Die­go apren­de pa­ra triun­far en Bél­gi­ca

El Colombiano - - DEPORTES - Por DANIEL CARDONA HE­NAO

En su tra­ve­sía por Europa, a Die­go Ar­bo­le­da no le po­día fal­tar el es­ca­pu­la­rio que siem­pre aco­mo­da al la­do de su bi­ci­cle­ta de bi­ci­crós.

Aun­que no tie­ne mu­chos agüe­ros, es­te ri­tual es in­fal­ta­ble pa­ra el co­rre­dor an­tio­que­ño an­tes de sa­lir a sus com­pe­ten­cias. De he­cho, es una de sus for­mas de mo­ti­var­se pa­ra la Co­pa Mun­do que se dispu­tará, des­de ma­ña­na, en Zól­der (Bél­gi­ca).

Otra ma­ne­ra de ge­ne­rar­se esa ener­gía, pa­ra me­dir­se a los me­jo­res, es es­cu­char los con­se­jos de los ex­pe­ri­men­ta­dos. “Ma­ria­na (Pa­jón) siem­pre está ahí de­trás, ani­mán­do­nos, y Car­los Ramírez me da el mis­mo avi­so de que de­bo dis­fru­tar las ca­rre­ras y no pen­sar en los pun­tos, que eso va lle­gan­do des­pués”, ex­pre­sa Ar­bo­le­da.

Ade­más, de los fuer­tes en­tre­na­mien­tos, apro­ve­cha las ho­ras en la con­cen­tra­ción pa­ra des­can­sar, co­mer y te­ner los ejer­ci­cios de re­cu­pe­ra­ción que le per­mi­tan una me­jor ac­tua­ción en es­ta pa­ra­da en sue­lo bel­ga, lue­go de que en Pa­pen­dal

(Ho­lan­da) no pu­die­ra des­ta­car.

“Fue una me­to­do­lo­gía di­fe­ren­te la de esa ca­rre­ra, co­mo de eli­mi­na­ción di­rec­ta, y nos hi­zo sen­tir bien, aun­que siem­pre hay co­sas por me­jo­rar”.

Por eso, to­dos es­tos so­por­tes y esas ex­pe­rien­cias le per­mi­ten al pe­da­lis­ta so­ñar con sus dos ob­je­ti­vos pró­xi­mos: lle­gar a las se­mi­fi­na­les de es­te cer­ta­men del fin de se­ma­na y lo­grar cu­po al cam­peo­na­to Mun­dial de Rock Hill (Es­ta­dos Uni­dos), a fi­na­les de ju­lio

FO­TO ED­WIN BUS­TA­MAN­TE

Die­go Ar­bo­le­da, de la ca­ma­da de pai­sas que com­po­ne la Se­lec­ción Co­lom­bia de bi­ci­crós en Bél­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.