MA­NOS DE MA­MÁ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELBACÉ RESTREPO el­ba­ce­ci­lia­res­tre­po@yahoo.com

En­tre tan­ta ba­su­ra que sue­le lle­gar a tra­vés de las re­des, de re­pen­te es posible en­con­trar al­gún te­so­ro es­con­di­do que va­le la pe­na re­ci­clar. Una ma­ña­na de do­min­go, ha­ce muy po­co, me lle­gó uno y lo guar­dé co­mo oro en pol­vo pa­ra com­par­tir­lo con us­te­des, en especial con las ma­más que lean es­te ar­tícu­lo, a las que ce­le­bro su exis­ten­cia.

“Mano fuer­te va ba­rrien­do, po­ne le­ña en el fo­gón / Mano fir­me cuan­do es­cri­be una car­ta de amor / Ma­nos que te­jen ha­cien­do nu­dos / Ma­nos que re­zan / Ma­nos que dan / Ma­nos que pi­den al­gún fu­tu­ro / Pa no mo­rir en so­le­dad. ¡Ay, ay!”.

Es­tos ver­sos ha­cen par­te de Ma­nos de mu­je­res, una can­ción de Marta Gó­mez, can­tau­to­ra co­lom­bia­na de ta­lla mun­dial, aun­que no tie­ne la fa­ma, el re­co­no­ci­mien­to ni el mer­ca­deo de otros, pe­ro que exal­ta al ser hu­mano, los ofi­cios, la nos­tal­gia, el amor y la es­pe­ran­za.

Y no so­lo me pa­re­ció muy be­lla y me que­dó so­nan­do, sino que, ade­más, me to­mé el atre­vi­mien­to de cam­biar­le el tí­tu­lo por Ma­nos de ma­má…

Ma­nos que arru­llan, que aca­ri­cian, que en­fa­ti­zan un re­ga­ño, que pin­tan en el ai­re al- gún por qué.

Ma­nos pe­co­sas, arru­ga­das y tor­ci­das por al­gu­na en­fer­me­dad. Ma­nos que aplau­den, que en­ju­gan una lá­gri­ma, que sir­ven de bas­tón pa­ra su­bir un es­ca­lón. Ma­nos bo­ni­tas que lu­cen una jo­ya o sen­ci­llas que hor­nean un pas­tel. Ma­nos que co­ci­nan, que lim­pian, que em­pa­can un “te amo” en una ser­vi­lle­ta de lon­che­ra. Ma­nos que te­jen, que re­mien­dan y pe­gan un bo­tón a la ca­rre­ra. Que en­cien­den una vela, que pi­den un mi­la­gro, que siem­bran se­mi­llas y des­yer­ban un jar­dín.

Ma­nos que pa­san las pá­gi­nas de un cuen­to pre­fe­ri­do una y mil ve­ces. Ma­nos que en­se­ñan la ter­nu­ra aca­ri­cian­do un ani­mal y se po­nen fir­mes pa­ra edu­car en lo que no se de­be ne­go­ciar. Ma­nos que lle­van la mano del que apren­de a es­cri­bir su nom­bre, que borran el ta­ble­ro y vuel­ven a em­pe­zar, que ama­san plas­ti­li­na pa­ra for­mar una ma­que­ta, que pin­tan un pai­sa­je y en­se­ñan a so­ñar.

Ma­nos que so­ban una es­pal­da, que pro­te­gen del frío y ayu­dan a su­mar.

Ma­nos que tien­den una ca­ma y apa­gan una luz. Que en­cien­den una luz y qui­tan mie­dos, que en­cuen­tran una agu­ja en un pa­jar y re­ga­ñan tam­bién por el des­or­den.

Ma­nos que ha­cen y des­ha­cen, orien­tan, co­rri­gen des­per­fec­tos y ayu­dan a en­con­trar el rum­bo. Ma­nos que em­pu­jan y ata­jan al rit­mo de su ins­tin­to, ma­nos que mol­dean el es­pí­ri­tu a pun­ta de ca­ri­cias o pe­lliz­cos.

Ma­nos que sa­nan co­li­tas de ra­na, que con­sue­lan tris­te­zas y au­men­tan ale­grías. Ma­nos que cuidan, que pro­te­gen, que ins­pi­ran, que sos­tie­nen.

Ma­nos que jue­gan, que ben­di­cen, que agra­de­cen. Que afir­man y con­fir­man, que asien­ten o que nie­gan. Ma­nos que em­pa­can un re­ga­lo, que dan un apre­tón. Ma­nos can­sa­das de tan­to tra­ba­jar, pe­ro dis­pues­tas siem­pre a dar.

Y les de­jo, a ma­ne­ra de re­ga­lo, un pá­rra­fo más de la can­ción: Ma­nos de mu­je­res / Que han pa­ri­do la ver­dad / Ma­nos de co­lo­res aplau­dien­do al­gún can­tar / Ma­nos que tiem­blan, ma­nos que su­dan / Ma­nos de tie­rra, maíz y sal / Ma­nos que to­can de­jan­do el al­ma / Ma­nos de san­gre, de vien­to y mar. ¡Ay! ¡Ay!

Y un de­seo: Que en es­te día especial esas ma­nos de ar­qui­tec­tas del al­ma que tie­nen las ma­más, tam­bién pue­dan abrir­se pa­ra re­ci­bir ¡por­que bien se lo me­re­cen!

Ma­nos que te­jen, que re­mien­dan, que en­cien­den una vela, que pi­den un mi­la­gro... Ma­nos de ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.