Juan Rul­fo, crea­dor sin límites

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA

Quien lee Ai­re de las co­li­nas. Car­tas a Cla­ra, de Juan Rul­fo, se ima­gi­na al enamo­ra­do de­vo­to. “La vi­da se lle­na con tu nom­bre: Cla­ra, cla­ri­dad es­cla­re­ci­da”. Y él lo era. Pe­ro no de de­di­ca­ción ex­clu­si­va a una so­la per­so­na ama­da.

Hoy, cuan­do se ce­le­bra el cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de es­te es­cri­tor na­ci­do en Sa­yu­la, Ja­lis­co, y quien tu­vo por nom­bre Juan Ne­po­mu­ceno Car­los Pé­rez Rul­fo Viz­caíno, recordamos al­gu­nas fa­ce­tas su­yas. Na­rra­dor, fo­tó­gra­fo, an­tro­pó­lo­go, es­cri­tor lí­ri­co. Esta úl­ti­ma que­dó evi­den­cia­da en sus 81 car­tas de amor.

Cuan­do vino a Me­de­llín a fi­na­les de los se­ten­tas del si­glo pa­sa­do, al la­do de Ma­nuel Puig y Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, se reunió con Da­río Ruiz Gó­mez y en­tre un tra­go y otro tra­go — Rul­fo ado­ra­ba las can­ti­nas y los bur­de­les— le con­tó que es­ta­ba enamo­ra­do de una jo­ven ar­gen­ti­na. El ja­lis­cien­se te­nía en­ton­ces más de 60 años a sus es­pal­das.

“Esta his­to­ria la co­rro­bo­ró su hi­jo, Juan Car­los, en su vi­si­ta a esta misma ciu­dad ha­ce me­nos de diez años”, di­ce Da­río Ruiz.

Cla­ra —lla­ma­da Cla­ra An­gé­li­ca Pre­cia­do Re­yes— lle­gó a la vi­da de Rul­fo cuan­do te­nía 13 años. Él, 24. Con ella se ca­só, des­pués de sie­te años de no­viaz­go. Te­nía fa­ma en­tre va­rios es­cri­to­res de es­tar en con­tra de que Juan Rul­fo es­cri­bie­ra. “Mí­re­lo ahí —le de­cía— sin ha­cer na­da, es­cri­bien­do, en vez de tra­ba­jar”.

El cu­bano Gui­ller­mo Ca­bre­ra In­fan­te ma­ni­fes­tó que un día fue a bus­car­lo a su ca­sa en Mé­xi­co. To­có la puer­ta. Cuan- do ella le abrió, le pre­gun­tó: “¿Us­ted tam­bién vie­ne a bus­car al señor que es­cri­be?”.

Ig­no­ra­ba que ese señor que es­cri­bía era due­ño de un es­ti­lo tan po­ten­te, que con po­cas obras pu­bli­ca­das con­si­guió emi­tir su men­sa­je e in­fluir co­mo po­cos en la literatura con­tem­po­rá­nea.

La ru­ma­na Her­ta Mü­ller, pre­mio No­bel 2009, siem­pre ma­ni­fies­ta que su ma­yor in­fluen­cia, por en­ci­ma de Emil Cio­ran o Eu­ge­nio Io­nes­co, sus co­te­rrá­neos, es Juan Rul­fo.

Na­rra­dor con imágenes

Es­te na­rra­dor me­xi­cano fue tam­bién fo­tó­gra­fo de in­dis­cu­ti­ble fuer­za. Quien ob­ser­va sus imágenes de in­me­dia­to en­tien­de que hay una con­ti­nua­ción de su obra na­rra­ti­va. Mues­tra in­dí­ge­nas o cam­pe­si­nos que se ven pe­que­ños an­te la vas­te­dad del pai­sa­je mon­ta­ño­so, rui­nas de cons­truc­cio­nes que de­jó la Re­vo­lu­ción, es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na, ar­qui­tec­tu­ra.

“Su fo­to­gra­fía nos re­cuer­da que es pre­ci­so vol­ver a des­cu­brir el te­rri­to­rio, en nues­tro ca­so, Co­lom­bia, ca­mi­nán­do­lo. En­con­trar­nos con el pai­sa­je o con las rui­nas que de­jó el con­flic­to ar­ma­do. Ca­mi­nar a Co­lom­bia co­mo lo hi­zo el fo­tó­gra­fo Leo Ma­tiz, des­cu­brien­do el país real”.

Ruiz Gó­mez di­ce que la fo­to­gra­fía de Rul­fo es­tá al ni­vel de las muy pre­mia­das de sus pai­sa­nos Gra­cie­la Itur­bi­de, que do­cu­men­tó con imágenes la po­bla­ción in­dí­ge­na y el pue­blo Se­ri, un gru­po de pes­ca­do­res nó­ma­das del de­sier­to de So­no­ra al no­roes­te de Mé­xi­co, y Ma­nuel Ál­va­rez Bra­vo, apli­ca­do en plas­mar el pai­sa­je y la gen­te de su país.

“Yo nunca le pre­gun­to a un es­cri­tor por qué no es­cri­be más. Pe­ro en el ca­so de Rul­fo soy mu­cho más cui­da­do­so. Si yo hu­bie­ra es­cri­to Pedro Pá­ra­mo no me preo­cu­pa­ría ni vol­ve­ría a es­cri­bir nunca en mi vi­da”. GA­BRIEL GAR­CÍA MÁR­QUEZ Es­cri­tor

Des­de un pun­to de vis­ta téc­ni­co, el co­mu­ni­ca­dor y re­por­te­ro grá­fi­co Juan An­to­nio

Sán­chez ha­lla en esas imágenes unos cua­dros pen­sa­dos.

“En los pai­sa­jes na­tu­ra­les, las rui­nas o la ar­qui­tec­tu­ra, por lo ge­ne­ral bus­ca que las imágenes ten­gan equi­li­brio. Vo­lú­me­nes bien com­pen­sa­dos y lí­neas, cur­vas o rec­tas. Con pro­fun­di­dad y gran ma­ne­jo de la pers­pec­ti­va. No son fre­cuen­tes los pri­me­ros pla­nos”, di­ce Sán­chez.

Juan Rul­fo tra­ba­jó en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal In­di­ge­nis­ta de Mé­xi­co, en la pu­bli­ca­ción de de­ce­nas de los li­bros más im­por­tan­tes so­bre las cul­tu­ras me­xi­ca­nas.

A es­te ser de mil ca­ras, aña­da­mos otra: la de guio­nis­ta. Con Juan Jo­sé Arreo­la es­cri­bió tex­tos pa­ra cine. Mu­chos de ellos han si­do ba­se de pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. En 1960 se pro­du­jo la pe­lí­cu­la El des­po­jo ba­sa­da en una idea de Rul­fo. Su re­la­to El ga­llo de oro fue lle­va­do al cine en 1964, de ma­ne­ra po­co afor­tu­na­da, por el director Ro­ber­to Ga­val­dón, con adap­ta­ción de Car­los Fuen­tes y Ga­briel Gar­cía Már­quez. La pe­lí­cu­la El Rin­cón de las Vír­ge­nes, di­ri­gi­da por Al­ber­to Isaac, 1972, es una adap­ta­ción de los cuen­tos Ana­cle­to Mo­ro­nes y El día del de­rrum­be, in­clui­dos en El Llano en lla­mas. Tal vez la obra li­te­ra­ria de Rul­fo no sea muy ex­ten­sa, pe­ro es co­lo­sal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.