EL ÁR­BOL TIE­NE LA CUL­PA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RI­CAR­DO LO­ZANO es­tra­te­gias­so­cia­les@yahoo.com

An­te la tra­ge­dia de sa­lud pú­bli­ca en que se ha con­ver­ti­do vi­vir en las ciu­da­des co­lom­bia­nas por cul­pa de los ma­los di­ri­gen­tes que han im­ple­men­ta­do pé­si­mos mo­de­los de desa­rro­llo, o por sus ma­los pla­ni­fi­ca­do­res ur­ba­nos, ma­los com­bus­ti­bles, ma­las op­cio­nes de tec­no­lo­gías efi­cien­tes de mo­vi­li­dad, pé­si­mos con­tro­les a las emi­sio­nes y ma­los pro­ce­sos de cha­ta­rri­za­ción sur­gen, co­mo es ha­bi­tual en la era de la des­in­for­ma­ción po­pu­lis­ta y vi­sual, so­lu­cio­nes co­mo la siem­bra de un ár­bol. Co­mo si la fal­ta de un ár­bol hu­bie­se si­do la cau­sa.

¿En dón­de es­tán los com­pro­mi­sos de los ciudadanos de cam­biar sus há­bi­tos an­te las pé­si­mas ac­cio­nes que se co­me­ten? Pe­ro to­dos sí que­re­mos to­mar­nos la fo­to sem­bran­do un ár­bol. Co­mo si esa fue­se la so­lu­ción ¿Quién di­jo que la cau­sa de la muer­te de 15.000 per­so­nas en pro­me­dio por en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias es la fal­ta de un ár­bol?

Aho­ra, co­mo si es­to no fue­ra po­co, es­ta se­ma­na me en­con­tré en la co­lum­na de Ra­mi

ro Ve­lás­quez Gó­mez, de EL CO- LOMBIANO, las du­das que de­jó el es­tu­dio del De­par­ta­men­to de Cien­cias Fo­res­ta­les de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal so­bre el tú­nel ver­de de En­vi­ga­do, que fre­na el pa­so del me­tro­plús por ese co­rre­dor de la Ave­ni­da El Po­bla­do-En­vi­ga­do, pues las co­pas de los ár­bo­les que cu­bren la do­ble cal­za­da diz­que “con­ta­mi­nan”. Es de­cir, aho­ra los vi­vos son los cul­pa­bles de que las irres­pon­sa­bles emi­sio­nes del trá­fi­co vehi­cu­lar que pa­sa por allí se que­den atra­pa­das. En­ton­ces “hay que ta­lar pa­ra abrir pa­so al ai­re lim­pio, ade­más por­que mu­chos de los ár­bo­les del sec­tor es­tán en­fer­mos. Hay que ta­lar 122”.

Es de­cir, nue­va­men­te el cul­pa­ble es el ár­bol. Co­mo di­ce Ra­mi­ro “¿en qué que­da­mos?” “Bien pue­dan, aca­ben con los ár­bo­les”. Lle­nar va­cíos con es­pa­cios ver­des sin nin­gu­na pla­ni­fi­ca­ción in­te­gral ni me­ta so­cial es la ac­ción más me­dio­cre de cual­quier pla­ni­fi­ca­dor ur­bano. Crear una co­mu­ni­dad so­cial­men­te in­clu­si­va y ra­zo­na­ble de sus ac­tos in­di­vi­dua­les que afec­tan al co­mún es la ver­da­de­ra prue­ba.

Es muy co­mún que en los ba­rrios más ri­cos se des­ti­nen es­pa­cios pa­ra los desa­rro­llos eco­ló­gi­cos, mien­tras que los ba­rrios más po­bres tie­nen es­pa­cios ver­des mal man­te­ni­dos, mal ilu­mi­na­dos, in­se­gu­ros y subuti­li­za­dos, di­ce Kath­leen Ro­gers, pre­si­den­te de Earth Day Net­work pa­ra el dia­rio bri­tá­ni­co The

Guar­dian. Ciu­da­des jar­di­nes o in­te­li­gen­tes pa­ra to­dos los es­tra­tos sin dis­tin­cio­nes, mo­ni­to­rea­das y man­te­ni­das con con­sor­cios pri­va­dos es el ideal.

Nues­tras ciu­da­des o ba­rrios me­re­cen ser con­ver­ti­das en ciu­da­des “Jar­dín” o ciu­da­des eco­ló­gi­cas o ciu­da­des in­te­li­gen­tes o ciu­da­des “ver­des”, co­mo co­mer­cial­men­te las quie­ran lla­mar, pe­ro pa­ra eso se ne­ce­si­ta ve­rra­que­ra pa­ra to­mar de­ci­sio­nes im­po­pu­la­res, pues pre­ci­sa­men­te de ma­ne­ra ma­yo­ri­ta­ria al pue­blo lo hi­cie­ron to­mar las peo­res de­ci­sio­nes sin que se die­ra cuen­ta.

Los al­cal­des de­be­rán lim­piar el ai­re y me­jo­rar la efi­cien­cia de la com­bus­tión de com­bus­ti­bles y de la mo­vi­li­dad con zo­nas li­bres de au­to­mó­vi­les a ga­so­li­na o dié­sel y re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro pro­ve­nien­tes de las fuen­tes y de la in­dus­tria. Es de­cir, in­te­grar lo me­jor de lo ur­bano y lo ru­ral en un so­lo lu­gar.

Las per­so­nas que vi­ven en am­bien­tes ur­ba­nos más ver­des tie­nen ni­ve­les más ba­jos de an­gus­tia men­tal y ni­ve­les más al­tos de bie­nes­tar. De acuer­do a

The Guar­dian, la re­cien­te red de au­to­pis­tas pa­ra bi­ci­cle­tas en Co­pen­ha­gue han re­du­ci­do los gas­tos mé­di­cos de los re­si­den­tes y los días de en­fer­me­dad en unos 12 mi­llo­nes de dó­la­res co­mo re­sul­ta­do de me­jo­ras con­cre­tas en la sa­lud pú­bli­ca.

Ha­ce 10 años se ha­bía fir­ma­do un Pac­to de Me­jo­ra­mien­to de la Ca­li­dad del Ai­re en el Va­lle de Abu­rrá. Pe­ro al­go pa­só. Aho­ra se es­pe­ra que el com­pro­mi­so y vi­gi­lan­cia de los ciudadanos que ya no pue­den sa­lir a las ca­lles sea ma­yor, con las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des de los pri­va­dos y el nue­vo li­de­raz­go es­pe­ra­do de lo pú­bli­co se cum­plan me­tas mu­cho más es­tric­tas, pa­ra una su­per­vi­ven­cia en el cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, y don­de un ár­bol o la fal­ta de un ár­bol no ten­ga la cul­pa

Nues­tras ciu­da­des o ba­rrios me­re­cen ser con­ver­ti­das en ciu­da­des “Jar­dín” o ciu­da­des eco­ló­gi­cas o ciu­da­des in­te­li­gen­tes o ciu­da­des “ver­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.