EL ES­PÍ­RI­TU

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HER­NAN­DO URI­BE C., OCD* her­nan­dou­ri­be@une.net.co

Re­li­gión no, es­pi­ri­tua­li­dad sí. Ex­pre­sión fre­cuen­te, que in­di­ca el in­te­rés de to­dos en la es­pi­ri­tua­li­dad, aun sin sa­ber de qué se tra­ta. Me en­can­ta el es­pí­ri­tu con que me aco­gen, me ha­blan, me es­cu­chan, me sir­ven.

En to­do hay es­pi­ri­tua­li­dad. Ro­bar, men­tir y ma­tar con es­pí­ri­tu es un ges­to digno de ad­mi­ra­ción, no por la ac­ción en sí, de su­yo re­pro­ba­ble, sino por el es­pí­ri­tu con que es rea­li­za­da.

Si ac­túo con es­pí­ri­tu, mi pro­pó­si­to tie­ne dos con­se­cuen­cias, la pri­me­ra, ha­cer el bien y no el mal, y la se­gun­da, ha­cer bien lo que ha­go. Si ac­túo con es­pí­ri­tu, ten­go un al­to sen­ti­do de vo­ca­ción, so­bre la ba­se de que vo­ca­ción es vo­lun­tad de me­jo­ra­mien­to per­ma­nen­te.

El es­pí­ri­tu con que sien­to, pien­so y ac­túo da un sen­ti­do pro­fun­da­men­te hu­mano a mi vi­da. Vi­da y es­pí­ri­tu van de la mano. Don­de hay vi­da hay es­pí­ri­tu, don­de hay es­pí­ri­tu hay vi­da. Vi­vir con es­pí­ri­tu es el se­cre­to de una vi­da fe­liz.

San Juan de la Cruz afir­ma: “Don­de no hay amor, pon­ga amor y sa­ca­rá amor”. Eso pue­do de­cir del es­pí­ri­tu: don­de no hay es­pí­ri­tu, pon­ga es­pí­ri­tu y sa­ca­rá es­pí­ri­tu.

Es­pí­ri­tu es gus­to, es­ti­lo, do­nai­re, des­tre­za, ha­bi­li­dad, ta­lan­te. Pro­pó­si­to desea­ble: ca­mi­nar con es­pí­ri­tu, con­du­cir con es­pí­ri­tu, ha­blar con es­pí­ri­tu, es­cu­char con es­pí­ri­tu. El es­pí­ri­tu es el dis­tin­ti­vo de Dios y del hom­bre. Par­ti­ci­po del Es­pí­ri­tu Di­vino en la me­di­da en que vi­vo y ac­túo con es­pí­ri­tu.

De Dios de­ci­mos que es es­pí­ri­tu, has­ta el pun­to de lla­mar­lo Es­pí­ri­tu San­to. Y de­cir de un hom­bre que tie­ne es­pí­ri­tu es ha­cer de él el má­xi­mo elo­gio. Cuan­do san Agus­tín di­ce: “Ama y haz lo que quie­ras”, se re­fie­re al es­pí­ri­tu con que el hom­bre de­be vi­vir y ac­tuar.

La per­so­na que mue­re no se au­sen­ta, cam­bia su for­ma de pre­sen­cia, la del es­pí­ri­tu con que vi­vió. De ca­da ser que­ri­do que si­gue aquí de­pen­de la in­ten­si­dad de cap­ta­ción y cul­ti­vo del es­pí­ri­tu del que mu­rió, es de­cir, del que aca­bó de na­cer, que es re­su­ci­tar. El poe­ta can­ta: “Sin ir­te, te has mar­cha­do de mí ca­lla­da­men­te”, de­ján­do­me tu es­pí­ri­tu.

El es­pí­ri­tu está en to­do, en es­pe­cial en Je­sús des­de su na­ci­mien­to has­ta su muer­te, por lo cual el evan­ge­lis­ta cuen­ta que al mo­rir “en­tre­gó el es­pí­ri­tu” (Juan 19,30). Má­xi­mo ges­to de ge­ne­ro­si­dad.

Re­li­gión y es­pi­ri­tua­li­dad son la mis­ma co­sa de dis­tin­to mo­do: mi re­la­ción de amor con Dios.

En la re­li­gión acen­túo el pun­to de vis­ta de Dios co­mo re­la­ción, y en la es­pi­ri­tua­li­dad el pun­to de vis­ta de Dios co­mo es­pí­ri­tu

Es­pí­ri­tu es gus­to, es­ti­lo, do­nai­re, des­tre­za, ha­bi­li­dad, ta­lan­te. Pro­pó­si­to desea­ble: ca­mi­nar con es­pí­ri­tu, con­du­cir con es­pí­ri­tu, ha­blar con es­pí­ri­tu, es­cu­char con es­pí­ri­tu. El es­pí­ri­tu es dis­tin­ti­vo de Dios y del hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.