El Cha­gua­lo, de ta­lle­res a Dis­tri­to

En es­ta zo­na y en Se­vi­lla, an­tes per­mea­dos por pro­ble­má­ti­cas so­cia­les, in­ter­ven­drán 170

El Colombiano - - METRO - Por VÍCTOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C. MANUEL SAL­DA­RRIA­GA Y CORTESÍA

El so­ni­do de los mar­ti­llos no al­can­za a opa­car el run- run de los mo­to­res que se mez­cla con la mú­si­ca de un pu­ña­do de ba­res que sue­na des­de el me­dio­día y has­ta la ma­dru­ga­da. En el Cha­gua­lo de hoy, co­mo en el de ayer, los vi­si­tan­tes en­cuen­tran el arre­glo y los re­pues­tos pa­ra sus ca­rros, he­rra­mien­tas pa­ra cons­truc­ción, pintura y se to­man un tra­go de li­cor.

A me­nos de 500 me­tros de ese mun­do de co­mer­cio, des­or­de­na­do y qui­zá hos­til, es­tá Ru­ta N, sím­bo­lo de la in­no­va­ción de esa Me­de­llín que bus­ca trans­for­ma­ción y pro­gre­so.

Las con­ver­sa­cio­nes en in­glés ya no sor­pren­den. De la co­ti­dia­ni­dad de ese ba­rrio, en el que con­flu­yen los es­tra­tos 2, 3 y 4 y que mar­ca el fi­nal del cen­tro y el ini­cio del nor­te de la ciu­dad, ha­cen par­te de­ce­nas de ex­tran­je­ros que ca­mi­nan por las ace­ras, jo­via­les, tran­qui­los, se­du­ci­dos por un sistema de transporte que mar­cha al rit­mo de bu­ses li­ge­ros, me­tro y es­ta­cio­nes de prés­ta­mo gra­tui­to de bi­ci­cle­tas.

Jun­to a los grin­gos, por las ace­ras—an­tes a me­dio po­ner y pre­ca­rias, aho­ra ado­qui­na­das y có­mo­das—ca­mi­nan, apu­ra­dos, los es­tu­dian­tes de la cen­te­na­ria Uni­ver­si­dad de An­tio­quia y en un me­nor nú­me­ro, aun­que con igual pri­sa, los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud del San Vi­cen­te Fun­da­ción, Po­li­clí­ni­ca y la León XVIII.

Mu­cha­chos, cuan­do más de 30 años, nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, quie­nes re­co­rren a dia­rio El Cha­gua­lo, des­co­no­cen su pa­sa­do: ba­jo la luz del sol, me­cá­ni­cos, obre­ros y bu­ses de rui­do­sos mo­to­res y hu­mo ne­gro sa­lién­do­les por los mo­fles; de no­che, pros­ti­tu­tas, dro­gas y al­cohol.

La trans­for­ma­ción se vie­ne

El nue­vo Cha­gua­lo es­tá so­bre el pa­pel des­de ha­ce una dé­ca­da. Es uno de los pla­nes par­cia­les que se pro­pu­sie­ron an­te­rio­res ad­mi­nis­tra­cio­nes de Me­de­llín y con­tem­pla la re­no­va­ción del nor­te de la ciu­dad.

Esa trans­for­ma­ción ini­ció con la cons­truc­ción de los par­ques Los De­seos (2003) y Ex­plo­ra (2007), dos equi­pa­mien­tos que con­flu­yen con el Jar­dín Bo­tá­ni­co, el Pla­ne­ta­rio y el Par­que Nor­te, em­be­lle­ci­dos pa­ra que con­ju­ga­ran ar­mo­nio­sa­men­te en una zo­na que es aho­ra atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de la ciu­dad.

Ca­ra­bo­bo Nor­te, co­mo se le ha lla­ma­do a ese es­pa­cio de en­tre­te­ni­mien­to con in­gre­dien­tes de co­no­ci­mien­to, se com­ple­men­tó con Ru­ta N, que ha­ce par­te de un pro­gra­ma pú­bli­co que abrió sus puer­tas en el año 2009 y que tu­vo en­tre sus ob­je­ti­vos al­ber­gar a em­pre­sas e in- ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros.

En cin­co años, ese com­ple­jo ha re­ci­bi­do 172 em­pre­sas en­tre lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les y ge­ne­ró 3.164 em­pleos, que se­gún sus di­rec­ti­vas, son de ca­li­dad, es de­cir, for­ma­les y bien re­mu­ne­ra­dos, “con sa­la­rios pro­me­dio de 4 mi­llo­nes de pe­sos”.

Ade­más, re­ve­lan la ca­pa­ci­dad de re­ci­bir uni­da­des de ne­go­cio e in­ver­sio­nis­tas que se quie­ran asen­tar allí, pe­ro es­tá al lí­mi­te y por ello hay 28 em­pre­sas en lis­ta de es­pe­ra.

El mo­de­lo, que con­si­de­ran sus di­rec­ti­vas exi­to­so, lo quie­ren ex­pan­dir por la zo­na, in­te­gra­da por ba­rrios co­mo Cha­gua­lo, Se­vi­lla, Je­sús Na­za­reno y San Pe­dro.

Así avan­za el pro­ce­so

Pau­li­na Vi­lla li­de­ra el pro­yec­to de trans­for­ma­ción al que se le dio el nom­bre de Dis­tri­to de In­no­va­ción, pa­ra desa­rro­llar­se en los pró­xi­mos 12 años, y el cual con­tem­pla la cons­truc­ción de la se­gun­da par­te de Ru­ta N y otros edi­fi­cios de vi­vien­das y ofi­ci­nas, ade­más de es­pa­cio pú­bli­co.

“Es­te es un pro­yec­to pio­ne­ro en la ciu­dad que re­quie­re de un pen­sa­mien­to muy abier­to por par­te de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, pri­va­das y la co­mu­ni­dad. Es­te es un pro­ce­so de re­no­va­ción eco­nó­mi­ca, li­de­ra­do por Ru­ta N, y que re­quie­re que se trans­for­me fí­si­ca­men­te un te­rri­to­rio”, di­ce.

El pri­mer hi­to del plan de re­no­va­ción que pre­ten­de la in­ter­ven­ción de 172 hec­tá­reas y la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar 1 mi­llón 500.000 me­tros cua­dra­dos y la cons­truc­ción de 154 pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios, se­gún Vi­lla, fue la fir­ma de un con­ve­nio pa­ra la via­bi­li­dad del Dis­tri­to.

“Los pro­ce­sos de re­no­va­ción ur­ba­na en la ciu­dad, que han si­do po­cos, se lle­van a ca­bo cuan­do el mu­ni­ci­pio le en­tre­ga a la Em­pre­sa de Desa­rro­llo Ur­bano (EDU) la in­ten­ción (el pro­yec­to) y ellos ha­cen el res­to (com­pras de pre­dio e in­ter­ven­cio­nes)”, anotó.

Otro lo­gro del pro­ce­so de trans­for­ma­ción o Dis­tri­to es el con­ve­nio de coope­ra­ción sus­cri­to en fe­bre­ro pa­sa­do por Ru­ta N y el Ban­co Mun­dial pa­ra ma­te­ria­li­zar las pro­pues­tas de in­ver­sio­nis­tas que quie­ran es­ta­ble­cer­se allí.

“Un in­ver­sio­nis­ta o cual­quier ciu­da­dano o em­pre­sa­rio tie­ne un vehícu­lo pa­ra ha­cer al­go en el te­rri­to­rio y que es ro­bus­to, pues es una alian­za en­tre la EDU y la Al­cal­día de Me­de­llín que tie­ne go­ber­nan­za, es­tá re­gla­men­ta­da y vi­gen­te por 12 años”, apun­tó Vi­lla.

Si­gue lo más com­ple­jo

La zo­na que se in­ter­ven­drá, se es­ti­ma, es ha­bi­ta­da por 10.000 per­so­nas. El 60 por cien­to es re­si­den­cial y el 40 por cien­to res­tan­te tie­ne usos co­mer­cia­les, in­dus­tria­les y edu­ca­ti­vos.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Ru­ta N, las vo­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas hoy del te­rri­to­rio se di­vi­den en un 48,1 por cien­to co­mer­cial, 32,2 por cien­to de servicios y 17,6 in­dus­trial, el res­to es de uni­da­des de re­ci­cla­je y otros usos.

Los pro­mo­to­res del Dis­tri­to son en­fá­ti­cos en afir­mar que es­te pro­ce­so se­rá di­fe­ren­te a otros, trau­má­ti­cos, co­mo el de Na­ran­jal, don­de la opo­si­ción de al­gu­nos co­mer­cian­tes a ser re­ubi­ca­dos ha si­do fé­rrea.

Car­los Ren­dón tra­ba­ja ha­ce 17 años en un ta­ller de pintura que exis­te ha­ce 20 años en Cha­gua­lo. Aun­que lo en­tu­sias­ma la idea de la re­no­va­ción en la zo­na, te­me por lo que pue­da su­ce­der con su em­pleo.

“Es­to es muy des­or­ga­ni­za­do por acá. Los ca­rros se par­quean en cual­quier par­te pa­ra que los me­cá­ni­cos le tra­ba­jen y ha­ce ta­co. No hay or­den, es un caos”, co­men­ta.

Ren­dón cuen­ta que la in­for­ma­ción que ha re­ci­bi­do so­bre la trans­for­ma­ción es es­ca­sa, pe­ro re­sal­ta que la zo­na ha me­jo­ra­do de 15 años a hoy.

Esa mis­ma in­quie­tud, en el sen­ti­do de que no ha re­ci­bi­do la su­fi­cien­te in­for­ma­ción de lo que se­rá en el cor­to pla­zo su ba­rrio, di­ce sen­tir Andrea Ro­mán, pro­pie­ta­ria de una ca­fe­te­ría en el ba­rrio Cha­gua­lo, so­bre ple­na ave­ni­da Fe­rro­ca­rril.

“Có­mo nos van a qui­tar la fuen­te de em­pleo”, cues­tio­na, sin co­no­cer de­ta­lles de la re­no­va­ción y so­lo con la pre­mi­sa de que “me con­ta­ron que nos van a sa­car a to­dos”.

FO­TOS

Has­ta hoy, Ru­ta N tie­ne tres pre­dios a su dis­po­si­ción, uno don­de cons­trui­rá su se­gun­da par­te y dos más que los pro­pie­ta­rios en­tre­ga­ron pa­ra que sean ne­go­cia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.