FER­NAN­DO GA­VI­RIA, IM­PRE­SIO­NAN­TE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CAR­LOS AL­BER­TO GI­RAL­DO car­los­gi@el­co­lom­biano.com.co

En el Gi­ro de Ita­lia del Cen­te­na­rio acu­mu­la dos vic­to­rias. Un sex­to, un cuar­to y un se­gun­do pues­tos, en so­lo ocho eta­pas co­rri­das. El pró­xi­mo 19 de agos­to cum­ple 23 años. Aca­ba de in­cor­po­rar­se al pe­lo­tón in­ter­na­cio­nal en un equi­po de primera lí­nea, el Quick-Step Floors. Su adap­ta­ción al ni­vel más al­to del ci­clis­mo ha si­do ver­ti­gi­no­sa, co­mo él, pe­ro ape­nas em­pie­za: tie­ne, por lo me­nos, diez años pa­ra lu­char por la co­ro­na del más rá­pi­do.

Ya sa­cu­de y opa­ca a fi­gu­ras co­mo An­dré Grei­pel, Mark Ca­ven­dish, Mar­cel Kit­tel, Na­cer Bouhan­ni y Peter Sa­gan. A los dos pri­me­ros los ha ven­ci­do so­bre la ra­ya en el úl­ti­mo año, en ve­lo­ci­dad pu­ra.

Colombia no ha­bía te­ni­do ja­más, ni de le­jos ni de cer­ca, a un ci­clis­ta con se­me­jan­tes con- di­cio­nes. Siem­pre es­ca­ra­ba­jos, nunca gue­par­dos. Por eso Fer

nan­do Ga­vi­ria no so­lo sor­pren­de al lo­te mun­dial sino que obli­ga a pre­gun­tar, aquí en el país, ¿de dón­de sa­lió es­te bó­li­do? Vie­ne de la pis­ta, pe­ro de un mu­ni­ci­pio frío del al­ti­plano del Orien­te de An­tio­quia, La Ce­ja. Un or­gu­llo. Es­ta se­ma­na Víctor Hu­go

Pe­ña y San­tia­go Bo­te­ro, dos de los me­jo­res de los nuestros en el llano y en las jor­na­das con­tra el re­loj, ob­ser­va­ban lo di­fí­cil y ries­go­so que es ubi­car­se en­tre los pri­me­ros 20 co­rre­do­res en los em­ba­la­jes. El or­ga­nis­mo vie­ne a to­pe, con las re­ser­vas de ener­gía, des­pués de re­co­rri­dos de en­tre 160 y 220 ki­ló­me­tros. Hay fa­ti­ga, es­trés, an­sie­dad. Ga­nas de ter­mi­nar. “Uno ni oye”, de­cía Pe­ña.

Ex­plo­tar de esa ma­ne­ra en los pe­da­les, man­te­ner la con­cen­tra­ción pa­ra con­se­guir el lu­gar ade­cua­do, ser un pi­lo­to te­me­ra­rio y lan­zar el ata­que en el mo­men­to jus­to, tie­nen mé­ri­tos que des­co­no­ce­mos en un país de es­ca­la­do­res.

Ga­vi­ria es­tá me­ti­do en ese gru­po de co­rre­do­res que lo­gran su­bir a ran­gos de en­tre 1.700 y 1.800 va­tios en un sprint. Desa­rro­lla en su or­ga­nis­mo la po­ten­cia de dos li­cua­do­ras in­dus­tria­les. Má­qui­nas co­mo el ale­mán Grei­pel al que los ex­per­tos le ana­li­zan sus pier­nas im­pre­sio­nan­tes.

Al­guien en es­ta redacción iro­ni­za­ba al ha­blar del ci­clis­mo co­lom­biano an­tes y des­pués de Ga­vi­ria. En par­te sí, por­que ja­más ha­bía­mos te­ni­do a un ka­mi­ka­ze ( vien­to di­vino, en ja­po­nés) en la ga­le­ría de los gran­des co­rre­do­res que han he­cho co­no­cer a Colombia en el mun­do. Si Ga­vi­ria ter­mi­na el Gi­ro y ga­na, por qué no, otra eta­pa, y si Nai­ro Quintana sube a lo más al­to del po­dio en Mi­lán, nues­tro ci­clis­mo con­quis­ta­rá el pi­co más al­to de su his­to­ria.

Ga­vi­ria ha­bla co­mo un ni­ño, in­ge­nuo y fe­liz: “Me acos­ta­ré con la ma­glia, no voy a dor­mir. Na­die po­drá qui­tár­me­la de en­ci­ma”. Con­fia­do, se­gu­ro. Le vie­nen años pro­me­te­do­res y a los afi­cio­na­dos la emo­ción de ver cre­cer a un nue­vo hi­jo del vien­to

Sus pier­nas tie­nen los va­tios de dos li­cua­do­ras in­dus­tria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.