AP­PLE VIE­NE A WAS­HING­TON

El Colombiano - - OPINIÓN - Por NA­TA­LIE HOPKINSON re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El cam­bio sin res­pe­to por el pa­sa­do es per­ni­cio­so. Las his­to­rias so­bre las vi­das aquí son el re­cur­so más pre­cio­so que te­ne­mos.

El mes pa­sa­do ha­blé so­bre có­mo au­to­res lo­ca­les co­mo yo uti­li­za­mos “lu­gar” en nues­tro tra­ba­jo. La Bi­blio­te­ca Car­ne­gie, una bri­llan­te es­truc­tu­ra Beau­xArts re­ga­la­da a la ciu­dad ha­ce un si­glo por el in­dus­tria­lis­ta An

drew Car­ne­gie — se ha con­ver­ti- do en el más re­cien­te sím­bo­lo de los tiem­pos abur­gue­san­tes de Was­hing­ton: Ap­ple lan­zó re­cien­te­men­te los pla­nes pa­ra con­ver­tir el edi­fi­cio, por mu­cho tiem­po un es­pa­cio cí­vi­co, en una lu­jo­sa tien­da.

La ciu­dad mis­ma, co­mo la Bi­blio­te­ca Car­ne­gie, es­tá con­si­guien­do un nue­vo sistema ope­ra­ti­vo. En la más re­cien­te ac­tua­li­za­ción, los ha­bi­tan­tes son más blan­cos, más ri­cos, más co­nec­ta­dos. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso pa­ra el sen­ti­do de lu­gar aquí?

Des­de la Gue­rra Ci­vil, la ciu­dad ha si­do una me­ca, un fa­ro pa­ra los ne­gros co­mo yo, en bus­ca de li­ber­tad y opor­tu­ni­dad. Des­pués de ca­si dos dé­ca­das de in­ver­sión de­sen­fre­na­da y un in­flu­jo de nue­vos ha­bi­tan­tes, es­ta­mos tra­tan­do de des­ci­frar quié­nes so­mos. Los re­si­den­tes ne­gros si­guen sien­do el gru­po ét­ni­co más gran­de de la ciu­dad, pe­ro los re­cién lle­ga­dos es­tán cam­bian­do drás­ti­ca­men­te la cul­tu­ra.

¿Qué es lo que aho­ra de­fi­ne a Was­hing­ton pa­ra las ca­si 700.000 per­so­nas que lla­man ho­gar a la ciu­dad fue­ra de la som­bra de los mo­nu­men­tos, el Ca­pi­to­lio y la Ca­sa Blan­ca? ¿So­mos una ex­pe­rien­cia de co­mer­cio blan­ca es­té­ril y ex­tra­ña­men­te ale­gre?

Re­cien­te­men­te, des­pués de una reunión en el cen­tro de la ciu­dad, es­ta­ba ca­mi­nan­do cer­ca de la an­ti­gua se­de del Was­hing­ton Post, don­de tra­ba­jé du­ran­te años. La es­qui­na de las ca­lles 15 y L en el No­roes­te, una in­ter­sec­ción que una vez co­no­cí bien, se ha­bía re­du­ci­do a es­com­bros en pre­pa­ra­ción pa­ra otra nueva cons­truc­ción. Ya no co­no­cía la iz­quier­da o la de­re­cha. Tu­ve que pa­rar a al­guien a pe­dir di­rec­cio­nes.

La no­ve­lis­ta Ma­ri­ta Gol­den, otra pa­ne­lis­ta de la Bi­blio­te­ca Car­ne­gie, tie­ne un nue­vo li­bro, “La Am­plia Cir­cun­fe­ren­cia del Amor”, que ha en­con­tra­do la me­tá­fo­ra co­rrec­ta pa­ra es­ta des­orien­ta­ción: la men­te de uno de sus per­so­na­jes es­tá sien­do con­su­mi­da por alz­héi­mer mien­tras Was­hing­ton pa­sa por su trans­for­ma­ción. Cuan­do él ca­mi­na por la ca­lle en la es­qui­na de 14 yU y ve nue­vos con­do­mi­nios al­tos y gen­te blan­ca, no sa­be de­cir si su men­te lo es­tá en­ga­ñan­do.

Los re­si­den­tes blan­cos de ha­ce mu­cho tiem­po tam­bién es­tán lu­chan­do pa­ra iden­ti­fi­car­se con el lu­gar.

Es ver­dad. Ya no tra­to de in­tro­du­cir a los pea­to­nes a las ami­ga­bles cos­tum­bres de mi ba­rrio. Cla­ro es­tá que el cam­bio es lo más or­gá­ni­co de las ciu­da­des. La re­no­va­ción y el cre­ci­mien­to son emo­cio­nan­tes -son la ra­zón por la que mu­chos de no­so­tros, mi fa­mi­lia se in­clu­ye, aguan­ta­mos las mu­chas in­dig­ni­da­des e in­con­ve­nien­cias de la vi­da ci­ta­di­na, vi­vir tan cer­ca de los de­más hu­ma­nos.

Pe­ro el cam­bio sin res­pe­to por el pa­sa­do es per­ni­cio­so. Las his­to­rias so­bre las vi­das aquí son el re­cur­so más pre­cio­so que te­ne­mos. Esos posibles in­ver­sio­nis­tas en fren­te de mi ca­sa son más po­bres por­que nunca tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a la Se­ño­ra Ma­xi­ne, quien se crió en esa ca­sa, la cual su pa­dre com­pró con su suel­do co­mo asis­ten­te de va­go­nes. O la an­te­rior due­ña de mi ca­sa, la se­ño­ra Ál­va­rez, quien crió a ocho hi­jos ahí, ade­más de sus ro­sa­les, los cua­les yo aún cui­do. O to­das las de­más mu­je­res ne­gras que cria­ron a sus fa­mi­lias, ba­rrie­ron las ace­ras to­dos los días y sir­vie­ron co­mo vi­gi­lan­tes del ba­rrio.

Al­gún día, to­dos so­mos re­em­pla­za­dos por el si­guien­te ob­je­to bri­llan­te. El edi­fi­cio de la Bi­blio­te­ca Car­ne­gie pron­to ofre­ce­rá los más re­cien­tes te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y compu­tado­res por­tá­ti­les. Pe­ro nues­tras his­to­rias nunca se­rán ob­so­le­tas. Eso es lo que ha­ce a una ciu­dad un lu­gar con co­ra­zón la­ten­te y no so­lo un con­te­ne­dor de re­pues­tos re­em­pla­za­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.