La ho­ra de los bos­ques

La de­fo­res­ta­ción que cau­só el con­flic­to du­ran­te dé­ca­das en las sel­vas del país es el pro­ble­ma que el Go­bierno aho­ra bus­ca com­ba­tir con la ini­cia­ti­va Bos­ques de Paz.

El Colombiano - - PORTADA - FO­TO AFP

Con la salida de las Farc de los te­rri­to­rios que ocu­pa­ron por dé­ca­das, co­mo Guai­nía (fo­to), un nue­vo re­to afron­ta el Go­bierno: com­ba­tir la de­fo­res­ta­ción que de­jó el con­flic­to. ¿Có­mo lo ha­rá?

Pos­con­flic­to tam­bién quie­re de­cir ha­cer las pa­ces con el am­bien­te, de­vol­ver­le eso que por 58 años de con­flic­to se le ha ne­ga­do: con­ser­va­ción. Es por eso que el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te lan­zó el programa Bos­ques de Paz, con el que se bus­ca sem­brar ocho mi­llo­nes de ár­bo­les en las zo­nas más de­fo­res­ta­das del país. La me­ta es ha­cer­lo has­ta di­ciem­bre de 2018.

Es de ano­tar que el 75 % de la de­fo­res­ta­ción se con­cen­tra en mu­ni­ci­pios afec­ta­dos por el con­flic­to ar­ma­do, se­gún el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción, DNP. De las sie­te cau­sas evi­den­cia­das por el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te que lle­va­ron a es­ta de­fo­res­ta­ción, cua­tro es­ta­ban aso­cia­das a la gue­rra: cul­ti­vos ilí­ci­tos, ex­trac­ción ilí­ci­ta de mi­ne­ra­les y de ma­de­ra y des­pla­za­mien­to.

Así a la de­fo­res­ta­ción ha­bría que su­mar­le otros gra­ves da­ños: la con­ta­mi­na­ción por mer­cu­rio cau­sa­da por la mi­ne­ría ile­gal, los de­rra­mes de hi­dro­car­bu­ros por los ata­ques a la in­fra­es­truc­tu­ra pe­tro­le­ra y la pre­sen­cia de mi­nas an­ti­per­so­nal.

En un in­for­me ela­bo­ra­do en di­ciem­bre de 2016, el DNP re­ve­ló que “en los úl­ti­mos 35 años la in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te de hi­dro­car­bu­ros ope­ra­da por Eco­pe­trol ha si­do ata­ca­da 2.575 ve­ces y se han de­rra­ma­do 4,1 mi­llo­nes de barriles de pe­tró­leo. Se cal­cu­la que cer­ca del 60 % de las fuen­tes hí­dri­cas prin­ci­pa­les del país se han vis­to po­ten­cial­men­te afec­ta­das por la vo­la­du­ra de in­fra­es­truc­tu­ra pe­tro­le­ra y la mi­ne­ría ile­gal”.

A to­do es­to es a lo que el Go­bierno pre­ten­de po­ner­le un freno, apro­ve­chan­do la salida de las Farc de te­rri­to­rios his­tó­ri­ca­men­te do­mi­na­dos por esa gue­rri­lla, que pa­ra­dó­gi­ca­men­te, al ya no ser con­tro­la­dos por esa in­sur­gen­cia pue­den co­rrer más ries­go aún.

“En es­te mo­men­to es­ta­mos ob­ser­van­do que con la salida de las Farc de mu­chas de las áreas en las cua­les lle­va­ban mu­chí­si­mo tiem­po con­tro­lan­do el te­rri­to­rio, que las mis­mas co­mu­ni­da­des que con­vi­vían con es­ta gue­rri­lla, aho­ra no tie­nen un man­da­to o un ré­gi­men im­pues­to y es­tán arra­san­do con sus bos­ques, su­ce­de en Ca­que­tá, Gua­via­re, Me­ta, Mag­da­le­na Me­dio”, se­ña­la Bri­git­te Bap­tis­te, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción y Re­cur­sos Bio­ló­gi­cos

Ale­xan­der von Hum­boldt.

De acuer­do con la cien­tí­fi­ca, es di­fí­cil con­ci­liar es­ta pers­pec­ti­va con el re­co­no­ci­mien­to de que las Farc sí ejer­cían un con­trol te­rri­to­rial por­que, in­de­pen­dien­te­men­te de la le­gi­ti­mi­dad de ese con­trol, el efec­to eco­ló­gi­co sí fue el con­trol de la de­fo­res­ta­ción.

Por ejem­plo, Luis Gil­ber­to Mu­ri­llo, mi­nis­tro de Am­bien­te, re­co­no­ce que en el mu­ni­ci­pio El Re­torno, Gua­via­re, arra­sa­ron, en los úl­ti­mos tres me­ses, con cer­ca de 400 hec­tá­reas de bos­que. Se­gún lí­de­res lo­ca­les e in­for­ma­ción del Mi­nis­te­rio, los res­pon­sa­bles del da­ño am­bien­tal se­rían re­des cri­mi­na­les que bus­can am­pliar la fron­te­ra agrí­co­la y que lle­ga­ron a las zo­nas que an­tes ocu­pa­ban las Farc.

Por eso el Go­bierno tie­ne por de­lan­te un gran es­fuer­zo, que le exi­gi­rá mu­cha pa­cien­cia, agre­ga Bap­tis­te.

“Ne­ce­si­ta­mos go­ber­nar nues­tros bos­ques y eso im­pli­ca que las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les re­gio­na­les des­plie­guen, jun­to con la Fuer­za Pú­bli­ca o con alian­zas con las co­mu­ni­da­des, un nue­vo mo­de­lo de go­ber­nan­za, por eso es que lle­ga­mos a los Bos­ques de Paz”, se­ña­la la di­rec­to­ra.

¿En qué con­sis­te?

“Sem­brar paz don­de an­tes hu­bo do­lor”. Es­te el le­ma con el que na­ció el programa Bos­ques de Paz, un am­bi­cio­so pro­yec­to que bus­ca re­cu­pe­rar las zo­nas ru­ra­les y tro­pi­ca­les que el con­flic­to de­te­rio­ró.

Ofi­cial­men­te, el programa se creó des­de el 28 de fe­bre­ro de es­te año a tra­vés de una re­so­lu­ción del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te. Sin em­bar­go, fue has­ta el pasado 10 de abril cuan­do se hi­zo reali­dad con la pri­me­ra siem­bra de ár­bo­les en Gra­na­da, An­tio­quia.

Des­de es­te mu­ni­ci­pio, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos se tra­zó la me­ta de sem­brar ocho mi­llo­nes de ár­bo­les en ho­nor a las víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do. So­la­men­te pa­ra Gra­na­da, el Go­bierno des­ti­nó 3.500 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra in­ter­ve­nir un to­tal de 1.200 hec­tá­reas de bos­que. Te­nien­do en cuen­ta que el 90 % de los mu­ni­ci­pios prio­ri­za­dos en el pos­con­flic­to tie­nen zo­nas bos­co­sas, el Mi­nis­te­rio bus­ca, en pri­me­ra me­di­da, sal­va­guar­dar­las. Se­gún cálcu­los del Mi­nis­te­rio ha­brá en­tre 32 a 52 bos­ques de paz en Co­lom­bia.

En ge­ne­ral, el Mi­nis­te­rio cuen­ta con 3 bi­llo­nes de pe­sos pa­ra dis­mi­nuir los ín­di­ces de de­fo­res­ta­ción en el país. A fi­na­les de 2018, en teo­ría, los bos­ques ya de­be­rían es­tar en los pai­sa­jes que hoy en día se re­du­cen a la de­sola­ción. Más allá del ho­ri­zon­te ver­de que pro­me­te es­te programa, exis­te la obli­ga­ción de in­vo­lu­crar a las co­mu- ni­da­des cam­pe­si­nas en pro­yec­tos pa­ra es­tos te­rri­to­rios, don­de la ga­na­de­ría y el co­mer­cio ile­gal de ma­de­ra son pan de ca­da día.

De he­cho, el pri­mer ob­je­ti­vo de Bos­ques de Paz, co­mo lo se­ña­la esa car­te­ra en la re­so­lu­ción, es “in­te­grar la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad con pro­yec­tos pro­duc­ti­vos en be­ne­fi­cio de las co­mu­ni­da­des or­ga­ni­za­das”. Es­ta me­ta está li­ga­da con el pun­to uno del Acuer­do de Paz de La Ha­ba­na, el cual bus­ca la cons­truc­ción de una “política de desa­rro­llo agra­rio in­te­gral”, con la que se erra­di­ca­ría la po­bre­za ru­ral ex­tre­ma y dis­mi­nui­ría, en un lap­so de 10 años, el 50% de la po­bre­za en el cam­po.

Pa­ra es­te ca­so es­pe­cí­fi­co, a las fa­mi­lias que tra­ba­jen en la con­ser­va­ción y pro­tec­ción de esos bos­ques el Go­bierno les pa­ga­rá en­tre 300.000 y 600.000 pe­sos men­sua­les.

El am­bien­ta­lis­tas Ju­lio Ca­rri­zo­sa Uma­ña, es­pe­cia­lis­ta de la Universidad de Har­vard, pre­vé que si se cum­plen los ob­je­ti­vos de es­te pro­yec­to en 10 años se po­dría de­te­ner la ero­sión que afec­ta al 40 % del te­rri­to­rio co­lom­biano.

Pe­se a las bon­da­des del pro­yec­to, el Go­bierno ten­drá que pre­ci­sar los pla­nes agrí­co­las pa­ra las zo­nas de­fo­res­ta­das. De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), “la con­ver­sión de bos­ques a zo­nas pa­ra la agri­cul­tu­ra re­pre­sen­ta el prin­ci­pal mo­tor de la de­fo­res­ta­ción. En­tre 2000 y 2010, en los paí­ses tro­pi­ca­les se per­die­ron 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­que”.

El mo­de­lo de bos­ques de paz tie­ne tres ejes: con­ser­va­ción am­bien­tal, desa­rro­llo sos­te­ni­ble y par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria. Lla­ma la aten­ción que del va­lor to­tal del pro­yec­to, 150.000 mi­llo­nes de pe­sos , pa­ra con­ser­va­ción am­bien­tal se des­ti­na­rá el 55 %, pa­ra edu­ca­ción am­bien­tal el 8 % y pa­ra pro­yec­tos pro­duc­ti­vos so­la­men­te el 10 %. El por­cen­ta­je res­tan­te está dis­tri­bui­do en im­pre­vis­tos, ad­mi­nis­tra­ción del programa y mo­nu­men­tos vi­vos de paz.

Ac­tual­men­te se es­tán crean­do Bos­ques de Paz en los si­guien­tes te­rri­to­rios: Vau­pés, Bo­lí­var, An­tio­quia, Quin­dío y Ce­sar.

Pa­ra Luis Jor­ge Her­nán­dez, pro­fe­sor de la Universidad de los An­des, “Bos­ques de Paz es una bue­na ini­cia­ti­va siem­pre y cuan­do sea par­te de una es­tra­te­gia in­te­gral de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal fren­te al cam­bio cli­má­ti­co. No fun­cio­na co­mo una ac­ción pun­tual y ais­la­da”. Co­mo Bos­ques de Paz está en for­mu­la­ción, Her­nán­dez re­co­mien­da que el programa sea in­clui­do “co­mo par­te de los Pla­nes de De­sa- rro­llo Te­rri­to­rial (POT) de mu­ni­ci­pios y de­par­ta­men­tos. Así se ga­ran­ti­za in­cluir ac­ti­vi­da­des de mi­ti­ga­ción y adap­ta­ción fren­te al cam­bio cli­má­ti­co. Tam­bién se pue­de ga­ran­ti­zar el pre­su­pues­to a me­diano y lar­go pla­zo”.

Alejandro Pa­rra, in­ge­nie­ro de la Universidad de Los An­des e in­ves­ti­ga­dor de la Universidad de Stutt­gart (Ale­ma­nia), con­si­de­ra que Bos­ques de Paz de­be en­fo­car­se de acuer­do a ca­da te­rri­to­rio en par­ti­cu­lar: “de­pen­de del ti­po de ve­ge­ta­ción que ha­ya en la zo­na. Por ejem­plo, en los lu­ga­res don­de se ha­yan des­pe­ja­do las la­de­ras de los mon­tes, plan­tar ár­bo­les re­du­ce la ero­sión. Eso sí, de­be ser ve­ge­ta­ción na­ti­va y de va­rios ti­pos, no so­lo una es­pe­cie de ár­bol. Se­ría ries­go­so que por cum­plir con el nú­me­ro de ár­bo­les en un tiem­po tan cor­to, el Go­bierno desa­rro­lle el programa de la mis­ma ma­ne­ra en to­das par­tes, sin es­tu­diar jui­cio­sa­men­te la ve­ge­ta­ción na­ti­va”.

No es su­fi­cien­te

“Bos­ques de Paz es, di­ga­mos, la res­pues­ta rá­pi­da al te­ma de la de­fo­res­ta­ción en el pos­con­flic­to, pe­ro cla­ra­men­te ne­ce­si­ta­mos unas in­ver­sio­nes mu­cho más gran­des y du­ra­de­ras”, ma­ni­fies­ta Bap­tis­te, ya que hay que con­si­de­rar que cul­ti­var bos­ques o ma­ne­jar eco­sis­te­mas fo­res­ta­les im­pli­ca in­ver­sio­nes per­sis­ten­tes por lo me­nos por 10 años, so­bre to­do si se ha­bla de ma­de­ra o de pro­duc­tos no ma­de­ra­bles del bos­que que re­quie­ren cier­ta ca­li­dad en el am­bien­te, pa­ra lo que “to­da­vía no hay un mo­de­lo de in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­te­men­te ro­bus­tos”.

Así que la di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Hum­boldt cree que Bos­ques de Paz es un muy buen pun­to de par­ti­da, pe­ro se re­quie­ren re­for­mas im­por­tan­tes, oja­lá, vin­cu­la­das con el te­ma del Desa­rro­llo Ru­ral In­te­gral.

En ese mis­mo sen­ti­do opi­na Ro­dri­go Bo­te­ro, di­rec­tor de la Fun­da­ción pa­ra la Con­ser­va­ción y del Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble: “Ocho mi­llo­nes de pa­los su­man, pe­ro no se pue­den so­bre­di­men­sio­nar, no son su­fi­cien­tes pa­ra re­cu­pe­rar me­dio país afec­ta­do por seis dé­ca­das de con­flic­to”.

Bap­tis­te y Bo­te­ro coin­ci­den en que los da­ños re­ver­si­bles po­drán mi­ti­gar­se al ca­bo de 25 o 30 años, ha­brá otros, co­mo los oca­sio­na­dos por el de­rra­ma­mien­to de cru­do, que nun­ca po­drán re­cu­pe­rar­se.

Sin em­bar­go, Bo­te­ro es pe­si­mis­ta, por­que a esa can­ti­dad de tiem­po agre­ga el pla­zo en el cual el Es­ta­do pue­da uni­fi­car sus cri­te­rios de aten­ción te­rri­to­rial, en la que los go­bier­nos na­cio­nal, re­gio­na­les, lo­ca­les ha­blen el mis­mo len­gua­je, su­ma­do a que ha­ya la in­ver­sión ne­ce­sa­ria, por lo que po­dría tar­dar, in­clu­so, si­glos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.