Co­noz­ca los li­bros clá­si­cos co­lom­bia­nos que no en­ve­je­cen

Así co­mo exis­ten clá­si­cos uni­ver­sa­les, en nues­tro país hay pie­zas na­rra­ti­vas fun­da­men­ta­les y per­du­ra­bles.

El Colombiano - - PORTADA - JOHN SAL­DA­RRIA­GA

“A ntes que me hu­bie­ra apa­sio­na­do por mu­jer al­gu­na, ju­gué mi co­ra­zón al azar y me lo ga­nó la Vio­len­cia”.

Es­te fle­cha­zo que va di­rec­to al co­ra­zón y al ce­re­bro es el ini­cio de La vo­rá­gi­ne, la no­ve­la de Jo­sé Eus­ta­sio Ri­ve­ra pu­bli­ca­da ha­ce 92 años. Es­ta es, sin du­da, un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra, no so­lo co­lom­bia­na, sino, por lo me­nos, con­ti­nen­tal.

Ha­ce unos días, una edi­to­rial in­de­pen­dien­te, Res­plan­dor, anun­ció la pu­bli­ca­ción de es­ta obra en for­ma­to de no­ve­la grá­fi­ca, con el es­ti­lo del có­mic, con adap­ta­ción li­te­ra­ria de Óscar Pan­to­ja e ilus­tra­cio­nes de Jo­sé

Luis Ji­mé­nez, lo cual ha­bla de su vi­gen­cia y a la vez la es­ti­mu­la.

Clá­si­cas son las obras que fue­ron im­por­tan­tes en su épo­ca y con­ti­núan sién­do­lo, co­mo si no en­ve­je­cie­ran.

En nues­tro país, esas na­rra­cio­nes po­ten­tes son, ade­más de la men­cio­na­da, Ma­ría, de Jor­ge Isaacs; La mar­que­sa de Yolombó, de To­más Ca­rras­qui­lla; Mien­tras llue­ve, de Fer­nan­do So­to Apa­ri­cio; Cón­do­res no en­tie­rran to­dos los días, de Gus­ta­vo Ál­va­rez Gar­dea­zá­bal; Cien

años de so­le­dad, de Gabriel Gar­cía Már­quez, y otras cuan­tas. ¿Esas obras con­ti­núan sien­do vi­gen­tes? ¿De­ben se­guir le­yén­do­se? ¿A las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes les se­du­ce la ex­plo­ra­ción de esos mun­dos? Pa­ra la pro­fe­so­ra Lu­ci­la

González de Cha­ves, esas obras cons­ti­tu­yen los pi­la­res de la li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na. “De es­tas, La vo­rá­gi­ne es la no­ve­la co­lom­bia­na por ex­ce­len­cia”.

Ade­más de su his­to­ria en­vol­ven­te, las aven­tu­ras de Ar­tu­ro Co­va por las sel­vas de la Ori­no­quia y la Ama­zo­nia tras los pa­sos de una mu­jer, su alu­sión a du­ras prác­ti­cas es­cla­vis­tas en la ex­plo­ta­ción cau­che­ra y a la vio­len­cia en­tre di­ver­sos gru­pos, la gra­cia de es­te re­la­to es que “pa­ra su es­cri­tu­ra, el au­tor re­cu­rre a va­rias co­rrien­tes li­te­ra­rias: na­tu­ra­lis­mo, li­ris­mo, rea­lis­mo, y a un ma­ne­jo ex­tra­or­di­na­rio del tiem­po, que cam­bia a lo lar­go de la na­rra­ción: se di­la­ta o se ace­le­ra se­gún las si­tua­cio­nes”. Lu­ci­la González de Cha­ves

su­ma a la lista las obras de Eduar­do Ca­ba­lle­ro Cal­de­rón,

co­mo El Cris­to de es­pal­das y Sier­vo sin tie­rra, y des­ta­ca

cuen­tos de To­más Ca­rras­qui­lla, co­mo El pa­dre Ca­sa­fús y San An­to­ñi­to. De La mar­que­sa... re­sal­ta que mues­tra a una mu­jer de la Colonia en ac­cio-

nes re­ser­va­das so­lo a los hom­bres en esa épo­ca, due­ña de la pla­ta y la pro­duc­ción. Em­bru­jar a los alum­nos

Por su par­te, Me­mo Án­jel cree que los clá­si­cos co­lom­bia­nos si­guen vi­gen­tes, có­mo no, y son atrac­ti­vos siem­pre y cuan­do el pro­fe­sor los pre­sen­te de ma­ne­ra agra­da­ble.

“En un cur­so de Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les, mis alum­nos le­ye­ron Ma­ría pa­ra bus­car en esa no­ve­la asun­tos de eco­no­mía. Tam­bién en­con­tra­ron 198 de­fi­ni­cio­nes de geo­gra­fía”.

Di­ce que a los es­tu­dian­tes de ba­chi­lle­ra­to les de­be pa­re­cer más in­tere­san­te leer La vo

rá­gi­ne si a me­di­da que avan­zan van des­cu­brien­do los ani­ma­les de la sel­va, los ár­bo­les. “Así se en­ca­rre­tan más”. En La mar­que­sa de Yolombó, di­ce, él in­vi­ta a los alum­nos a que bus­quen epi­so­dios de bru­je­ría o mi­ne­ría, que fas­ci­nan tan­to a los mu­cha­chos.

“Úl­ti­mo ca­ble de nues­tro cón­sul, di­ri­gi­do al se­ñor mi­nis­tro y re­la­cio­na­do con la suer­te de Ar­tu­ro Co­va y sus com­pa­ñe­ros, di­ce tex­tual­men­te: Ha­ce cin­co me­ses bús­ca­los en vano Cle­men­te Sil­va. Ni ras­tro de ellos. ¡ Los de­vo­ró la sel­va!”.

Es el fi­nal de La vo­rá­gi­ne ■

“Ar­tu­ro Co­va se­ña­la de en­tra­da el ideal que per­si­gue (...). Él es un poe­ta ro­mán­ti­co que se ha­lla en bus­ca del amor ideal, por en­de, de la mu­jer que lo en­car­ne”. CAR­LOS DANIEL OR­TIZ CA­BA­LLE­RO En­sa­yo en Scie­lo.org

De las no­ve­las co­lom­bia­nas la más leí­da y ce­le­bra­da es Cien años de so­le­dad. Sin em­bar­go, la pro­duc­ción li­te­ra­ria de ca­li­dad en nues­tro país es más am­plia. FO­TO JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ OCAM­PO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.