De In­no­va­ción

Hec­tá­reas pa­ra cons­truir edi­fi­cios de vi­vien­das y ofi­ci­nas.

El Colombiano - - METRO -

“No creo en eso de la re­ubi­ca­ción. Aquí lle­vo 15 años y pa­ra que lle­guen los clien­tes que he ga­na­do en ese tiem­po a otro lu­gar es muy di­fí­cil”, aña­de.

La po­bla­ción de los ba­rrios im­pac­ta­dos por el pro­yec­to de trans­for­ma­ción es otro lo­gro pa­ra Ru­ta N, ase­gu­ra Vi­lla.

“Los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción pro­fun­da, siem­pre ge­ne­ran re­sis­ten­cia. La gen­te se pre­gun­ta: qué pa­sa­rá con­mi­go, mi ca­sa, mi ne­go­cio, o con mi fa­mi­lia, gen­te que lle­va vi­vien­do to­da la vi­da ahí”, acep­ta Vi­lla.

No obs­tan­te, con­si­de­ra que han pues­to en mar­cha un plan de apro­xi­ma­ción a la co­mu­ni­dad: “Es­tu­vie­ron in­clui­dos en el di­se­ño del Dis­tri­to y con la im­ple­men­ta­ción ac­ti­va­mos otros pro­gra­mas”.

Los res­tau­ran­tes son una de las uni­da­des de ne­go­cio más co­mu­nes en la zo­na del Dis­tri­to: 302 es­ta­ble­ci­mien­tos, se­gún el cen­so rea­li­za­do por Ru­ta N, y de acuer­do con Vi­lla, la ma­yo­ría ar­te­sa­na­les y si­mi­la­res.

“A la zo­na lle­gan per­so­nas de mu­chas par­tes del mun­do y vi­mos que no con­su­men en los res­tau­ran­tes del Dis­tri­to, que son de co­mi­da ca­se­ra, al­muer­zo eje­cu­ti­vo, no ha­bía va­rie­dad en la ofer­ta. Las per­so­nas que es­tán lle­gan­do a tra­ba­jar aquí de­man­dan va­rie­dad, co­mi­da sa­na, otros sa­bo­res”, apun­ta y agre­ga que de esa ma­ne­ra na­ció Co­ci­na Abier­ta, un pro­gra­ma que arran­có ha­ce un año con 55 res­tau­ran­tes, pe­ro que con­clu­yó con tan so­lo con sie­te.

El res­tau­ran­te Ve­ge­ta­rian, crea­do por Be­la López y Jor­ge Ospina, fue uno de los in­clui­dos en el pro­ce­so. Era un pe­que­ño lo­cal y aho­ra es­tá en una ca­so­na de Se­vi­lla. Su me­nú es ex­clu­si­vo e in­cre­men­ta­ron las ven­tas en un 23 por cien­to lue­go del acom­pa­ña­mien­to de Ru­ta N.

“A me­di­da que nos ca­pa­ci­ta­mos, ga­na­mos más. Su­pe­ra­mos pro­ble­mas co­mo la in­for­ma­li­dad y aho­ra pa­ga­mos im­pues­tos y te­ne­mos em­plea­dos de­bi­da­men­te con­tra­ta­dos”, ase­ve­ra López.

Pe­ro, si bien se sien­te com­pla­ci­da con los re­sul­ta­dos, a es­ta em­pren­de­do­ra mu­jer le preo­cu­pa la trans­for­ma­ción de la zo­na: “no sé qué va­ya a pa­sar con la ca­sa, si el pro­pie­ta­rio la ven­da y ter­mi­ne­mos sien­do una es­pe­cie de des­pla­za­dos. Mis ve­ci­nos tam­bién tie­nen in­cer­ti­dum­bre”, aco­ta.

An­drés Uri­be, en­car­ga­do del pro­yec­to por par­te de la EDU, afir­ma que por el mo­men­to el pro­ce­so es­tá en fa­se de es­truc­tu­ra­ción y con­clu­ye que el Me­tro pu­so a dis­po­si­ción desa­rro­llos en al­gu­nos pre­dios de su pro­pie­dad o pú­bli­cos al in­te­rior de la zo­na de in­ter­ven­ción.

Mien­tras Uri­be y Vi­lla con­ti­núan pla­ni­fi­can­do los nue­vos Cha­gua­lo y Se­vi­lla, en esos ba­rrios no de­jan de so­nar las pis­to­las de sol­da­du­ra y los mo­to­res de los ca­rros. La trans­for­ma­ción ya co­men­zó, pe­ro mu­chos ni se per­ca­tan y so­lo es­pe­ran que, qui­zá, les lle­gue el mo­men­to...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.