¿So­mos co­rrup­tos en la vi­da co­ti­dia­na?

Al ha­blar de co­rrup­ción se pien­sa en en­ti­da­des y en te­mas del po­der, pe­ro no en ac­cio­nes dia­rias de la con­vi­ven­cia.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por CLAU­DIA ARANGO HOL­GUÍN ELE­NA OSPINA

Un par de ami­gos van con­ver­san­do en un au­to. En me­dio de la char­la, quien con­du­ce no se per­ca­ta de un hue­co en la vía y el ca­rro se es­tre­me­ce al pa­sar­lo. In­me­dia­ta­men­te re­nie­ga de las au­to­ri­da­des y de có­mo en es­te país se ro­ban “la pla­ta” de los im­pues­tos que de­be­ría usar­se pa­ra es­tos arre­glos. El co­pi­lo­to le pre­gun­ta al con­duc­tor si él es­tá al día con el im­pues­to de se­ma­fo­ri­za­ción. Se que­da ca­lla­do. No lo ha pa­ga­do.

“Es di­ne­ro que él tam­bién ha de­ja­do de abo­nar, pien­sa en el error de los de­más, pe­ro no cae en cuen­ta de que tam­bién ha de­ja­do de con­tri­buir al buen es­ta­do de la vía”. Con es­ta his­to­ria, el ma­gís­ter en psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de San Bue­na­ven­tu­ra, Juan Ca­mi­lo Arias, ex­pli­ca el he­cho de que los se­res hu­ma­nos no son cons­cien­tes de có­mo las ac­cio­nes a ni­vel mi­cro­so­cial tie­nen con­se­cuen­cias a ma­yor es­ca­la.

Al­gu­nos pen­sa­rán que un he­cho sim­ple co­mo no res­pe­tar una fi­la no es un ac­to de co­rrup­ción, y pue­den te­ner ra­zón da­da la idea ge­ne­ra­li­za­da del tér­mino, pe­ro el pro­fe­sor de an­tro­po­lo­gía de la Es­cue­la de Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Pontificia Bo­li­va­ria­na, Gus­ta­vo Mu­ñoz, ase­gu­ra que la co­rrup­ción, tan an­ti­gua co­mo el hom­bre, sur­ge de fa­llas en la mo­ral de los in­di­vi­duos. “Una per­so­na que vio­len­ta el ar­te de vi­vir con no­so­tros o las for­mas de vi­vir en lo pú­bli­co, cuan­do es­té en la di­rec­ción de una ins­ti­tu­ción pue­de caer fá­cil­men­te en ac­tos de co­rrup­ción”.

La palabra vie­ne del la­tín co­rrup­tio y sig­ni­fi­ca co­rrom­per, da­ñar, al­te­rar la for­ma de al­go. Al pen­sar en el te­ma los ciudadanos lo apli­can más al ám­bi­to de lo pú­bli­co, pe­ro des­de la pers­pec­ti­va ins­ti­tu­cio­nal, no des­de el plano in­di­vi­dual.

“Las ins­ti­tu­cio­nes es­tán for­ma­das por in­di­vi­duos y es­tos tien­den a fal­tar a la ra­cio­na­li­dad cí­vi­ca o in­te­li­gen­cia cí­vi­ca co­mo tam­bién se de­no­mi­na en tér­mi­nos de la fi­ló­so­fa Ade­la Cor­ti­na”, ex­pli­ca Mu­ñoz.

Por eso no se pue­de en­ten­der el tér­mino so­lo des­de el plano ju­rí­di­co sino tam­bién des­de el an­tro­po­ló­gi­co, so­cio­ló­gi­co y si­co­ló­gi­co.

La cul­tu­ra ciu­da­da­na

En el ima­gi­na­rio cul­tu­ral han he­cho mu­cho da­ño frases con las que se edu­ca des­de la in­fan­cia co­mo “el vi­vo vi­ve del bo­bo”, o “na­die es la­drón has­ta que los de­más se dan cuen­ta”, que lo que ha­cen es des­hu­ma­ni­zar la con­di­ción so­cial y “ha­cer que una per­so­na pro­cu­re su bie­nes­tar par­ti­cu­lar pa­san­do por en­ci­ma de los de­más –se­ña­la Mu­ñoz–. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les son per­so­nas que no se aso­cian sino que co­me­ten ac­tos que van en con­tra­vía de la sa­na con­vi­ven­cia y de lo que es en sín­te­sis vi­vir en co­mún uni­dad y ci­vi­li­dad”.

Otra apre­cia­ción que ase­gu­ran es erra­da, es pen­sar que la co­rrup­ción es del sistema y no de las per­so­nas cuan­do son los se­res hu­ma­nos los que in­te­gran las ins­ti­tu­cio­nes y por en­de, “si es­tas son co­rrup­tas es por­que hay fa­llas en la mo­ral y la éti­ca de los in­di­vi­duos que in­te­gran las ins­ti­tu­cio­nes y so­cie­da­des”, pre­ci­sa el pro­fe­sor de an­tro­po­lo­gía.

Hay ca­sos en que se re­co­no­cen so­cie­da­des más co­rrup­tas que otras. Es­to se da por­que la ma­du­rez so­cial no ha lle­ga­do a un ni­vel en que exis­ta un au­to­con­trol de los in­di­vi­duos que pro­cu­re la de­fen­sa del bie­nes­tar ge­ne­ral.

Otra con­si­de­ra­ción es juz­gar la co­rrup­ción co­mo equi­va­len­te a la de­li­cuen­cia. “No es ex­tra­ño por­que el tér­mino pue­de lle­gar a te­ner la de­fi­ni­ción de in­mo­ra­li­dad o de cri­mi­na­li­dad co­mo ocu­rre úl­ti­ma­men­te, y tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que no so­lo ocu­rre en el ám­bi­to es­ta­tal, tam­bién se da en lo pri­va­do, so­lo que esa es la que me­nos se vi­si­bi­li­za”, ase­gu­ra.

Y las re­la­cio­nes co­ti­dia­nas nos afec­tan.

Ra­cio­na­li­dad cí­vi­ca

Es ser cons­cien­te del es­pa­cio pú­bli­co y de que allí no so­lo es­toy yo sino que es­tán los otros. Los ciudadanos de­ben cui­dar ese es­pa­cio co­mo si fue­ra su­yo, sien­do de to­dos, y co­mo eso no se da ha­bi­tual­men­te, es el cul­ti­vo de la co­rrup­ción.

De esa ma­ne­ra, no res­pe­tar una fi­la pue­de ser de­no­mi­na­do co­mo una manifestación co­rrup­ta, es un ac­to en el que se abu­sa del otro. “La in­mo­ra­li­dad cí­vi­ca va en con­tra­vía de las nor­mas que se tie­nen pa­ra la sa­na con­vi­ven­cia. Un in­mo­ral cí­vi­co pue­de ser un co­rrup­to en po­ten­cia”, ano­ta Mu­ñoz.

An­te la pre­gun­ta de si la so­cie­dad co­lom­bia­na pue­de cam­biar, los es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren que hay que em­pe­zar con el ejem­plo y so­bre to­do con los ni­ños. “¿Qué men­sa­je le que­da a un ni­ño que ve có­mo la ma­má se que­da con la de­vuel­ta o que el pa­pá so­bor­na a una au­to­ri­dad pa­ra que no lo mul­te? Es lo te­rri­ble que ven­drá des­pués lo que no se en­tien­de”, con­clu­ye Arias.

Es en­se­ñar el ar­te de vi­vir en la ur­be, lo que en otras épo­cas se de­no­mi­na­ba ur­ba­ni­dad. De ser cons­cien­tes de que vi­vi­mos en so­cie­dad

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.