Al pe­rio­dis­ta Ja­vier Val­dez no lo po­drán si­len­ciar

El re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta me­xi­cano, ase­si­na­do ayer en Si­na­loa, ha­bló con EL CO­LOM­BIANO, por úl­ti­ma vez, el pa­sa­do vier­nes so­bre lo que vi­ve su país.

El Colombiano - - PORTADA - Por DA­NIEL ARMIROLA R. EFE

Aun­que ayer lo ase­si­na­ron en Cu­lia­cán (Mé­xi­co), sus li­bros na­rra­rán la vio­len­cia en ese país. Aquí el re­la­to que dio a EL CO­LOM­BIANO re­cien­te­men­te.

Con su voz pau­sa­da, Ja­vier Val­dez Cár­de­nas (Cu­lia­cán, 14 de abril de 1967) re­la­tó du­ran­te más de 27 años la for­ma en que el nar­co­trá­fi­co ex­ten­dió sus ne­fas­tos ten­tácu­los so­bre to­das las ins­tan­cias de la so­cie­dad me­xi­ca­na. Nunca de­jó de ex­pre­sar­se con tran­qui­li­dad, con sor­pren­den­te pon­de­ra­ción, a pe­sar de que sus pa­la­bras evi­den­cia­ban la mag­ni­tud del su­fri­mien­to del pue­blo me­xi­cano y la ca­tás­tro­fe que ha vi­vi­do du­ran­te dé­ca­das.

Ayer fue ase­si­na­do vil­men­te, co­mo se ha vuel­to cos­tum­bre con pe­rio­dis­tas me­xi­ca­nos (es el sex­to es­te año). Fue ba­lea­do en la ca­lle Vi­cen­te Ri­va Pa­la­cio de Cu­lia­cán por dos hom­bres que iban en una mo­to. Du­ran­te dé­ca­das se des­ta­có co­mo uno de los me­jo­res cro­nis­tas de la vio­len­cia en Mé­xi­co. Li­bros co­mo Ma­la­yer­ba (2009), Miss Nar­co (2009), Los mo­rros del nar­co (2011), Le­van­to­nes (2012), Huér­fa­nos del nar­co (2015) y Nar­co­pe­rio­dis­mo (2016), en­tre otros, así lo de­mues­tran.

Tam­bién nu­me­ro­sas opi­nio­nes y aná­li­sis que dio pa­ra el diario EL CO­LOM­BIANO du­ran­te años. Jus­to el pa­sa­do vier­nes 12 de ma­yo, con mo­ti­vo de dos re­la­tos so­bre la im­pu­ni­dad y el nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co —pu­bli­ca­dos el do­min­go 14 de ma­yo—, fue la úl­ti­ma vez que es­te diario lo con­sul­tó. Co­mo ho­me­na­je pós­tu­mo a es­te va­lien­te pe­rio­dis­ta, trans­cri­bi­mos a con­ti­nua­ción ese tes­ti­mo­nio, ese re­la­to, esa úl­ti­ma de­nun­cia que hi­zo Val­dez y que se man­ten­drá vi­va.

“Los pe­rio­dis­tas te­ne­mos que re­sis­tir. Se­guir ma­ne­jan­do nues­tros vehícu­los de acró­ba­ta. No que­dar­nos ca­lla­dos a pe­sar de tan­ta de­sola­ción”. JA­VIER VAL­DEZ CÁR­DE­NAS Pe­rio­dis­ta me­xi­cano (1967 - 2017)

***** Res­pec­to a lo que vi­ve la ciu­dad de Rey­no­sa por es­tos días, hay que de­cir que aquí en Mé­xi­co se vi­ven to­ques de que­da que pue­de que no sean tan pro­lon­ga­dos o co­no­ci­dos. Hay re­gio­nes del país en las que la vi­da noc­tur­na prác­ti­ca­men­te se can­ce­la, en las que no se pue­de salir de pa­seo los fi­nes de se­ma­na. Son for­mas de to­que de que­da.

Por ejem­plo en Cu­lia­cán no po­día­mos ir ha­ce dos se­ma­nas a la pla­ya, a una ho­ra de acá, por­que co­rría­mos el ries­go de que nos ata­ca­ran y nos ro­ba­ran to­do, gru­pos ar­ma­dos per­te­ne­cien­tes al Cartel de Si­na­loa o huér­fa­nos de otras or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Eso es un re­fle­jo de la au­sen­cia de au­to­ri­dad. Son zo­nas en las que es co­no­ci­da la ope­ra­ción del cri­men or­ga­ni­za­do, y el go­bierno rea­li­za ope­ra­ti­vos que no sir­ven de na­da.

Son so­lo pa­tru­llas mi­li­ta­res que des­fi­lan por las ca­lles, apun­tan­do con sus armas, pe­ro no hay un tra­ba­jo de in­te­li­gen­cia, de re­cu­pe­ra­ción de los es­pa­cios pú­bli­cos que ha­ga que la gen­te se sien­ta tran­qui­la.

Se man­tie­ne el to­que de que­da de ma­ne­ra irre­gu­lar. Es in­ter­mi­ten­te, du­ra dos días, una se­ma­na. Hay ba­la­ce­ras y esa es una me­di­da re­cu­rren­te de la gen­te. No tie­ne que de­cre­tar­la nin­gu­na au­to­ri­dad, la gen­te lo ha­ce por su cuen­ta.

Es muy ne­ga­ti­vo que los me­xi­ca­nos nos ha­ya­mos acos­tum­bra­do a tan­ta muer­te. Ya na­die se mo­les­ta por la im­pu­ni­dad. Se ha per­di­do el ejer­ci­cio de la ciu­da­da­nía.

So­bre to­do des­pués de 2008, tras la frac­tu­ra del cartel de Si­na­loa, los me­xi­ca­nos vi­vi­mos esta si­tua­ción. El re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia em­pe­zó con la pug­na in­ter­na en­tre el “Cha­po” Guz­mán y los Bel­trán Ley­va. Esa lu­cha se ex­ten­dió a to­do el país.

***** Esta vio­len­cia afec­ta a to­da la po­bla­ción me­xi­ca­na, pe­ro es­pe-

cial­men­te a los pe­rio­dis­tas. Yo creo que es­ta­mos vi­vien­do una es­pe­cie de muer­te del pe­rio­dis­mo. Por dos mo­ti­vos: en pri­mer lu­gar por el pu­dor de cier­to pe­rio­dis­mo y, por otro la­do, por la pre­sión de los vio­len­tos con­tra el pe­rio­dis­mo atrin­che­ra­do. Un ejem­plo es el cie­rre del pe­rió­di­co Nor­te de Ciu­dad Juá­rez tras el ase­si­na­to de Mi­ros­la­va Breach, ha­ce tres me­ses. El si­len­cio del pe­rio­dis­mo en Ta­mau­li­pas y Ve­ra­cruz tam­bién es re­sul­ta­do de la vio­len­cia.

Yo creo que es­ta­mos per­dien­do te­rreno. Es­ta­mos per­dien­do es­pa­cios pa­ra el ejer­ci­cio pe­rio­dís­ti­co. Y es­toy ha­blan­do de his­to­rias que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que ver con dro­gas. Co­mo to­dos los ca­mi­nos con­du­cen al nar­co en mu­chas re­gio­nes, en­ton­ces ya no se pue­de es­cri­bir so­bre ne­go­cios de ven­ta de cer­ve­za, desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio, mi­gra­ción, ven­ta de vehícu­los nue­vos. Son gi­ros in­dus­tria­les o co­mer­cia­les que ya con­tro­la el cri­men or­ga­ni­za­do, sus ope­ra­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro.

Ya ni les ha­ce­mos da­ño a los nar­cos en Mé­xi­co con nues­tras de­nun­cias, pe­ro sí les es­tor­ba­mos. Y aun­que el tra­ba­jo en ge­ne­ral no sea fuer­te, de in­ves­ti­ga­ción, pro­fun­do, pa­ra ellos no im­por­ta. Es­tá prohi­bi­do por ejem­plo to­mar fo­tos de al­gu­nas zo­nas, de ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos, de ne­go­cios co­mer­cia­les.

***** Hoy en Mé­xi­co es mu­cho más pe­li­gro­so pa­ra los pe­rio­dis­tas cu­brir el ne­xo de los nar­cos con los po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y Ejér­ci­to, que ha­blar de los mis­mos nar­cos. Ya ellos no so­lo fi­nan­cian a los po­lí­ti­cos sino que los ha­cen. Des­de un prin­ci­pio los pro­mue­ven y los po­nen en pues­tos im­por­tan­tes. La cla­se política me­xi­ca­na hoy es hi­ja de los nar­cos.

En es­te sentido ten­go la es­pe­ran­za de que los me­xi­ca­nos vo­te­mos por nue­vas fuer­zas, dis­tin­tas a las de siem­pre —el PRI y el PAN—, que ha­gan un vi­ra­je co­mo el que pro­po­ne An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, con ho­nes­ti­dad y com­ba­te a la co­rrup­ción.

Por nues­tra par­te, los pe­rio­dis­tas te­ne­mos que re­sis­tir. Con­ser­var nues­tros es­pa­cios, se­guir ma­ne­jan­do nues­tros vehícu­los de acró­ba­ta. No que­dar­nos ca­lla­dos a pe­sar de tan­ta de­sola­ción

FO­TO

Val­dez fue du­ran­te años una de las fuen­tes con­sul­ta­das por EL CO­LOM­BIANO al abor­dar te­mas de la cri­sis de Mé­xi­co. Ayer fue ase­si­na­do fren­te a la se­de del se­ma­na­rio que fun­dó, Río Do­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.