Me­de­llín tie­ne el 26 % de los te­le­tra­ba­ja­do­res del país

En Colombia hay 95.439 per­so­nas la­bo­ran­do en es­ta mo­da­li­dad, que no exi­ge la pre­sen­cia de los em­plea­dos en las em­pre­sas y se ejer­ce por me­dios di­gi­ta­les.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por GUS­TA­VO OSPINA ZA­PA­TA

El teletrabajo, que con­sis­te en laborar des­de el lu­gar de re­si­den­cia o un es­pa­cio di­fe­ren­te a la ofi­ci­na sin des­pla­zar­se a la em­pre­sa, es una mo­da­li­dad de em­pleo que ca­da vez se im­po­ne más en la so­cie­dad y en la que Me­de­llín se des­ta­ca en Colombia, pues en so­lo cua­tro años (2012 a 2016) mul­ti­pli­có por 8 el nú­me­ro de te­le­tra­ba­ja­do­res, al pa­sar de 2.850 a 25.081 per­so­nas que ejer­cen sus car­gos a dis­tan­cia.

En el país se re­gis­tra un cre­ci­mien­to del 202 %, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio del Mi­nis­te­rio de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y la In­for­ma­ción, Min­tic.

“Ca­da vez ha­brá más per­so­nas tra­ba­jan­do de es­ta ma­ne­ra, y lo di­go por­que ten­go un blog con más de 3.500 per­so­nas, la ma­yo­ría pre­gun­tan­do que dón­de hay for­ma de ejer­cer el teletrabajo”, afir­ma Her­layn­ne Se­gu­ra, una pio­ne­ra del te­ma en Me­de­llín.

La evo­lu­ción del teletrabajo en Colombia la de­mues­tran las ci­fras del Min­tic. Mien­tras en 2012 ha­bía 31.553 te­le­tra­ba­ja­do­res y en 2014, 39.767, en la ac­tua­li­dad son 95.439, que si se ubi­ca­ran en un lu­gar, abar­ca­rían los cas­cos ur­ba­nos de los mu­ni­ci­pios de Guar­ne y Ma­ri­ni­lla o lle­na­rían dos ve­ces el es­ta­dio de Me­de­llín.

En Bogotá, en 2012, ha­bía 23.485 te­le­tra­ba­ja­do­res. En 2014 se lle­gó a 30.335 y en 2016 la ci­fra era de 58.848 per­so­nas.

El cre­ci­mien­to obe­de­ce a que tan­to em­plea­do­res co­mo em­plea­dos en­tien­den los be­ne­fi­cios, se­ña­la el mi­nis­tro de las TIC, David Lu­na, que aca­ba de pu­bli­car un in­for­me so­bre el im­pac­to de es­ta mo­da­li­dad la­bo­ral pa­ra la economía.

“Los em­pre­sa­rios sien­ten una dis­mi­nu­ción de costos ope­ra­cio­na­les (costos fi­jos, re­cur­sos, plan­ta fí­si­ca y pues­tos de tra­ba­jo) del 47%; au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad del 47%, y au­men­to de la efi­cien­cia de los pro­ce­sos, en un 37%”, de­ta­lla Lu­na, cu­ya car­te­ra pro­mue­ve la in­no­va­ción.

Aña­de que “los em­plea­dos per­ci­ben que el teletrabajo los be­ne­fi­cia con ca­li­dad de vi­da y aho­rro de tiem­po en los des­pla­za­mien­tos”.

Me­de­llín, con ven­ta­ja

La ca­pi­tal an­tio­que­ña re­gis­tra mu­chos avan­ces en el te­ma, pues en 2014 te­nía 4.574 te­le­tra­ba­ja­do­res. En so­lo dos años su­mó más de 20.000 per­so­nas, cons­ti­tu­yén­do­se en la se­gun­da ciu­dad con más po­bla­ción en es­ta mo­da­li­dad la­bo­ral des­pués de Bogotá, que con­cen­tra el 58 % del to­tal.

Los 25.081 de Me­de­llín equi­va­len a la po­bla­ción de un mu­ni­ci­pio co­mo San­ta Fe de An­tio­quia.

Pa­ra el vi­ce­mi­nis­tro de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción ( TI), Daniel Quin­te­ro, el cre­ci­mien­to de Me­de­llín la con­vier­te en una ciu­dad lí­der del teletrabajo.

Una de las pio­ne­ras

Una de las pri­me­ras per­so­nas que en la ca­pi­tal an­tio­que­ña em­pe­zó a te­le­tra­ba­jar es la pe­rio­dis­ta Her­layn­ne Se­gu­ra, que cuan­do se con­vir­tió en ama de ca­sa y ma­dre, en­ten­dió que le se­ría muy di­fí­cil ejer­cer su pro­fe­sión y a la vez aten­der bien a sus hi­jos, hoy con 8 y 10 años ca­da uno.

En 2003, cuan­do en la ciu­dad prác­ti­ca­men­te no se ha­bla­ba del te­ma, Her­layn­ne lle­gó de Es­pa­ña, don­de hi­zo una maes­tría en co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal. Allí, ade­más de apren­der las tec­no­lo­gías vir­tua­les, que son esen­cia­les pa­ra el teletrabajo, co­no­ció a una pro­fe­so­ra es­pa­ño­la y a otra ar­gen­ti­na que ha­cían in­ves­ti­ga­cio­nes de teletrabajo, un tér­mino que le im­pac­tó por­que le in­di­ca­ba una so­lu­ción a lo que ella pro­yec­ta­ba pa­ra su vi­da.

“En Me­de­llín ha­bía gen­te que ha­cía teletrabajo sin sa­ber­lo. Te­nían pla­ta­for­mas pa­ra ven­der pro­duc­tos o rea­li­zar una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, pe­ro no sa­bían el im­pac­to que po­día te­ner lo que rea­li­za­ban”, re­la­ta Her­layn­ne, que mon­tó su ofi­ci­na en un apar­ta­men­to en El Po­bla­do. Allí tie­ne un es­tu­dio de 2,5 por 3 me­tros, con compu­tador y bi­blio­te­ca, des­de don­de rea­li­za su la­bor. A ve­ces se sa­le al bal­cón, lo que le da un se­gun­do ai­re pa­ra tra­ba­jar con más en­tu­sias­mo.

“El teletrabajo es desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de ma­ne­ra re­mo­ta y pue­de ejer­cer­se co­mo em­plea­do de una com­pa­ñía o de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te”, di­ce Her­layn­ne, que pres­ta servicios de do­cen- cia y ase­so­rías de tra­ba­jos de gra­do y pos­gra­dos en las uni­ver­si­da­des de An­tio­quia y Pontificia Bo­li­va­ria­na.

Fal­ta más im­pac­to

Pe­ro las ci­fras de cre­ci­mien­to del teletrabajo en Me­de­llín aún no sa­tis­fa­cen a gre­mios co­mo el del co­mer­cio.

De 500.000 em­pleos que ge­ne­ra es­te sec­tor de la economía en la ciu­dad, so­lo 5.000 ejer­cen teletrabajo (1 %), una ci­fra que el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fe­nal­co, Ser­gio Ig­na­cio So­to, con­si­de­ra ba­ja pa­ra lo que po­dría apor­tar­le es­ta mo­da­li­dad al desa­rro­llo eco­nó­mi­co, la mo­vi­li­dad y el me­dio am­bien­te.

“El teletrabajo aún lo veo in­ci­pien­te, es muy ba­jo el in­di­ca­dor, a sa­bien­das de que es una gran so­lu­ción pa­ra bus­car más in­gre­sos familiares y con­tri­buir al pro­ble­ma gra­ve de mo­vi­li­dad que vi­ve el Va­lle de Abu­rrá”, se­ña­la.

Se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio del De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca -Da­ne-, en Me­de­llín y el Va­lle de Abu­rrá hay 1’706.914 per­so­nas ocu­pa­das o con em­pleo. La ta­sa de des­em­pleo es del 9.4 %. Los sec­to­res eco­nó­mi­cos con ma­yor can­ti­dad de ocu­pa­dos son el co­mer­cio, ho­te­les y res­tau­ran­tes (28.9%); servicios co­mu­na­les, so­cia­les y per­so­na­les (20.3%); in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra (20.1%); ac­ti­vi­da­des in­mo­bi­lia­rias (11.7%); transporte y almacenamiento (7.8%); cons­truc­ción (7.7%), y otros 3.5 %.

Pa­ra Ser­gio Ig­na­cio So­to, en to­dos los sec­to­res es via­ble el teletrabajo: “Es una al­ter­na­ti­va pa­ra ba­jar los ín­di­ces de des­em­pleo y me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad. En el co­mer­cio se­rá muy im­por­tan­te, por­que es­ta­mos cre­cien­do en for­ma ex­po­nen­cial en el co­mer­cio elec­tró­ni­co, que es vir­tual y

no re­quie­re pre­sen­cia; y creo que ca­da vez ha­brá más al­ter­na­ti­vas en la in­dus­tria y en las en­ti­da­des pú­bli­cas”, sub­ra­ya So­to, quien ve el teletrabajo co­mo una op­ción de in­clu­sión la­bo­ral pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, mo­vi­li­dad re­du­ci­da u otra li­mi­ta­ción fí­si­ca. Des­ta­ca que en las uni­ver­si­da­des tam­bién es no­ta­ble el avan­ce.

Ci­trix, una mul­ti­na­cio­nal que su­mi­nis­tra tec­no­lo­gías de in­for­má­ti­ca, se­ña­la, en un es­tu­dio, que las nue­vas tec­no­lo­gías ha­cen posible ha­cer el tra­ba­jo des­de cual­quier lu­gar, lo que ge­ne­ra aho­rro de tiem­po y di­ne­ro al em­plea­dor; y al em­plea­do, la po­si­bi­li­dad de eje­cu­tar el tra­ba­jo con ma­yor ra­pi­dez y efi­cien­cia.

En un mun­do de nú­me­ros y ci­fras, el teletrabajo exi­ge im­ple­men­tar cro­no­gra­mas, de­ta­lles de ac­ti­vi­da­des por rea­li­zar, in­di­ca­do­res de ges­tión acor­da­dos en con­jun­to pa­ra me­dir re­sul­ta­dos y aho­rro en servicios pú­bli­cos, es­ta­cio­nes de em­pleo, ofi­ci­nas y de­más gas­tos em­pre­sa­ria­les en que se in­cu­rre con la mo­da­li­dad pre­sen­cial.

Por la in­clu­sión

En el te­ma de la in­clu­sión es no­ta­ble el ca­so de Car­los Ma- cha­do, un bo­ya­cen­se que su­fre de pa­ra­ple­jia y ha po­di­do ge­ne­rar sus in­gre­sos gra­cias al teletrabajo. Ma­cha­do es pro­fe­sio­nal de las co­mu­ni­ca­cio­nes y ejer­ce co­mo in­de­pen­dien­te.

“Yo veo el teletrabajo co­mo otra for­ma de in­clu­sión so­cial, pues de al­gu­na ma­ne­ra hay ac­ti­vi­da­des que las per­so­nas con li­mi­ta­cio­nes no po­de­mos ejer­cer y te­ne­mos que bus­car op­cio­nes”, se­ña­la Ma­cha­do, que es con­sul­tor so­bre el te­ma.

Es­te hom­bre ha­ce par­te de un equi­po in­ter­na­cio­nal de per­so­nas que ela­bo­ran con­te­ni­dos pe­rio­dís­ti­cos, lla­ma­da Te­le­work, y tam­bién brin­da ase­so­rías vir­tua­les.

“Fal­ta que las em­pre­sas crean más en los que ha­ce­mos teletrabajo, no creer que no ha­ce­mos na­da y por eso no nos den opor­tu­ni­da­des”, di­ce.

Apor­te a la mo­vi­li­dad

Ana­li­zan­do las 1’706.914 per­so­nas em­plea­das en el Va­lle de Abu­rrá, se en­tien­de que 25.081 te­le­tra­ba­ja­do­res no re­pre­sen­tan ni el 2 % del to­tal, lo que exi­ge más es­fuer­zos si se quie­re apor­tar a los asun­tos que más han mo­ti­va­do, en los úl­ti­mos me­ses, el es­tí­mu­lo a es­ta mo­da­li­dad de tra­ba­jo: la mo­vi­li­dad y la con­ta­mi­na­ción.

In­clu­so, en­tre las so­lu­cio­nes plan­tea­das a es­tos pro­ble­mas el teletrabajo es­tá a la par con el uso del sistema de transporte pú­bli­co, la bi­ci­cle­ta, la no ta­la de ár­bo­les y op­ti­mi­zar el uso del vehícu­lo.

Se­gún el Área Me­tro­po­li­ta­na, en el Va­lle de Abu­rrá hay 710.186 mo­tos, 546.768 au­to­mó­vi­les y 40.000 ta­xis que, en con­jun­to, ha­cen 5’600.000 viajes dia­rios, ca­si cua­tro por uni­dad.

Es de­cir, las 25.081 per­so­nas que te­le­tra­ba­jan aho­rran cer­ca de 100.000 viajes día. Por eso, ade­más de in­cen­ti­var el teletrabajo, el Área Me­tro­po­li­ta­na lo pro­mue­ve en los diez mu­ni­ci­pios de la re­gión.

“Co­mo au­to­ri­dad am­bien­tal, nos to­ca ser res­pon­sa­bles con el ai­re, y el teletrabajo, ade­más de ser una op­ción pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de mu­chas amas de ca­sa y pa­dres de fa­mi­lia, evi­ta que ha­ya más ca­rros ro­dan­do, im­pac­tan­do la mo­vi­li­dad y apor­tan­do a la con­ta­mi­na­ción”, se­ña­la Víctor Pie­drahí­ta, sub­di­rec­tor de Pla­nea­ción del Área.

Su en­ti­dad, pa­ra pro­mo­ver la sos­te­ni­bi­li­dad, es­ti­mu­la el teletrabajo a tra­vés de ca­pa­ci­ta­ción y acom­pa­ña­mien­to, tan­to en en­ti­da­des pú­bli­cas co­mo en em­pre­sas pri­va­das.

“Va­mos a ha­cer un plan pa­ra es­ta­ble­cer me­tas a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo con el Mi­nis­te­rio de las TIC en el Va­lle de Abu­rrá, acom­pa­ñan­do lo que ya es­tá ha­cien­do Me­de­llín y ar­ti­cu­lán­do­lo en los otros nue­ve mu­ni­ci­pios de la re­gión”, afir­ma el di­rec­tor del Área M., Eu­ge­nio Prie­to So­to. Con­fir­ma que en su en­ti­dad hay 12 te­le­tra­ba­ja­do­res y 26 em­plea­dos pos­tu­la­dos pa­ra in­gre­sar es­te año.

Pac­to de 16 en­ti­da­des

Re­cien­te­men­te, du­ran­te la vi­si­ta del vi­ce­mi­nis­tro de TIC, Daniel Quin­te­ro, 16 en­ti­da­des, in­clui­das el Área Me­tro­po­li­ta­na, la Con­tra­lo­ría de An­tio­quia, las al­cal­días de la su­bre­gión, Ru­ta N y va­rias em­pre­sas pri­va­das, fir­ma­ron un pac­to por el teletrabajo que se es­pe­ra se re­fle­je en he­chos reales y con­cre­tos.

El te­mor es que hay te­le­tra­ba­ja­do­res que no han po­di­do ejer­cer de­bi­do a que las em­pre­sas no lo per­mi­ten. Así lo na­rra Ol­ga Marín, exem­plea­da de un ban­co, quien de­bió re­nun­ciar por­que le exi­gían asis­tir a la em­pre­sa cuan­do el con­tra­to era di­fe­ren­te.

“Un gru­po de per­so­nas y yo fir­ma­mos con la Ge­ren­cia un con­tra­to adi­cio­nal pa­ra ha­cer teletrabajo, a ve­ces por días o a ve­ces por ho­ras, mez­clan­do tra­ba­jo pre­sen­cial y vir­tual, pe­ro la je­fe in­me­dia­ta no lo per­mi­tió, nos exi­gía asis­tir a la em­pre­sa, y tu­ve que ele­gir en­tre criar a mis dos hi­jos o tra­ba­jar y pre­fe­rí re­nun­ciar”, re­la­ta es­ta ma­dre de 42 años, que se desem­pe­ña­ba en el área de ven­tas.

In­clu­so, en el mis­mo ban­co, ase­gu­ra ella, hay una uni­dad que sí ha­ce tra­ba­jo vir­tual, por­que el je­fe sí lo per­mi­te, con­fía en las per­so­nas y en el tra­ba­jo por me­tas y ob­je­ti­vos.

Her­layn­ne Se­gu­ra con­fir­ma que hay te­mor de mu­chos je­fes a que el te­le­tra­ba­ja­dor se ocu­pe en co­sas dis­tin­tas a su la­bor, pe­ro hoy en día hay mu­chas for­mas de ve­ri­fi­car que la per­so­na es­té co­nec­ta­da y se pue­dan co­mu­ni­car con ella de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

Se­gún el es­tu­dio de Min­Tic, el canal de co­mu­ni­ca­ción más fre­cuen­te en­tre el te­le­tra­ba­ja­dor y la em­pre­sa es la te­le­fo­nía mó­vil, con el 70 %; la vi­deo­con­fe­ren­cia es el 26 % y otros el 4 %.

A ni­vel le­gal, la Ley 1221 re­gu­la el teletrabajo en el país. Di­cha nor­ma lo de­fi­ne co­mo “una for­ma de or­ga­ni­za­ción la­bo­ral, que se da en el mar­co de un con­tra­to de tra­ba­jo o de una re­la­ción la­bo­ral de­pen­dien­te, que con­sis­te en el desem­pe­ño de ac­ti­vi­da­des re­mu­ne­ra­das, uti­li­zan­do co­mo so­por­te las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción pa­ra el con­tac­to en­tre el tra­ba­ja­dor y em­plea­dor, sin re­que­rir­se la pre­sen­cia fí­si­ca del tra­ba­ja­dor en un si­tio es­pe­cí­fi­co de tra­ba­jo”.

La ley, to­da vez que con­ci­be el teletrabajo co­mo una opor­tu­ni­dad de em­pleo pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, em­ba­ra­za­das y lac­tan­tes o una for­ma de pro­tec­ción pa­ra per­so­nas ame­na­za­das, ga­ran­ti­za que los con­tra­tos se ri­jan por el ar­tícu­lo 39 del Có­di­go Sus­tan­ti­vo del Tra­ba­jo y la Se­gu­ri­dad So­cial. Un te­le­tra­ba­ja­dor tie­ne los mis­mos de­re­chos que uno pre­sen­cial, pe­ro el con­tra­to de­be ser cla­ro.

La ley se­ña­la que los con­tra­tos de­ben de­ter­mi­nar días y ho­ra­rios en que el te­le­tra­ba­ja­dor rea­li­za­rá sus ac­ti­vi­da­des, pa­ra de­li­mi­tar cla­ra­men­te las res­pon­sa­bi­li­da­des con las ARL (Ad­mi­nis­tra­do­ras de Riesgos La­bo­ra­les)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.