UNA EDU­CA­CIÓN PA­RA LA ILUS­TRA­CIÓN Y LAS EMO­CIO­NES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO COR­TÉS RO­DAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

En las úl­ti­mas se­ma­nas se dis­cu­ten en el mun­do uni­ver­si­ta­rio viejos pro­ble­mas que re­sul­tan de las equi­vo­ca­das po­lí­ti­cas es­ta­ta­les fren­te a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Con ai­re triun­fal el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de los An­des, afir­mó que esta es la más pú­bli­ca de las uni­ver­si­da­des co­lom­bia­nas.

Pe­ro es­to que di­jo el rec­tor Na­vas -de­cla­ra­do enemi­go de la libertad de opi­nión- es la con­se­cuen­cia de un pro­ce­so que se ini­ció en es­te go­bierno con la pro­pues­ta de pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción su­pe­rior de la mi­nis­tra Cam­po, con el es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co in­di­rec­to a las uni­ver­si­da­des pri­va­das de Pa­rody -Ser Pi­lo Pa­ga, des­ti­na­ción de di­ne­ros pro­ve­nien­tes de re­ga­lías pa­ra cien­cia y tec­no­lo­gía con prio­ri­dad pa­ra uni­ver­si­da­des pri­va­das, y con la pa­si­vi­dad del go­bierno y de la ac­tual mi­nis­tra, Ya­neth Giha, an­te el des­fi­nan­cia­mien­to de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Te­nien­do en cuen­ta es­tos he­chos se pue­de afir­mar que es­ta­mos an­te una política estatal que in­cli­na la ba­lan­za de la edu­ca­ción su­pe­rior a fa­vor de al­gu­nas uni­ver­si­da­des pri­va­das. ¿Es un nue­vo mo­de­lo de uni­ver­si­dad que rom­pe la dis­tin­ción en­tre uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das?

Es­te es un pro­ble­ma se­rio que de­be­mos re­sis­tir con crí­ti­ca y lu­cha política. Pe­ro afron­tar­lo, no debe con­du­cir a de­jar de la­do otra cues­tión en la que la uni­ver­si­dad es­tá im­pli­ca­da: el fra­ca­so de la edu­ca­ción en en­se­ñar a ar­gu­men­tar y a pen­sar de ma­ne­ra crí­ti­ca a sus es­tu­dian­tes.

La uni­ver­si­dad cam­bia al rit­mo de los trans­for­ma­cio­nes de nues­tra épo­ca. La ten­den­cia en la edu­ca­ción ac­tual es po­ner más én­fa­sis en los pro­ce­sos de adies­tra­mien­to, en la pre­pa­ra­ción de los es­tu­dian­tes de acuer­do a las opor­tu­ni­da­des de em­pleo, des­cui­dan­do la edu­ca­ción crí­ti­ca, so­cial y hu­ma­nis­ta. Se for­ma así un ti­po de pro­fe­sio­nal in­cul­to, téc­ni­ca y cien­tí­fi­ca­men­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra ac­tuar en su cam­po es­pe­cí­fi­co, pe­ro sin ha­bi­li­da­des pa­ra participar en la vi­da so­cial y en la de­mo­cra­cia. La ba­se hu­ma­na de la uni­ver­si­dad “se­rá la de uni­ver­si­ta­rios eco­nó­mi­ca­men­te ra­cio­na­les, pe­ro cul­tu­ral y cí­vi­ca­men­te em­bru­te­ci­dos” (Vi­lla­ca­ñas).

Kant lo se­ña­ló ha­ce más de dos si­glos: pa­ra po­der su­pe­rar la si­tua­ción del em­bru­te­ci­mien­to, que de­no­mi­nó “un es­ta­do de cul­pa­ble in­ca­pa­ci­dad por no ac­tuar de ma­ne­ra au­tó­no­ma“, se re­quie­re del pro­gra­ma ilus­tra­do: ha­cer uso pú­bli­co de la ra­zón en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da.

Pe­ro la edu­ca­ción no es so­la­men­te un pro­ce­so cog­ni­ti­vo y la au­to­no­mía no de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de ar­gu­men­tar ra­cio­nal­men­te. Las emo­cio­nes, la ima­gi­na­ción y las pa­sio­nes son tam­bién de­ter­mi­nan­tes en la for­ma­ción de las per­so­nas. En la edu­ca­ción en ge­ne­ral se debe me­jo­rar el mo­de­lo cog­ni­ti­vo e ilus­tra­do, e im­ple­men­tar una es­tra­te­gia edu­ca­ti­va cen­tra­da en el cul­ti­vo de las emo­cio­nes, que ins­pi­re a los ciu­da­da­nos pa­ra que ten­gan en sus co­ra­zo­nes sen­ti­mien­tos fuer­tes que los im­pul­sen a lu­char por los ob­je­ti­vos de su so­cie­dad: la jus­ti­cia, la paz, la in­clu­sión, la so­li­da­ri­dad. En es­to la uni­ver­si­dad pú­bli­ca tie­ne una ven­ta­ja por­que tie­ne una vin­cu­la­ción his­tó­ri­ca con las lu­chas so­cia­les y por­que es­tá me­nos de­ter­mi­na­da por las exi­gen­cias del mer­ca­do y la com­pe­ten­cia. Pe­ro, el des­fi­nan­cia­mien­to nos ahoga

Se for­ma así un ti­po de pro­fe­sio­nal in­cul­to, sin ha­bi­li­da­des pa­ra participar en la vi­da so­cial y en la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.