SO­MOS IDEAS EGOÍS­TAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por LAURA GÓ­MEZ LON­DO­ÑO Universidad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 3° se­mes­tre @La­laGo­mezl

El hom­bre tie­ne una na­tu­ra­le­za ba­sa­da en el egoís­mo. Y por es­to di­go que el hom­bre se de­fien­de de él mis­mo.

Des­de ha­ce mu­cho tiem­po, las con­di­cio­nes men­ta­les del hom­bre siem­pre han si­do mo­ti­vo de exal­ta­ción fren­te a to­das las es­pe­cies con las cua­les com­par­ti­mos te­rri­to­rio sin­tién­do­nos su­pe­rio­res por nues­tras ca­pa­ci­da­des de ra­zón, de­sig­nán­do­le a la pa­la­bra hu­mano un sig­ni­fi­ca­do tras­cen­den­tal.

Sin em­bar­go no con­si­de­ro la ra­zón y la me­ra con­cien­cia en el sen­ti­do más am­plio del tér­mino co­mo el ca­rác­ter fun­da­men­tal de nues­tra hu­ma­ni­dad.

Ade­más, si es­tas ca­pa­ci­da­des de con­cien­cia fue­ran lo que de­fi­nie­ra la hu­ma­ni­dad del hom­bre, es­te so­lo lo ha­ría una con­tra­dic­ción y un su­je­to de con­ti­nuas in­vo­lu­cio­nes. Es­to es, por­que el hom­bre, a tra­vés de la his­to­ria, ha pre­sen­ta­do tan­to pro­gre­sos co­mo re­tro­ce­sos en to­das las for­mas po­si­bles. Des­de que em­pe­zó el Ho­mo Sa­piens, la his­to­ria ha mos­tra­do a un in­di­vi­duo ca­da vez más or­ga­ni­za­do po­lí­ti­co y so­cial, que ha cons­trui­do dis­cur­sos e ideo­lo­gías gra­cias a esa su­pues­ta fa­cul­tad hu­ma­na de ra­zón y con­cien­cia.

Pe­ro ¿qué pa­só, en­ton­ces, con los prin­ci­pios de la Edad Me­dia?, ¿por qué al ha­ber­se caí­do es­ta es­truc­tu­ra de la an­ti­güe­dad, no hi­zo uso de sus fa­cul­ta­des hu­ma­nas pa­ra vol­ver a es­ta­ble­cer­se? El sig­ni­fi­ca­do de ser hu­mano no está en la con­cien­cia ni en la ra­zón so­la­men­te, sino que está en las cons­truc­cio­nes de mu­chas ex­pe­rien­cias e ideas que ha crea­do pa­ra re­fu­giar­se tan­to de la na­tu­ra­le­za, ya que aho­ra no so­mos muy cohe­ren­tes fí­si­ca­men­te pa­ra la su­per­vi­ven­cia, co­mo de él mis­mo.

Y di­go de él mis­mo no co­mo un su­je­to de la na­tu­ra­le- za, sino co­mo un ser hu­mano. En­ton­ces aquí en­tra la cues­tión, na­tu­ral­men­te, ¿qué so­mos? El hom­bre tie­ne una na­tu­ra­le­za ba­sa­da en el egoís­mo. Y por es­to di­go que el hom­bre se de­fien­de de él mis­mo, por­que su na­tu­ra­le­za, lo que lo ca­rac­te­ri­za, lo que lo vuel­ve es­tric­ta­men­te hu­mano, es ese con­cep­to de egoís­mo y es­to per­ju­di­ca la re­la­ción en­tre la es­pe­cie.

No hay pro­ble­ma con las otras, pues­to que el hom­bre se cree su­pe­rior a to­dos, es egoís­ta en el con­cep­to de que so­lo él es ca­paz de ser lo su­fi­cien­te­men­te ra­cio­nal co­mo pa­ra es­tar en la ci­ma de la na­tu­ra­le­za, in­clu­so de ella mis­ma, el pro­ble­ma en­tra cuan­do en­tre los mis­mos hom­bres tam­bién se im­po­ne el egoís­mo.

Es­to so­lo im­pli­ca la ne­ce­si­dad de no­tar­se en­tre los de­más y los mé­to­dos pa­ra lle­gar a eso es lo que el mis­mo hom­bre te­me de su es­pe­cie, jus­to co­mo de­cía Hob­bes (1651), “el hom­bre es un lobo pa­ra el hom­bre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.