ZO­NAS VEREDALES EN EL TÍ­BET

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOR­GE GI­RAL­DO RA­MÍ­REZ ca­lia@une.net.co

El Es­ta­do co­lom­biano ha te­ni­do una pre­sen­cia más fu­gaz y da­ñi­na, en me­dio país, que la que tu­vo Man­da­lay en Us­pa­lla­ta ha­cien­do la pe­lí­cu­la de An­naud.

Ha­ce al­gu­nos años via­já­ba­mos de va­ca­cio­nes por la pro­vin­cia de Mendoza, en Ar­gen­ti­na. Un se­ñor muy ama­ble nos sir­vió de guía a mi es­po­sa y a mí por las mon­ta­ñas, al pie del Ce­rro de los Sie­te Co­lo­res, con las nie­ves an­di­nas al fon­do. So­bre una pla­ni­cie fría, con la ma­jes­tuo­sa pa­red al orien­te y un ho­ri­zon­te vas­to al oc­ci­den­te, ape­nas se veían los pas­tos y uno que otro ca­ba­llo. En un mo­men­to nos se­ña­ló una pe­que­ña hon­do­na­da con una gran ro­ca y di­jo con or­gu­llo que allí se ha­bía fil­ma­do “Sie­te años en el Tí­bet”.

In­da­ga­do por la ex­pe­rien­cia, con­tó que la pro­duc­to­ra (una em­pre­sa lla­ma­da Man­da­lay) mon­tó allí un pue­blo ti­be­tano apro­ve­chan­do que en el in­vierno men­do­cino las nie­ves ba­jan, in­clu­so a me­nos de dos mil me­tros de al­tu­ra. Que Brad Pitt ha­bía si­do un ha­bi­tan­te más de Us­pa­lla­ta du­ran­te al­gu­nos me­ses, me­ro­dean­do el mis­mo pai­sa­je por el que ha­bía pa­sa­do

Char­les Dar­win en 1835. Le pre­gun­ta­mos por qué ya no ha­bía na­da, por qué Man­da­lay le­van­tó to­da la in­fra­es­truc­tu­ra y se fue, por qué al­guien no pro­cu­ró que el lu­gar se usa­ra co­mo un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co más de la re­gión y otras lin­du­ras de tu­ris­ta in­ge­nuo que no tu­vie­ron res­pues­ta, por su­pues­to.

Re­cor­dé el ca­so vien­do el pro­ce­so de las zo­nas veredales tran­si­to­rias de nor­ma­li­za­ción que se ha­bi­li­ta­ron pa­ra el pro­ce­so de con­cen­tra­ción y des­mo­vi­li­za­ción de las Farc. Cuan­do uno ve las fo­tos de los ca­se­ríos en Lla­no­gran­de, Da­bei­ba, o de Ca­rri­zal, en Re­me­dios, y lue­go apre­cia el avan­ce en las obras cam­pa­men­ta­rias pa­ra los com­ba­tien­tes en trán­si­to a la vi­da ci­vil se no­ta un con­tras­te muy mar­ca­do en cuan­to a la ca­li­dad de la cons­truc­ción y a las co­mo­di­da­des in­clui­das.

Des­de el sen­ti­do co­mún es ra­zo­na­ble que las nue­vas cons­truc­cio­nes per­ma­nez­can y que se con­vier­tan en po­bla­dos. Sin em­bar­go, uno no de­ja de pre­gun­tar­se qué pue­de pa­sar por la ca­be­za de un cam­pe­sino o un co­lono de es­tas re­gio­nes, quie- nes a lo lar­go de su vi­da no co­no­cie­ron al Es­ta­do sino a tra­vés de la pre­sen­cia, ca­si siem­pre oca­sio­nal del Ejér­ci­to, cuan­do aho­ra ven un des­plie­gue abru­ma­dor de fun­cio­na­rios es­ta­ta­les y de las Na­cio­nes Uni­das, de pe­rio­dis­tas y cien­tí­fi­cos so­cia­les, de ma­qui­na­ria y obre­ros a to­da mar­cha.

El Es­ta­do co­lom­biano ha te­ni­do una pre­sen­cia más fu­gaz y da­ñi­na, en me­dio país, que la que tu­vo Man­da­lay en Us­pa­lla­ta ha­cien­do la pe­lí­cu­la de An­naud. Se su­po­ne que eso de­be aca­bar­se aho­ra, al me­nos en las zo­nas en las que se des­mo­vi­li­za­rán las Farc. Pe­ro no es­tá na­da cla­ro el ti­po de im­pac­to que pue­da te­ner a me­diano pla­zo mon­tar, de la no­che a la ma­ña­na, un pue­blo de es­tra­to tres al la­do de otro es­tra­to uno. Tam­po­co es fá­cil pre­ver qué pa­sa­rá cuan­do aca­be el pro­ce­so y na­die vuel­va por allá, so­lo la so­le­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.