UNA TRA­GE­DIA DE NUES­TRO TIEM­PO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ HO­YOS re­dac­cio@el­co­lom­biano.com.co

Co­mo sue­le pa­sar en ca­si to­das las fa­mi­lias, es­ta se­ma­na, des­pués de la muer­te de la abue­la, la mía de­di­có mu­chas de sus ho­ras a des­en­te­rrar los ál­bu­mes. El de ella es­ta­ba in­tac­to en el fon­do de un ca­jón. Era su his­to­ria, su he­ren­cia, su me­mo­ria.

En­ton­ces pen­sé que los hi­jos de mis hi­jos nunca ten­drán en sus ma­nos ese ob­je­to ca­si sa­gra­do, crea­do a fi­nes del si­glo XIX, que lle­va el nom­bre de ál­bum fa­mi­liar.

Es­te ha co­rri­do la mis­ma suer­te de los ra­dios de tu­bos, los dis­cos de ace­ta­to, los to­ca­dis­cos, los ca­se­tes de cin­ta mag­né­ti­ca, los te­le­gra­mas y las car­tas. To­dos ellos han si­do bo­rra­dos del ma­pa por la re­vo­lu­ción in­for­má­ti­ca.

Las car­tas y los te­le­gra­mas han si­do re­em­pla­za­das por el co­rreo elec­tró­ni­co. Los vi­deos gra­ba­dos en cin­ta mag­né­ti­ca, han si­do sustituidos por los vi­deos di­gi­ta­les. El ci­ne fil­ma­do en pe­lí­cu­las de ce­lu­loi­de tam­bién ha si­do re­em­pla­za­do por el ci­ne di­gi­tal; las fotografías im­pre­sas en pa­pel, por las imá­ge­nes gra­ba­das en dis­po­si­ti­vos de me­mo­ria di­gi­ta­les; las pa­la­bras es­cri­tas a mano o a má­qui­na, por el tex­to gra­ba­do en un dis­co du­ro.

La re­vo­lu­ción in­for­má­ti­ca tam­bién ha cam­bia­do la for­ma en que pre­ser­va­mos la mú­si­ca del ol­vi­do. De las an­ti- guas par­ti­tu­ras es­cri­tas a mano so­bre pa­pel, o im­pre­sas por las edi­to­ria­les mu­si­ca­les, he­mos pa­sa­do a los dis­cos de ace­ta­to, los ca­se­tes de cin­ta mag­né­ti­ca y los dis­cos com­pac­tos óp­ti­cos. Con la apa­ri­ción de in­ter­net, ca­si to­dos es­tos so­por­tes han si­do re­em­pla­za­dos por ar­chi­vos di­gi­ta­les al­ma­ce­na­dos en la red. Es­to ha su­ce­di­do, so­bre to­do, con la mú­si­ca po­pu­lar. La úl­ti­ma can­ción de nues­tro ar­tis­ta fa­vo­ri­to ya ca­si nunca se com­pra en el al­ma­cén de dis­cos: se “ba­ja” de in­ter­net.

En el ca­so de los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción, la apa­ri­ción de la red ha trans­for­ma­do por com­ple­to las for­mas de ob­te­ner la in­for­ma­ción, edi­tar­la y di­fun­dir­la en la pren­sa, la ra­dio, la te­le­vi­sión y el mis­mo in­ter­net. Hoy se pro­du­cen tan­tas no­ti­cias, y se di­fun­den al mis­mo tiem­po por tan­tos me­dios y a tal ve­lo­ci­dad, que por efec­to de la sa­tu­ra­ción, la in­for­ma­ción se ha ba­na­li­za­do has­ta el pun­to de que ya ca­si na­die sa­be a cien­cia cier­ta lo que pa­sa en el mun­do. A du­ras pe­nas se en­te­ra de las no­ti­cias más cer­ca­nas de su ciu­dad o su país.

Sa­be­mos quié­nes so­mos por la me­mo­ria. La me­mo­ria es la que nos per­mi­te sal­var nues­tra his­to­ria del ol­vi­do y fun­dar nues­tra pro­pia iden­ti­dad. Hoy, al mis­mo tiem­po que la hu­ma­ni­dad crea nue­vas for­mas de pre­ser­var la me­mo­ria, con los avan­ces de la in­for­má­ti­ca tam­bién la es­tá des­tru­yen­do.

Por­que no so­lo la me­mo­ria co­lec­ti­va ha su­fri­do el im­pac­to de la re­vo­lu­ción di­gi­tal. La me­mo­ria fa­mi­liar e in­di­vi­dual tam­bién es­tá sien­do des­trui­da de for­ma tal vez más im­pla­ca­ble. Los vi­deos ca­se­ros son arro­ja­dos a la ba­su­ra por­que ya no hay lec­to­res de VHS o Be­ta que pue­dan re­pro­du­cir­los. Lo mis­mo ha pa­sa­do con los vie­jos ca­se­tes de cin­ta mag­né­ti­ca. Las fo­tos per­so­na­les y de fa­mi­lia se eva­po­ran cuan­do la cá­ma­ra di­gi­tal se da­ña su vi­da útil a ve­ces no so­bre­pa­sa los dos años o el te­lé­fono ce­lu­lar es cam­bia­do por otro de “úl­ti­ma ge­ne­ra­ción”.

Por eso la des­apa­ri­ción de los ál­bu­mes familiares es una tra­ge­dia de nues­tro tiem­po. Igual que la des­apa­ri­ción de las car­tas. La ma­dre, el pa­dre, el her­mano o el ami­go mueren y ya no hay for­ma de re­cu­pe­rar las imá­ge­nes de sus vi­das, que son tam­bién nues­tras vi­das. Ya no que­dan car­tas ni fotografías pa­ra leer sus pa­la­bras, es­cri­tas de su pu­ño y le­tra, y ver sus ca­ras o el bri­llo de sus ojos otra vez. Es co­mo si to­do que­da­ra re­du­ci­do a ce­ni­zas. Nues­tra his­to­ria con­ver­ti­da en una pá­gi­na en blan­co. El ol­vi­do. El triun­fo de la muer­te

Por eso la des­apa­ri­ción de los ál­bu­mes familiares es una tra­ge­dia de nues­tro tiem­po. Igual que la des­apa­ri­ción de las car­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.