Se pue­de apren­der a apren­der

El Colombiano - - TENDENCIAS EDUCACIÓN - Por: HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

Una de las co­sas ma­ra­vi­llo­sas que pro­vee el ce­re­bro es la ca­pa­ci­dad de apren­der co­sas to­dos los días. De­ve­lar có­mo apren­de­mos ha si­do una ob­se­sión de mu­chos psi­có­lo­gos, pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción y has­ta neu­ro­cien­tí­fi­cos.

La primera re­gla pa­ra Richard Feyn­man, premio No­bel de fí­si­ca, es “no en­ga­ñar­se a uno mis­mo, por­que uno mis­mo es la per­so­na más fá­cil de en­ga­ñar”. Des­pués de te­ner cla­ro que sí que­re­mos apren­der y no só­lo apa­ren­tar que sa­be­mos, re­sul­ta­rá útil en­ten­der có­mo fun­cio­na el ce­re­bro. De es­ta ma­ne­ra ha­re­mos más efi­cien­te el pro­ce­so de apren­di­za­je.

Mo­dos en­fo­ca­do y di­fu­so

Cuan­do es­ta­mos en­fo­ca­dos sig­ni­fi­ca que el ce­re­bro cons­cien­te es­tá com­ple­ta­men­te ocu­pa­do en la ta­rea, por ejem­plo al es­tu­diar, pro­gra­mar, re­sol­ver pro­ble­mas, apren­der o me­mo­ri­zar.

Al­gu­nos creen que el pen­sa­mien­to y el apren­di­za­je so­la­men­te ocu­rren en mo­do en­fo­ca­do, sin em­bar­go, Bar­ba­ra Oa­kley, ex­per­ta en edu­ca­ción di­gi­tal, di­ce que es­to no es cier­to en su li­bro Una men­te pa­ra los nú­me­ros: Có­mo so­bre­sa­lir en ma­te­má­ti­cas y cien­cia (in­clu­so si per­dió Ál­ge­bra). Se­gún ella y otros ex­per­tos, hay otro mo­do de pen­sar y apren­der: el mo­do di­fu­so. Es­to su­ce­de cuan­do es­tá rea­li­zan­do una ac­ti­vi­dad cual­quie­ra y en se­gun­do plano el ce­re­bro pien­sa en lo que tra­ta­mos de es­tu­diar o re­sol­ver.

Apren­der co­sas di­fí­ci­les pue­de to­mar tiem­po, “así que se ne­ce­si­ta al­ter­nar for­mas de apren­di­za­je mien­tras se asi­mi­la ma­te­rial nue­vo”, di­ce Oa­kley en en­tre­vis­ta por Sky­pe.

Salvador Da­lí, por ejem­plo, cuen­ta ella, so­lía usar una téc­ni­ca in­tere­san­te que lo ayu­da­ba a crear sus pin­tu­ras su­rrea­lis­tas. So­lía re­la­jar­se en una si­lla y de­jar que su men­te es­tu­vie­ra li­bre, pen­san­do va­ga­men­te en al­go en lo que se ha­bía con­cen­tra­do pre­via­men­te. So­lía te­ner una lla­ve en su mano, mo­vién­do­la jus­to por en­ci­ma del sue­lo. Cuan­do co­men­za­ba a en­trar en sus sue­ños, que­dán­do­se dor­mi­do, la lla­ve se le caía de la mano y el rui­do lo des­per­ta­ba, jus­to a tiem­po pa­ra que pu­die­se re­co­ger esas co­ne­xio­nes e ideas di­fu­sas que es­ta­ban en su men­te. Des­pués, re­gre­sa­ba al mo­do de con­cen­tra­ción, in­cor­po­ran­do las co­ne­xio­nes nue­vas que ha­bía he­cho mien­tras es­ta­ba en el mo­do di­fu­so.

Es­tu­diar bien

Bar­ba­ra Oa­kley ha­ce va­rias re­co­men­da­cio­nes en su li­bro pa­ra es­tu­diar de for­ma que la in­for­ma­ción per­du­re. Pri­me­ro re­co­mien­da, “ejer­ci­te el re­cuer­do”. Des­pués de leer una pá­gi­na, mi­re ha­cia otro la­do y tra­te de re­cor­dar las ideas prin­ci­pa­les. Ha­ga lo mis­mo mien­tras se

trans­por­ta. Prue­be y use su men­te de for­ma cons­cien­te ca­da que pue­da. Tam­bién acon­se­ja ha­cer­se exá­me­nes o po­ner­se a prue­ba. Pa­ra es­to pue­de usar tar­je­tas de es­tu­dio.

Otra de sus re­co­men­da­cio­nes es dis­tri­buir su apren­di­za­je. Nues­tro ce­re­bro es co­mo un múscu­lo que pue­de ma­ne­jar só­lo una can­ti­dad li­mi­ta­da de ejer­ci­cio a la vez. Aun­que al­gu­nos le atri­bu­yen a Eins­tein la fa­mo­sa ci­ta “lo­cu­ra es ha­cer lo mis­mo una y otra vez es­pe­ran­do ob­te­ner re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes”, no exis­ten prue­bas de que sea su­ya. Sin em­bar­go, más allá de si lo di­jo o no el po­pu­lar fí­si­co, sí que es cier­to que in­ten­tar el uso de una so­la téc­ni­ca pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma le va a res­tar tiem­po que po­dría apro­ve­char pa­ra in­ten­tar re­sol­ver­lo de otra ma­ne­ra. Lo re­co­men­da-

do es cam­biar de téc­ni­cas du­ran­te su prác­ti­ca y es­tu­dio.

Des­can­sar es cla­ve. Es muy co­mún no po­der re­sol­ver un pro­ble­ma ma­te­má­ti­co la primera vez que se abor­da, es por es­to que los ex­per­tos re­co­mien­dan es­tu­diar un po­co ca­da día, no mu­cho en una so­la se­sión. Use ana­lo­gías. Pre­gún­te­se có­mo ex­pli­car­le eso a un ni­ño de 10 años. El es­fuer­zo adi­cio­nal que sus­ci­ta usar ana­lo­gías, es­cri­bir­las o con­tar­le a al­guien, le ayu­da­rá a re­for­zar el apren­di­za­je.

Con­cén­tre­se. Es­to pa­re­ce ob­vio, pe­ro no lo es tan­to. Pro­cu­re bus­car lu­ga­res ade­cua­dos que le per­mi­tan en­fo­car­se por se­sio­nes de 25 mi­nu­tos, lue­go des­can­se por 5 o 10 mi­nu­tos y vuel­va a otra se­sión sin in­te­rrup­cio­nes.

Fi­nal­men­te, in­ten­te re­sol­ver

lo más com­pli­ca­do a primera ho­ra, cuan­do, por lo ge­ne­ral, es­ta­mos más fres­cos, y ca­da que pue­da ima­gi­ne lo que lo­gra­rá a tra­vés del co­no­ci­mien­to, pa­ra man­te­ner­se mo­ti­va­do.

Es­tu­diar mal

Oa­kley tam­bién ha­bló de téc­ni­cas usa­das de for­ma ma­si­va pa­ra apren­der que lo ha­rán per­der el tiem­po. Por ejem­plo re­leer de for­ma pa­si­va no ayu­da­rá, a me­nos de que us­ted se prue­be que es ca­paz de re­cor­dar las ideas prin­ci­pa­les sin mi­rar el tex­to.

Otra es re­sal­tar co­mo he­rra­mien­ta de apren­di­za­je. Al ha­cer­lo só­lo es­ta­mos mo­vien­do la mano, no es­ta­mos ga­ran­ti­zan­do que esa in­for­ma­ción se alo­je en el ce­re­bro.

Tam­bién es co­mún en­tre los es­tu­dian­tes echar un vis­ta- zo a la so­lu­ción de un pro­ble­ma y pen­sar que ya sa­be có­mo ha­cer­lo. Us­ted de­be ser ca­paz de re­sol­ver el pro­ble­ma pa­so a pa­so, sin mi­rar la so­lu­ción.

Aún al­gu­nos es­pe­ran has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to pa­ra es­tu­diar, pe­ro aho­ra se sa­be que el ce­re­bro es co­mo un múscu­lo, só­lo pue­de ma­ne­jar una can­ti­dad li­mi­ta­da de ejer­ci­cio a la vez.

Otro error co­mún es in­ver­tir mu­cho tiem­po en re­sol­ver pro­ble­mas del ti­po que ya se sa­ben so­lu­cio­nar. Es­to es co­mo pre­pa­rar­se pa­ra un gran par­ti­do de fút­bol prac­ti­can­do so­la­men­te el to­que.

¿Se me­te­ría en una pis­ci­na an­tes de sa­ber nadar? El li­bro guía es su ins­truc­tor de na­ta­ción, que lo guia­rá a las res­pues­tas. Per­de­rá tiem­po si no lo lee an­tes.

Y por úl­ti­mo, uno de los más gra­ves es no dor­mir lo su­fi­cien­te. La fa­ti­ga pro­lon­ga­da per­mi­te que las to­xi­nas se acu­mu­len en el ce­re­bro in­te­rrum­pien­do las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les con las que se po­dría pen­sar rá­pi­do y me­jor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.