LA RE­VO­CA­TO­RIA: NI PRO­CE­SO JU­DI­CIAL, NI AD­MI­NIS­TRA­TI­VO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por LUIS FER­NAN­DO ÁL­VA­REZ J. lfal­va­rezj@gmail.com

La pro­pues­ta de re­vo­ca­to­ria del man­da­to del al­cal­de de Bo­go­tá En­ri­que Pe­ña­lo­sa, ha ori­gi­na­do di­fe­ren­tes reac­cio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co y otras de na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca. En efec­to, quie­nes de­fien­den la ges­tión del al­cal­de, plan­tean la ne­ce­si­dad de que an­tes de adop­tar al­gu­na de­ci­sión so­bre la so­li­ci­tud de re­vo­ca­to­ria, la Re­gis­tra­du­ría de­be ade­lan­tar una se­rie de di­li­gen­cias orien­ta­das a ga­ran­ti­zar­le la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar una es­pe­cie de des­car­gos, pa­ra de­mos­trar que en reali­dad sí ha cum­pli­do con su man­da­to.

En­tre otras co­sas, so­li­ci­tan la rea­li­za­ción de una au­dien­cia con in­ter­ven­ción de quie­nes pro­mue­ven la re­vo­ca­to­ria y quie­nes de al­gu­na ma­ne­ra ac­túan en fa­vor del al­cal­de, in­clu- yen­do la in­ter­ven­ción de es­te en de­fen­sa de su ges­tión. Se afir­ma que es un trá­mi­te que de­be ade­lan­tar la Re­gis­tra­du­ría, no so­lo en es­te ca­so, sino an­tes de pro­nun­ciar­se so­bre unas 100 so­li­ci­tu­des de re­vo­ca­to­ria pre­sen­ta­das con res­pec­to a igual nú­me­ro de al­cal­des. Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca que se quie­re ju­di­cia­li­zar una ins­ti­tu­ción de na­tu­ra­le­za política, lo que con­tri­bu­ye a ha­cer­la más ino­cua e inú­til de lo que ha si­do has­ta el mo­men­to.

La re­vo­ca­to­ria del man­da­to de go­ber­na­do­res y al­cal­des es una de las for­mas de par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca con­sa­gra­das por el ar­tícu­lo 103 de la Cons­ti­tu­ción, con el fin de que los ciu­da­da­nos pue­dan ex­pre­sar su des­con­ten­to con res­pec­to a la ges­tión ade­lan­ta­da por el res­pec­ti­vo go­ber­nan­te.

La ley que re­gu­la la ma­te­ria ex­clu­ye de es­ta po­si­bi­li­dad a los miem­bros de los cuer­pos co­le­gia­dos, pues la fun­ción es del ór­gano y no ca­bría la po­si­bi­li­dad de ha­cer res­pon­sa­ble a un miem­bro de­ter­mi­na­do, por­que cier­tas de­ci­sio­nes no se adop­ten o se to­men en sen­ti­do opues­to al que­rer del elec­to­ra­do.

Asi­mis­mo, la re­vo­ca­to­ria del man­da­to tie­ne lí­mi­tes po­lí­ti­cos de­fi­ni­dos. Así co­mo no pro­ce­de con res­pec­to a miem­bros de cor­po­ra­cio­nes pú­bli­cas, tam­po­co pre­sen­ta po­si­bi­li­da­des prác­ti­cas en re­la­ción con el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, quien re­pre­sen­ta la vo­lun­tad de la na­ción y no de un sec­tor de­ter­mi­na­do, nor­mal­men­te opo­si­tor, que es­té des­con­ten­to con su ges­tión.

En sín­te­sis, la ins­ti­tu­ción so­lo pue­de ope­rar en con­tra de al­cal­des o go­ber­na­do­res, por in­cum­pli­mien­to del programa o por des­con­ten­to ma­yo­ri­ta­rio del elec­to­ra­do. A par­tir de es­tas cau­sa­les; la pri­me­ra vin­cu­la­da al vo­to pro­gra­má­ti­co; la se­gun­da, a un sen­ti­mien­to po­lí­ti­co de des­con­ten­to, se ade­lan­ta un trá­mi­te que de­be apo­yar­se en unos es­que­mas for­ma­les de ca­rác­ter po­lí­ti­co, co­mo un pro­mo­tor cu­ya so­li­ci­tud sea apo­ya­da por un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de fir­mas, sin que se pue­da sus­ten­tar en las exi­gen­cias pro­pias de un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, ni si­quie­ra de un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, en­tre otras ra­zo­nes, por­que en sen­ti­do es­tric­to el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal del de­bi­do pro­ce­so so­lo ope­ra pa­ra los trá­mi­tes ju­di­cia­les y se ha ex­ten­di­do a los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción, el Có­di­go de Pro­ce­di­mien­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo y otras nor­mas es­pe­cia­les. Se tra­ta de pro­ce­di­mien­tos di­fe­ren­tes al trá­mi­te de la re­vo­ca­to­ria del man­da­to.

Es­te de­be ajus­tar­se es­tric­ta­men­te al ar­tícu­lo 103 de la Car­ta y las for­ma­li­da­des con­te­ni­das en la ley 1757 de 2015 so­bre me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca

Se quie­re ju­di­cia­li­zar una ins­ti­tu­ción de na­tu­ra­le­za política, lo que con­tri­bu­ye a ha­cer­la más ino­cua e inú­til de lo que ha si­do has­ta aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.