Mipymes: no les dé mie­do

Les con­ta­mos cuá­les son las prin­ci­pa­les ba­rre­ras en las mi­cro, pe­que­ñas y

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por JUAN FE­LI­PE SIE­RRA SUÁ­REZ

El 75 % de las mi­cro, pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (mipymes) del país es­tán co­nec­ta­das a in­ter­net, pe­ro no apro­pian tec­no­lo­gía ni dan el sal­to di­gi­tal pa­ra con­so­li­dar­se en el mer­ca­do, ase­gu­ró Rí­vier Gó­mez, ge­ren­te de Mypy­me Vi­ve Di­gi­tal del Mi­nis­te­rio de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes (Min­TIC).

Por eso, EL CO­LOM­BIANO ha­bló con ex­per­tos pa­ra co­no­cer cuá­les son esas ba­rre­ras que no de­jan pro­gre­sar a es­tas em­pre­sas, que re­pre­sen­tan el 99 % de la ba­se pro­duc­ti­va del país, pe­ro que tie­nen la ame­na­za de des­apa­re­cer del mer­ca­do, más pron­to que tar­de, si no to­man ac­cio­nes.

Coin­ci­die­ron en que hay una zo­na de con­fort, de que es­tos pe­que­ños em­pre­sa­rios no ven la ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar una es­tra­te­gia di­gi­tal por­que al­go ven­den, in­de­pen­dien­te del sec­tor pro­duc­ti­vo en que se en­cuen­tren. So­lo cu­bren sus costos y man­tie­nen unas ga­nan­cias. Eso les bas­ta.

“To­da­vía no di­men­sio­nan que en las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción fa­ci­li­tan en­con­trar más ga­nan­cias, ser más pro­duc­ti­vos y los lle­van a con­quis­tar nue­vos mer­ca­dos. Por aho­ra, cre­cen por iner­cia”, con­si­de­ró Rubén Vi­lle­gas, pro­fe­sio­nal de In­no­va­ción Or­ga­ni­za­cio­nal de Ru­ta N.

La creen­cia de la gen­te

Así que una primera ba­rre­ra es de ti­po men­tal, ra­ti­fi­ca­da con una fra­se de ca­jón: “Si ten­go éxi­to así co­mo voy pa­ra qué de­bo de cam­biar”. Con es­ta reali­dad exis­te la ne­ce­si­dad de rom­per la for­ma tra­di­cio­nal de có­mo ha­cer las co­sas.

En es­te as­pec­to se re­quie­re cam­biar la men­ta­li­dad del em­pre­sa­rio, pa­ra que com­pren­da la ne­ce­si­dad de un ma­yor co­no­ci­mien­to y me­jo­re su ap­ti­tud pa­ra la im­ple­men­ta­ción di­gi­tal, co­men­tó Rubén Da­río Ca­da­vid, di­rec­tor del Clús­ter de Tec­no­lo­gía, In­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción (TIC).

“Una vez su­pe­ra­da es­ta ba­rre­ra se pue­den crear nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, de re­la­cio­nar­se dis­tin­to con los clien­tes. De ahí que el des­co­no­ci­mien­to ge­ne­ra te­mor y no una ac­ti­tud po­si­ti­va fren­te al te­ma”, agre­gó.

Cuan­do se su­pera esa ba­rre­ra es que se re­po­ten­cia el ne­go­cio, se crea una cul­tu­ra de aper­tu­ra a los pro­ce­sos.

Ator­men­tan los costos

Otro ele­men­to que in­ter­fie­re en es­te desa­rro­llo di­gi­tal es la creen­cia de que se ne­ce­si­ta una al­ta su­ma de di­ne­ro y ade­más no se con­ci­be co­mo una in­ver­sión, sino co­mo un gas­to.

Es­te as­pec­to re­afir­ma la idea equi­vo­ca­da de que es me­jor se­guir así co­mo se es­tá. Sin em­bar­go, la tec­no­lo­gía se ha­ce más o me­nos costosa, de acuer­do con el va­lor agre­ga­do que en­tre­gue en el pro­duc­to ven­di­do.

“Los costos se di­lu­yen al com­pen­sar con ma­yor precio de mer­ca­do del pro­duc­to, ade­más, la tec­no­lo­gía es­tá he­cha pa­ra to­dos los em­pre­sa­rios, no so­lo pa­ra los gran­des”, ma­ni­fes­tó el ge­ren­te de Mipy­me Vi­ve Di­gi­tal (ver En un mi­nu­to). Tam­bién jue­ga a fa­vor que ad­qui­rir una tec­no­lo­gía es mu­cho más ba­ra­to que ha­ce 5 años. Aho­ra se con­si­gue soft­wa­re em­pre­sa­rial de ma­ne­ra gra­tui­ta (sin li­cen­cia) a costos mí­ni­mos, por lo que apli­ca el con­cep­to de la de­mo­cra­ti­za­ción tec­no­ló­gi­ca. Las py­mes que no dan el sal­to di­gi­tal es por­que aún no tie­nen cla­ro el con­cep­to y no tie­ne cla­ro los cri­te­rios pa­ra de­ter­mi­nar pre­su­pues­tos reales en tec­no­lo­gía.

Acom­pa­ña­mien­to

Pa­ra eso es que las ins­ti­tu­cio­nes que pro­mue­ven la tec­no­lo­gía en las mipymes tie­nen una ta­rea pe­da­gó­gi­ca pen­dien­te con los em­pre­sa­rios. Al­gu­nos de ellos ase­gu­ran que el acom­pa­ña­mien­to de­be ser per­ma­nen­te, pa­ra que los in­di­ca­do­res me­jo­ren.

En ese sen­ti­do, da lu­ces el ín­di­ce de ma­du­rez de trans­for­ma­ción di­gi­tal pa­ra las em­pre­sas co­lom­bia­nas, en­tre py­mes y gran­des, que ela­bo­ra el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo en Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes (Cin­tel)

Pa­ra es­te año, el in­di­ca­dor de ma­du­rez subió a 57,6 % en­tre 400 em­pre­sas del país me­di­das en co­mer­cio, hi­dro­car­bu­ros, in­dus­tria, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, mi­ne­ría, servicios y transporte.

Es­te in­di­ca­dor lo com­po­nen cua­tro sub­ín­di­ces: com­pe­ten­cias di­gi­ta­les (17,31 %); uso de tec­no­lo­gía (10,24); lo­gro de trans­for­ma­ción di­gi­tal (9,43); y com­pe­ten­cias or­ga­ni­za­cio­na­les (20,67).

Por sec­to­res, la ma­yor ma­du­rez es­tá en sa­lud, con el 60,28 % de las em­pre­sas eva­lua­das). Le si­guen hi­dro­car­bu­ros (58,91), co­mer­cio al por me­nor (58,01), ali­men­tos y bebidas (57,70) y co­mer­cio ma­yo­ris­ta (55,80).

De acuer­do con es­tos in­di­ca­do­res, aún se re­quie­ren más es­fuer­zos de las ins­ti­tu­cio­nes por mo­ti­var a las py­mes en el te­ma di­gi­tal. “Es co­mo un ni­ño que va a su pri­mer día de co­le­gio, que quie­re que sus pa­pás lo en­tren de la mano”, apun­tó Juan Esteban Rin­cón, so­cio fun­da­dor de la Li­keU, una pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca que ofre­ce em­pleos fle­xi­bles y re­suel­ve pro­ble­mas de ro­ta­ción la­bo­ral pa­ra con­tact cen­ter.

La ex­pe­rien­cia de Rin­cón ra­di­ca en que pri­me­ro fue mipy­me y aho­ra es em­pren­de­dor di­gi­tal. Afir­ma que la im­por­tan­cia de esa primera eta­pa de for­ma­ción con el em­pre­sa­rio, per­mi­te rom­per el mie­do ini­cial. Así ellos apren­den a ver có­mo la tec­no­lo­gía agre­ga va­lor, por­que “se es­tán pri­van­do de un cre­ci­mien­to ex­tra­or­di­na­rio, con ma­yor in­no­va­ción pa­ra lle­gar a nue­vos mer­ca­dos”.

De es­ta ma­ne­ra, las em­pre­sas em­pie­zan a pre­pa­rar­se pa­ra lo que vie­ne, por­que la com­pe­ten­cia no es­tá al la­do sino a un clic.

“El em­pre­sa­rio tra­di­cio­nal

ILUSTRACIÓN FA­BIÁN RI­VAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.