San­tos, y Co­lom­bia, an­te Trump

La ci­ta en­tre am­bos pre­si­den­tes no es una anéc­do­ta so­cial, sino desa­rro­llo de re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les con­so­li­da­das. Co­lom­bia, so­cia leal de EE. UU., y sus dig­na­ta­rios, es­pe­ran res­pe­to re­cí­pro­co.

El Colombiano - - OPINIÓN - ELE­NA OSPINA

Ma­ña­na ate­rri­za­rá en Was­hing­ton el presidente Juan Ma­nuel San­tos, con mi­ras a pre­sen­tar an­te di­ri­gen­tes de los par­ti­dos Re­pu­bli­cano y De­mó­cra­ta los re­sul­ta­dos del pro­ce­so de paz y pa­ra abo­gar por la con­ti­nua­ción de la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca nor­te­ame­ri­ca­na con Co­lom­bia. Y el jue­ves se­rá la ci­ta más re­le­van­te, pues lo recibirá el presidente Do­nald Trump, en la Ca­sa Blan­ca.

Ob­via­men­te la aten­ción se cen­tra­rá en es­te en­cuen­tro. Del ám­bi­to la­ti­noa­me­ri­cano Trump so­lo se ha reuni­do con el presidente de Mé­xi­co, En­ri­que Pe­ña Nie­to, con re­sul­ta­dos hu­mi­llan­tes pa­ra es­te y su país; de Pe­rú, Pedro Pa­blo Kuczyns­ki; y de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri, con quien se co­no­ce des­de ha­ce mu­chos años y al que tri­bu­tó cá­li­dos elo­gios.

A es­tas al­tu­ras no se sa­be qué pien­sa Trump de Co­lom­bia, de su go­bierno, del pro­ce­so de paz con las gue­rri­llas, ni si­quie­ra qué jui­cio tie­ne so­bre los ma­gros re­sul­ta­dos en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co y la erra­di­ca­ción de los cul­ti­vos de co­ca. La úni­ca re­fe­ren­cia, no ofi­cial y con ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias, fue el corto en­cuen­tro con los ex­pre­si­den­tes An­drés Pas­tra­na y Ál­va­ro Uri­be, el pa­sa­do mes.

Na­die pue­de de­cir que las re­la­cio­nes de Co­lom­bia con Es­ta­dos Uni­dos no sean de la ma­yor im­por­tan­cia, sea cual sea el momento, en el pa­sa­do in­me­dia­to, el pre­sen­te y el fu­tu­ro. Pa­ra nues­tro país di­chas re­la­cio­nes son, usan­do el pro­pio len­gua­je de la geo­po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea, vi­ta­les: en la eco­no­mía y el co­mer­cio, en lo mi­li­tar, en lo geo­es­tra­té­gi­co, en lo edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral.

De allí que a los co­lom­bia­nos no les pue­da ser in­di­fe­ren- te la suer­te de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les, y en par­ti­cu­lar lo que de po­si­ti­vo pue­da re­sul­tar de esta vi­si­ta pre­si­den­cial. Aquí el asun­to no es tan­to si Trump dedica más o me­nos tiem­po al presidente co­lom­biano en ejer­ci­cio o a al­gu­nos de sus pre­de­ce­so­res en reunio­nes in­for­ma­les, sino el con­te­ni­do de lo que pue­da co­mu­ni­car bien y de for­ma cla­ra quien ac­túa co­mo Je­fe del Es­ta­do co­lom­biano, que di- ri­ge las re­la­cio­nes internacionales del país. Un desai­re o un des­en­cuen­tro no es una anéc­do­ta que va­ya en des­do­ro del go­ber­nan­te agra­via­do, co­mo les ha pa­sa­do a Pe­ña Nie­to o a An­ge­la Mer­kel, sino que es un mal men­sa­je pa­ra las na­cio­nes que esos go­ber­nan­tes re­pre­sen­tan. Hay que con­fiar en que el presidente de Co­lom­bia sea re­ci­bi­do con el res­pe­to que me­re­ce su in­ves­ti­du­ra y, so­bre to­do, co­mo re­pre­sen­tan­te de una na­ción que ha si­do alia­da leal y en no po­cas oca­sio­nes, sa­cri­fi­ca­da y su­fri­do­ra.

No se­rá ex­tra­ño que Trump ex­pre­se sus preo­cu­pa­cio­nes so­bre el au­men­to de los cul­ti­vos ilí­ci­tos en Co­lom­bia. Se­gu­ra­men­te el go­bierno lo da por hecho, pues no es ca­sua­li­dad que el presidente San­tos ha­ya mul­ti­pli­ca­do en las úl­ti­mas se­ma­nas los ac­tos en di­ver­sas re­gio­nes del país pa­ra ha­cer anun­cios so­bre sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos y pro­gra­mas de desa­rro­llo al­ter­na­ti­vo.

Tam­bién po­dría Trump ha­cer re­fe­ren­cia al Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio en­tre los dos paí­ses, que cum­ple cin­co años de vi­gen­cia. O ha­cer re­fe­ren­cia al ca­so ve­ne­zo­lano, del cual sí ha ha­bla­do en otras oca­sio­nes con los pre­si­den­tes re­ci­bi­dos con an­te­rio­ri­dad. Aquí ha­bría que ha­cer una in­vi­ta­ción al go­ber­nan­te co­lom­biano pa­ra que sea ex­plí­ci­to en la defensa de los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y de los de­re­chos de los opo­si­to­res, re­pri­mi­dos de for­ma sal­va­je en Ve­ne­zue­la.

La di­plo­ma­cia di­rec­ta en­tre los pre­si­den­tes pue­de arro­jar bue­nos re­sul­ta­dos, sin per­jui­cio de con­ti­nuar la ges­tión efec­ti­va an­te lí­de­res del Con­gre­so y de los cen­tros de pen­sa­mien­to en Was­hing­ton. A Juan Ma­nuel San­tos le debe ir bien, pe­ro tam­bién, y an­te to­do, a Co­lom­bia

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.