vez más evi­den­te cuan­do ve­mos un go­bierno afa­no­so por dar pron­ta res­pues­ta a las so­li­ci­tu­des de li­ber­tad de más de 2.000 pre­sos de las Farc que se en­cuen­tran de­te­ni­dos en las cár­ce­les y por con­tras­te, la li­ber­tad de nues­tros mi­li­ta­res avan­za a pa­so de tor­tu­ga , mien­tras que aque­llos que ha­blan siem­pre en de­fen­sa de las Farc, se re­fie­ren reite­ra­da­men­te a las in­ves­ti­ga­cio­nes que abri­rá la JEP con­tra ex­man­da­ta­rios, ex­mi­nis­tros, em­pre­sa­rios y re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil.

En una con­duc­ta reite­ra­ti­va que li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de re­con­ci­lia­ción en­tre los co­lom­bia­nos, el que­rer man­te­ner la di­vi­sión ar­ti­fi­cio­sa e in­jus­ta en­tre ami­gos y enemi­gos de la paz, pues quie­nes con­si­de­ra­mos que la jus­ti­cia y la paz son dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da so­mos ta­cha­dos de “ami­gos de la gue­rra”. Es más fá­cil, por su­pues­to, asu­mir aho­ra una ac­ti­tud re­van­chis­ta por par­te de al­gu­nos ami­gos y con­gre­sis­tas pro-acuer­do y pro-Farc, que re­co­no­cer la ile­gi­ti­mi­dad del pro­ce­so ace­le­ra­do y for­za­do de im­ple­men­ta­ción que es­ta­mos vi­vien­do con tan­tas os­cu­ri­da­des, en­tre otras, so­bre el desar­me y el nú­me­ro to­tal de ar­mas y de miem­bros de las Farc, que de­ba­tir se­re­na­men­te y con ar­gu­men­tos.

Mien­tras los per­pe­tra­do­res de los peo­res crí­me­nes po­san de ac­ti­vis­tas y rocks­tars con cu­ru­les gra­tis en el Congreso, mu­chos mi­li­ta­res inocen­tes es­tán pre­sos con pro­ce­sos mon­ta­dos por co­lec­ti­vos de abo­ga­dos y sec­to­res po­lí­ti­cos que se con­vier­ten en mer­ce­na­rios del do­lor de quie­nes pu­sie­ron su vi­da al ser­vi­cio de la pa­tria. Por su­pues­to que los mi­li­ta­res cu­ya cul­pa­bi­li­dad sea pro­ba­da de­ben res­pon­der an­te la ley, por­que de­be­mos aca­bar de una vez y para siem­pre esa men­ta­li­dad de que hay víc­ti­mas de pri­me­ra y de se­gun­da ca­te­go­ría, se­gún la orien­ta­ción po­lí­ti­ca del vic­ti­ma­rio.

“Lo úni­co que me que­da es mi fa­mi­lia”, de­cía el ge­ne­ral, por­que el ho­nor y el tiem­po le fue­ron se­cues­tra­dos. No es jus­ta una jus­ti­cia que por aten­der el gri­to de san­gre des­de las ba­rras de la opi­nión, pre­fie­re qui­tar la li­ber­tad a un pre­so cu­ya con­de­na es­tá ba­sa­da en fal­sos tes­ti­mo­nios, que asu­mir con en­te­re­za el de­ber mo­ral de co­rre­gir sus ye­rros cuan­do los erro­res ya eran evi­den­tes. La “li­ber­tad con­di­cio­nal” del ge­ne­ral no re­cu­pe­ra­rá los 16 años que se per­dió de com­par­tir con su fa­mi­lia y en los que su hi­jo de­bió ma­du­rar an­tes de tiem­po para asu­mir, a ve­ces muy so­lo, la de­fen­sa de su pa­dre a quien siem­pre su­po inocen­te .

Cuán­to due­le el si­len­cio que sus pro­pios com­pa­ñe­ros de ar­mas guar­da­ron mu­chas ve­ces fren­te a la ig­no­mi­nia. Oja­lá no vea­mos en el fu­tu­ro otros ca­sos co­mo el del ge­ne­ral Uz­cá­te­gui mien­tras los co­man­dan­tes de las Farc se pre­pa­ran para par­ti­ci­par en la de­fi­ni­ción de los des­ti­nos de Co­lom­bia, si­guien­do el mo­de­lo ve­ne­zo­lano que tan­to les gus­ta.

Ge­ne­ral, bien­ve­ni­do de vuel­ta a la li­ber­tad. Oja­lá la vi­da nos al­can­ce para evi­tar que, co­mo de­cía De­mó­cra­tes, “los ma­los sir­van de ejem­plo y los bue­nos de bur­la”

Mien­tras los per­pe­tra­do­res de crí­me­nes cuen­tan con cu­ru­les gra­tis en el Congreso, mu­chos mi­li­ta­res inocen­tes es­tán pre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.