FRANCIA: ¿REACOMODO TRAN­SI­TO­RIO O INI­CIO DE CAM­BIO?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ALE­JO VAR­GAS VE­LÁS­QUEZ var­gas­ve­las­que­za­le­jo@gmail.com

Se reali­zó la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial fran­ce­sa y co­mo era pre­vi­si­ble se re­pi­tió, con di­fe­ren­tes por­cen­ta­jes, la si­tua­ción que se ha­bía vi­vi­do en 2002 en­tre el pa­dre de Ma­ri­ne LePen –Jean-Ma­rie LePen,

fun­da­dor del par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha lla­ma­do Fren­te Na­cio­nal, mu­chos par­ti­dos po­lí­ti­cos es­con­den en su nom­bre su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za- y el lí­der con­ser­va­dor Jac­ques Chi­rac.

Aho­ra triun­fó el jo­ven di­ri­gen­te de cen­tro­de­re­cha

Em­ma­nuel Ma­cron, quien vie­ne de ser mi­nis­tro del pre­si­den­te Ho­llan­de, pe­ro con la pro­pues­ta de con­for­mar una nueva fuer­za po­lí­ti­ca, de­no­mi­na­da En Mar­cha.

Va­rios as­pec­tos no­ve­do­sos a re­sal­tar: uno, se tra­ta del pre­si­den­te más jo­ven ele­gi­do has­ta aho­ra en Francia; dos, el pre­si­den­te ele­gi­do no lo fue a nom­bre de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les en es­te país, el Par­ti­do So­cia­lis­ta o el Re­pu­bli­cano; tres, la ‘coa­li­ción’ de vo­tan­tes que eli­gió a Ma­cron lo hi­zo más pa­ra im­pe­dir el triun­fo del de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal de la can­di­da­ta LePen, que por con­vic­ción de ser la me­jor op­ción pre­si­den­cial; cuar­to, hu­bo un por­cen­ta­je de abs­ten­ción y vo­to nu­lo y en blan­co sig­ni­fi­ca­ti­vos (apro­xi­ma­da­men­te 37 % de los elec­to­res); quin­to, la elec­ción re­fle­jó un in­cre­men­to im­por­tan­te de vo­tos a la op­ción de ex­tre­ma de­re­cha, que a pe­sar de que pue­den ser cir­cuns­tan­cia­les, no de­ben de­jar de mi­rar­se con de­te­ni­mien­to.

Pe­ro, es muy tem­prano pa­ra de­cla­rar la de­fun­ción del sistema de par­ti­dos po­lí­ti­cos fran­ce­ses. No ol­vi­de­mos que el ré­gi­men po­lí­ti­co en Francia es se­mi­par­la­men­ta­rio y que las elec­cio­nes al Par­la­men­to se ri­gen con una ló­gi­ca di­fe­ren­te. Por con­si­guien­te, en las par­la­men­ta­rias de ju­nio pró­xi­mo, que ele­gi­rán en el sistema de do­ble vuel­ta los 577 miem­bros de la Asam­blea Na­cio­nal, no de­be­ría ex­tra­ñar que de nue­vo los par­ti­dos tra­di­cio­na­les im­pon­gan sus tra­di­cio­na­les ma­yo­rías, -en lo cual jue­ga sin du­da la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca de los par­ti­dos- y va­ya­mos a un mo­de­lo, ya tra­di­cio­nal en Francia, de ‘coha­bi­ta­ción bu­ro­crá­ti­ca’ en­tre el pre­si­den­te y el pri­mer mi­nis­tro que po­dría re­pre­sen­tar una orien­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas no con­cor­dan­tes con las del pre­si­den­te.

Hay que re­cor­dar el im­por­tan­te pe­so que tie­ne el Par­la­men­to en es­te ti­po de ré­gi­men, a pe­sar de que el se­mi­par­la­men­ta­ris­mo le da a la fi­gu­ra pre­si­den­cial un po­co más de po­de­res que en un par­la­men­ta­ris­mo clá­si­co.

Sin em­bar­go, no se de­be des­car­tar que la elec­ción pre­si­den­cial de Ma­cron pu­die­ra ja­lo­nar un al­za de su nueva fuer­za po­lí­ti­ca –por el arras­tre del im­pac­to re­cien­te de la elec­ción pre­si­den­cial-, que po­dría con­ver­tir­se en un hi­to de re­fe­ren­cia pa­ra una re­com­po­si­ción del sistema de par­ti­dos po­lí­ti­cos fran­ce­ses.

Aho­ra bien, so­bre las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas fran­ce­sas gra­vi­ta­rá la si­tua­ción eu­ro­pea en su con­jun­to, la per­ma­nen­cia de la Unión Eu­ro­pea y sus ins­ti­tu­cio­nes des­pués del re­ti­ro de In­gla­te­rra, las ma­si­vas mi­gra­cio­nes afri­ca­nas y asiá­ti­cas que han ve­ni­do lle­gan­do a los dis­tin­tos paí­ses, la per­ma­nen­cia de la OTAN co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa re­gio­nal y la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo la pro­pia si­tua­ción in­ter­na fran­ce­sa y es­pe­cial­men­te la ame­na­za te­rro­ris­ta de los gru­pos aso­cia­dos al lla­ma­do ISIS –Es­ta­do Is­lá­mi­co- y la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad que es­to con­lle­va.

Pe­ro igual­men­te in­ci­de la tra­di­ción his­tó­ri­ca re­pu­bli­ca­na fran­ce­sa que pe­sa en los ima­gi­na­rios cul­tu­ra­les de un im­por­tan­te sec­tor de la so­cie­dad fran­ce­sa.

Por ello no es tan cla­ro si es un reacomodo tran­si­to­rio o el ini­cio de un pro­ce­so de cam­bio del sistema de par­ti­dos po­lí­ti­cos

La elec­ción de Ma­cron po­dría ser re­fe­ren­cia pa­ra una re­com­po­si­ción del sistema de par­ti­dos po­lí­ti­cos fran­ce­ses.

Es muy tem­prano pa­ra de­cla­rar la de­fun­ción del sistema de par­ti­dos po­lí­ti­cos fran­ce­ses. No de­be­ría ex­tra­ñar que en las par­la­men­ta­rias de ju­nio pró­xi­mo, de nue­vo los par­ti­dos tra­di­cio­na­les im­pon­gan sus ma­yo­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.