BU­CA­NE­ROS 2.0

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HUM­BER­TO MONTERO hmon­te­ro@la­ra­zon.es

En 1678, el fi­li­bus­te­ro fran­cés

Ale­xan­dre Ex­que­me­lin pu­bli­có en ho­lan­dés la pri­me­ra edición de su li­bro au­to­bio­grá­fi­co «Pi­ra­tas de la Amé­ri­ca». En él, es­te hu­go­no­te que aca­bó en Tor­tu­ga ejer­cien­do de ci­ru­jano cir­cuns­tan­cial, de bu­ca­ne­ro oca­sio­nal y fi­nal­men­te de pi­ra­ta a las ór­de­nes de Mor­gan y el Olo­nés, des­gra­na­ba el ofi­cio de la Co­fra­día de los Her­ma­nos de la Cos­ta y lo lu­cra­ti­vo del mis­mo. Si Ex­que­me­lin vi­vie­ra hoy, a buen se­gu­ro se ha­bría en­ro­la­do en al­guno de los gru­pos de «hac­kers» que se de­di­can a la ver­sión 2.0 de su desem­pe­ño: la ci­ber­pi­ra­te­ría. En vez de per­se­guir do­blo­nes o lin­go­tes de oro, exi­gi­ría Bit­coins, la mo­ne­da vir­tual en la que sus su­ce­so­res exi­gen el pa­go de res­ca­tes. En lu­gar de un sa­ble y una pis­to­la, car­ga­ría un te­cla­do ple­ga­ble y un su­per­or­de­na­dor des­de el que lan­zar sus in­fec­cio­sos ata­ques. Y aun­que si­guie­ra ha­bi­tan­do ba­jo una pal­me­ra me- ci­da por la bri­sa del Ca­ri­be, ha­bría pa­sa­do por la can­te­ra ru­sa, bri­tá­ni­ca o es­ta­dou­ni­den­se, don­de se con­cen­tran los ma­yo­res ex­per­tos del que se ha con­ver­ti­do en el más lu­cra­ti­vo ne­go­cio cri­mi­nal del si­glo XXI, co­mo me ex­pli­ca Jor­ge Or­do

vás, uno de los me­jo­res ana­lis­tas de Eu­ro­pa en Bit­coins y ex­per­to en trans­for­ma­ción di­gi­tal de la mul­ti­na­cio­nal Te­le­fó­ni­ca, la pri­me­ra me­ga­cor­po­ra­ción en ad­mi­tir la in­fec­ción de par­te de su red in­ter­na por el vi­rus «Wan­naCry», que desató el pá­ni­co el pa­sa­do vier­nes al ex­ten­der­se a ca­si un cen­te­nar de paí­ses y afec­tar a sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud co­mo el bri­tá­ni­co NHS. «Pueden lle­gar a cual­quier par­te del mun­do có­mo­da­men­te ins­ta­la­dos en el más ab­so­lu­to ano­ni­ma­to. La ex­po­si­ción es mí­ni­ma. Los riesgos son mu­cho me­no­res que en otro ti­po de de­li­tos y el re­torno de la in­ver­sión es muy su­pe­rior al de cual­quier ac­ti­vi­dad cri­mi­nal», aña­de.

El bo­tín a ni­vel glo­bal su­po­ne en­tre el 0,8% y el 1,8% del PIB glo­bal y ge­ne­ra pér­di­das de 289.400 mi­llo­nes de eu­ros en 2016. «Es un ne­go­cio re­don­do por­que la ma­yo­ría de em­pre­sas, aun­que lo nie­gue, aca­ba pa­gan­do el res­ca­te pa­ra li­be­rar los ar­chi­vos ci­fra­dos», me co­men­ta

Pa­blo Bur­gue­ño, abo­ga­do y so­cio de Avan­lex, una de las prin­ci­pa­les ase­so­rías ju­rí­di­cas de tec­no­lo­gía es­pa­ño­las, es­pe­cia­li­za­da en ci­ber­se­gu­ri­dad. Los res­ca­tes, que sue­len pa­gar­se en Bit­coin por el ano­ni­ma­to que sal­va­guar­da las transac­cio­nes en esta mo­ne­da vir­tual, pueden al­can­zar has­ta los 10.000 eu­ros en el ca­so de ata­ques a ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Se­gu­ri­dad So­cial. El ras­tro es muy com­ple­jo de se­guir. A tra­vés de pro­gra­mas VPN, los pi­ra­tas si­mu­lan ata­car des­de un equi­po si­tua­do en otro país. «Por eso, los ata­ques re­ci­bi­dos por las em­pre­sas es­pa­ño­las en los úl­ti­mos dos años han di­ri­gi­do el pa­go del res­ca­te ha­cia EE.UU. y Reino Uni­do de for­ma ma­yo­ri­ta­ria aun­que pro­ce­dían de otros lu­ga­res», aña­de Bur­gue­ño, cu­yo des­pa­cho lo­gró ven­cer a Goo­gle en un ca­so de «de­re­cho al ol­vi­do» en in­ter­net.

De hecho, bue­na par­te del di­ne­ro que fi­nan­cia las ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les más «tra­di­cio­na­les», es­pe­cial­men­te re­la­cio­na­das con el nar­co­trá­fi­co, así co­mo los be­ne­fi­cios de las mis­mas, se es­tán de­ri­van­do al ci­ber­cri­men pa­ra mul­ti­pli­car aún más las ga­nan­cias y, de pa­so, lo­grar el la­va­do del di­ne­ro me­dian­te los anó­ni­mos Bit­coin. Así lo apun­tan los ex­per­tos, que ad­vier­ten de que los ci­be­ra­ta­ques a es­ca­la glo­bal se­rán ca­da vez más fre­cuen­tes y más so­fis­ti­ca­dos. Las pe­nas, ade­más, re­sul­tan me­no­res siem­pre que no se ata­quen in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas, co­mo cen­tra­les nu­clea­res, trans­por­tes, elec­tri­ci­dad, re­des gu­ber­na­men­ta­les y sa­ni­ta­rias y ban­cos cen­tra­les.

Ca­da día rea­li­za­mos más ope­ra­cio­nes a tra­vés de nues­tros mó­vi­les, ta­ble­tas y or­de­na­do­res. Des­de ven­ta de ac­cio­nes a al­qui­le­res va­ca­cio­na­les, re­ser­vas de bi­lle­tes aé­reos o la com­pra en el su­per­mer­ca­do. Fa­ci­li­ta­mos mi­llo­nes de da­tos con la pre­mi­sa de que las re­des son se­gu­ras. Por eso ur­ge un en­du­re­ci­mien­to de las pe­nas pa­ra los ci­ber­de­lin­cuen­tes, a me­nu­do tocados con el au­ra ro­mán­ti­ca de los pi­ra­tas de an­ta­ño. Cri­mi­na­les to­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.