LAS AN­SIAS DE PO­DER

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CA­RO­LI­NA PULISTAR AR­CI­LA Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 1° se­mes­tre pu­lis­tarc@gmail.com * Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EAFIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas

Con­se­cuen­te­men­te, el po­der en el con­tex­to per­ver­so an­ti co­lec­ti­vo es si­nó­ni­mo de di­vi­sión. En un sentido del ser, di­cho po­der se en­cuen­tra en un ex­tre­mo opues­to, ya que lo hu­mano se ocu­pa pri­mor­dial­men­te del be­ne­fi­cio so­cial y co­lec­ti­vo, y el po­der en ese con­tex­to so­lo in­ten­ta sa­tis­fa­cer los intereses de unos po­cos. Se tie­ne bas­tan­te cla­ro que las re­la­cio­nes es­ta­ble­ci­das en­tre los se­res hu­ma­nos has­ta aho­ra no han lle­ga­do a ser su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar una hu­ma­ni­za­ción ple­na.

Se bus­ca por en­ci­ma del ser, un po­der ab­so­lu­to que se pre­sen­ta co­mo fac­tor be­né­fi­co en la par­te in­di­vi­dual o de un gru­po mi­no­ri­ta­rio y se con­tra­po­ne al be­ne­fi­cio de lo co­lec­ti­vo y lo so­cial que es­ta­ble­ce el hu­ma­nis­mo, no ol­vi­dan­do que es­tas ad­ver­si­da­des ca­da día pa­ra bien o mal dis­tin­guen al hom­bre co­mo ser hu­mano.

Las an­sias de po­der pre­sen­tes en la hu­ma­ni­dad son una ca­rac­te­rís­ti­ca más que nos de­ter­mi­nan co­mo se­res hu­ma­nos li­ga­dos con la am­bi­ción y un to­que de egoís­mo. Su en­fo­que o sentido hu­ma­nís­ti­co-so­cial se pre­ci­sa en el momento que emi­ti­mos di­cho po­der en un be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo, y com­pren­dien­do a cons­cien­cia ver­da­de­ra que, si bien el po­der es­tá arrai­ga­do al ser de ca­da uno, es­te pue­de re­di­rec­cio­nar­se y rein­ven­tar­se cuan­tas ve­ces quie­ra pa­ra cum­plir con un ob­je­ti­vo desea­do, des­de lue­go con la pre­sen­cia y per­ma­nen­te uso de un sentido crí­ti­co­re­fle­xi­vo que pro­pon­ga el po­der des­de la ga­nan­cia in­di­vi­dual pe­ro ar­ti­cu­la­da con la co­lec­ti­va.

¿Por qué nos des­co­nec­ta­mos de lo hu­mano pa­ra apro­piar­nos del po­der?; aso­cián­do­lo des­de un sentido ló­gi­co, es­te cum­ple la fun­ción cier­ta­men­te de con­vo­car a la so­cie­dad pa­ra un ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co, así pues, que no es de­ci­si­vo si el po­der tie­ne su cen­tro des­de lo per­ver­so o lo bon­da­do­so, sino el do­mi­nio que es­te ejer­ce pa­ra con­gre­gar a la hu­ma­ni­dad.

El po­der bien o mal no di­vi­de, sino que con­vo­ca. Lo hu­mano des­de lue­go abar­ca el po­der en esa dua­li­dad por­que es in­he­ren­te en ca­da per­so­na; es de­cir, que lo hu­mano pue­de com­pren­der el po­der des­de am­bas pers­pec­ti­vas (bue­na y ma­la).

No es me­nos hu­mano quien ejer­ce el po­der de for­ma ne­ga­ti­va, pues ac­túa si­guien­do su orien­ta­ción; así mis­mo, quien lo en­fo­ca de ma­ne­ra bon­da­do­sa po­see su pro­pia pers­pec­ti­va, so­lo que am­bos fue­ron en­ca­mi­na­dos a fi­nes con­tra­rios…

El po­der bien o mal no di­vi­de sino que con­vo­ca. Lo hu­mano abar­ca el po­der en esa dua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.