La des­nu­tri­ción, un mal que ur­ge de nue­vas mi­ra­das

Aun­que los pro­gra­mas es­ta­ta­les y de pri­va­dos han fun­cio­na­do, se re­quie­re rom­per la de­sigual­dad y me­jo­rar ca­li­dad del agua pa­ra ha­llar soluciones pro­fun­das.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROL­DÁN

En Co­lom­bia, la des­nu­tri­ción se en­sa­ña con los ni­ños. La En­cues­ta de Si­tua­ción Nu­tri­cio­nal (En­sin), con da­tos de 2010 (los úl­ti­mos dis­po­ni­bles), mues­tra que mien­tras la des­nu­tri­ción so­lo se pre­sen­ta en un 2,8 % de los adul­tos en­tre 18 y 64 años, en los me­no­res de edad si­gue sien­do cau­sa de muer­te (ver in­fo­gra­fía).

De hecho, la misma en­cues­ta es­ti­ma que has­ta el 10 % de la mor­ta­li­dad in­fan­til en el país se atri­bu­ye a esta cau­sa.

Aun­que esta pro­ble­má­ti­ca se ha re­du­ci­do en los úl­ti­mos años, aún per­sis­ten bre­chas re­gio­na­les que ha­cen di­fí­cil pen­sar en un país sin pér­di­das hu­ma­nas de­ri­va­das de ella. Y es que si bien las muer­tes en me­no­res de 5 años aso­cia­das a la des­nu­tri­ción pa­sa­ron de 14,9 por ca­da 100.000 na­ci­dos vi­vos en 2005 a 6,8 en 2013, en las zo­nas más vul­ne­ra­bles del país la ta­sa es has­ta 10 ve­ces más alta que el pro­me­dio na­cio­nal. De acuer­do con la En­cues­ta, La Gua­ji­ra (32,6), Cho­có (34,8) y Vi­cha­da (82,2) son es­ce­na­rios com­ple­jos.

Pa­ra Sa­ra del Cas­ti­llo, coor­di­na­do­ra del Ob­ser­va­to­rio de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, es cla­ro que en es­tos ca­sos los pro­ble­mas nu­tri­cio­na­les son el ice­berg de una atra­sa­da in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca y sa­ni­ta­ria y de una eco­no­mía lo­cal dé­bil. “Cuan­do la po­bre­za per­sis­te, los com­po­nen­tes nu­tri­cio­na­les no me­jo­ran. La po­bre­za y la des­nu­tri­ción tie­nen re­la­ción, y eso lo demuestra cual­quier es­tu­dio

his­tó­ri­co”, de­ta­lla la ex­per­ta.

A lo an­te­rior se su­ma, afir­ma del Cas­ti­llo, que las soluciones al pro­ble­ma tam­bién de­ben ser cul­tu­ra­les, so­bre to­do en La Gua­ji­ra y Cho­có, don­de los in­dí­ge­nas y afro­co­lom­bia­nos equi­va­len al 60 % y al 95 % de la po­bla­ción, res­pec­ti­va­men­te. “La res­pues­ta del Es­ta­do no pue­de ser es­tán­dar, tie­ne que con­si­de­rar la idio­sin­cra­sia de la po­bla­ción”, aña­de.

El ori­gen es­truc­tu­ral

Ana Pa­tri­cia He­re­dia, sub­di­rec­to­ra de Sa­lud Nu­tri­cio­nal del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, sos­tie­ne que en los ni­ños se pro­du­cen da­ños irre­ver­si­bles en la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va, lo que incluye tras­tor­nos del cre­ci­mien­to, re­tra­sos mo­to­res y dis­mi­nu­ción de la in­mu­ni­dad, lo que más ade­lan­te se tra­du­ce en me­nor ca­pa­ci­dad la­bo­ral y pro­duc­ti­va.

En eso coin­ci­de Ximena No­ra­to, di­rec­to­ra de la Agen­cia Pan­di, or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja te­mas de in­fan­cia, pa­ra quien los pro­gra­mas es­ta­ta­les y de pri­va­dos han da­do sus fru­tos, “el país debe en­ten­der, de una vez por to­das, que más allá de la dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­tos, el pro­ble­ma del agua in­ci­de en las ta­sas de des­nu­tri­ción y tam­bién debe ser com­ba­ti­do”.

Se­gún di­ce, la pre­ca­rie­dad en el ac­ce­so al agua po­ta­ble y a al­can­ta­ri­lla­do en las zo­nas ru­ra­les del país po­ne en ries­go, so­bre to­do a los ni­ños, de in­fec­cio­nes y en­fer­me­da­des dia­rrei­cas que, a su vez, fa­vo­re­cen la des­nu­tri­ción. “Cuan­do un ni­ño tie­ne dia­rrea, el cuer­po no al­can­za a re­ci­bir los nu­trien­tes e inevi­ta­ble­men­te va a ba­jar de pe­so”, de­ta­lla, y aña­de que mien­tras el 89,9 % de ho­ga­res de zo­nas ur­ba­nas en Co­lom­bia tie­nen acue­duc­to pú­bli­co, so­lo el 15,7 % de ho­ga­res ru­ra­les tie­nen una fuen­te de agua po­ta­ble.

A lo an­te­rior, con­ti­núa No­ra­to, se agre­ga que las de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas im­pi­den a las ma­dres ali­men­tar ade­cua­da­men­te a sus hi­jos por me­dio de la lac­tan­cia, que pro­vee al be­bé de to­das las gra­sas y pro­teí­nas ne­ce­sa­rias pa­ra su ade­cua­do desa­rro­llo en los pri­me­ros seis me­ses de vi­da. “Cuan­do las mu­je­res tie­nen tra­ba­jos in­for­ma­les, no cuen­tan con una li­cen­cia ma­ter­na re­mu­ne­ra­da, en­ton­ces tie­nen mu­chas ba­rre­ras so­cia­les y eco­nó­mi­cas pa­ra la lac­tan­cia, que pue­de tar­dar has­ta ocho ho­ras en un día y que a ve­ces no pue­de ser com­ple­ta­da por la exi­gen­cia de ir a bus­car for­mas pa­ra so­bre­vi­vir”, sos­tie­ne la di­rec­to­ra.

Pa­ra ir a la ac­ción

Pa­ra el ex­per­to en sa­lud pú­bli­ca Ma­rio Her­nán­dez, del Cen­tro His­tó­ri­co de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, si bien es cier­to que en pro­me­dio han dis­mi­nui­do las ci­fras de des­nu­tri­ción y de mor­ta­li­dad aso­cia­da a des­nu­tri­ción, la de­sigual­dad no mues­tra la misma ten­den­cia, y con la per­sis­ten­cia de és­ta di­fí­cil­men­te ha­brá cam­bios en la pri­me­ra.

A eso se su­ma que, se­gún ar­gu­men­ta, el te­ma de nu­tri­ción sue­le en­ten­der­se so­lo co­mo ac­ce­so a ali­men­tos nu­tri­ti­vos y a aso­ciar­se con la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de con­se­guir­los, lo que ha­ce que no se afec­ten las cau­sas pro­fun­das del pro­ble­ma.

En ese sentido, ex­po­ne, el Go­bierno debe pro­cu­rar que sus po­lí­ti­cas va­yan más allá del ac­ce­so al ali­men­to y bus­quen có­mo se ha­ce pa­ra ge­ne­rar ali­men­tos más cer­ca de las ne­ce­si­da­des de las po­bla­cio­nes.

De igual for­ma, pa­ra com­ba­tir la des­nu­tri­ción hay que re­cu­pe­rar los sa­be­res y las prác­ti­cas con los que los an­ces­tros re­sol­vían las ca­ren­cias o re­em­pla­za­ban ali­men­tos.

“En cam­bio, he­mos re­em­pla­za­do eso por el pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos pa­ra vol­ver­los sim­ple­men­te co­mes­ti­bles, pe­ro no nu­tri­ti­vos, lo que pro­du­ce una do­ble car­ga: la des­nu­tri­ción y la obe­si­dad”, de­nun­cia Her­nán­dez.

Al res­pec­to, He­re­dia re­co­no­ce que la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la nu­tri­cio­nal si­guen sien­do re­tos pa­ra Co­lom­bia, ya que mien­tras en Mé­xi­co, Chi­le y Bra­sil me­nos del 10 % de la po­bla­ción se en­cuen­tra en ries­go de in­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria, el 15,5% de los co­lom­bia­nos es­tán ba­jo esta si­tua­ción.

De hecho, la fun­cio­na­ria coin­ci­de con Her­nán­dez y afir­ma que la des­nu­tri­ción debe en­ten­der­se co­mo el re­sul­ta­do de una con­jun­ción de fac­to­res: “en pri­me­ra lí­nea, es el re­sul­ta­do de la in­ges­ta in­su­fi­cien­te de ali­men­tos (en can­ti­dad y ca­li­dad), la fal­ta de una aten­ción ade­cua- da y la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas”, de­ta­lla, y aña­de que de­trás de esas cau­sas in­me­dia­tas hay otras sub­ya­cen­tes, co­mo la fal­ta de ac­ce­so a ali­men­tos, las prác­ti­cas inade­cua­das de ali­men­ta­ción y cui­da­do, la fal­ta de aten­ción sa­ni­ta­ria, el ba­jo ac­ce­so a fuen­tes de agua po­ta­ble y con­di­cio­nes de sa­nea­mien­to in­sa­lu­bres. Por en­ci­ma, re­sal­ta, es­tán ade­más la po­bre­za, la de­sigual­dad y la ba­ja es­co­la­ri­dad de ma­dres y cui­da­do­res.

En ese sentido, con la des­nu­tri­ción en­ten­di­da co­mo la re­sul­tan­te de múl­ti­ples fac­to­res y de­ter­mi­nan­tes que lle­van al in­di­vi­duo, la fa­mi­lia y la co­mu­ni­dad a es­tar en in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, He­re­dia cuen­ta que di­fe­ren­tes sec­to­res del Es­ta­do, ta­les co­mo So­cial, Eco­nó­mi­co, Agri­cul­tu­ra, Vi­vien­da, In­fra­es­truc­tu­ra, Sa­lud y Edu­ca­ción es­tán con­vo­ca­dos al desa­rro­llo de pro­gra­mas que, de acuer­do a su com­pe­ten­cia, im­pac­tan di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en el es­ta­do de sa­lud y nu­tri­ción de la po­bla­ción.

El pro­gra­ma De ce­ro a siem­pre, de la Con­se­je­ría Pre­si­den­cial pa­ra la Pri­me­ra In­fan­cia, es Ley de la Re­pú­bli­ca, y bus­ca jus­ta­men­te evi­tar las muer­tes de ni­ños por des­nu­tri­ción. Por su par­te, la Agen­cia Na­cio­nal de Tie­rras anun­ció que cons­trui­rá cin­co in­ver­na­de­ros en las re­gio­nes más apar­ta­das de La Gua­ji­ra pa­ra pro­du­cir 250 to­ne­la­das de co­mi­da al año y ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en esa re­gión.

Des­de otros sec­to­res tam­bién se han le­van­ta­do ini­cia­ti­vas (ver no­ta ane­xa). En Co­lom­bia ha­ce pre­sen­cia la ONG Ac­ción con­tra el Ham­bre, que bus­ca eli­mi­nar­la a tra­vés de la pre­ven­ción, la de­tec­ción y el tra­ta­mien­to de la des­nu­tri­ción, mien­tras los 19 ban­cos de ali­men­tos que exis­ten en el país, va­rios de ellos con el apo­yo de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, em­pre­sas pri­va­das, es­tu­dian­tes y vo­lun­ta­rios, han lo­gra­do dis­tri­buir to­ne­la­das de co­mi­da que por di­fe­ren­tes ra­zo­nes ya no pue­de ser co­mer­cia­li­za­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.