¿Es feliz la gen­te en Me­de­llín?

Se­gún el Ob­ser­va­to­rio de la Fe­li­ci­dad, las per­so­nas es­tán sa­tis­fe­chas con su vi­da. El es­ta­do ci­vil es clave.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ

Ser sol­te­ro, viu­do o se­pa­ra­do, te­ner va­rios hi­jos o no con­tar con es­tu­dios re­du­ce la fe­li­ci­dad de los me­de­lli­nen­ses. En cam­bio, te­ner al me­nos ba­chi­lle­ra­to, ser ju­bi­la­do o ser ca­sa­do in­cre­men­ta el ni­vel de fe­li­ci­dad.

Es­tos ha­llaz­gos se des­pren­den del es­tu­dio so­bre la fe­li­ci­dad, hecho por el Ob­ser­va­to­rio de la Fe­li­ci­dad que crea­ron ha­cia me­dia­dos de 2005 el eco­no­mis­ta

y el abo­ga­do Ja­vier Al- ber­to Gó­mez Juan Es­te­ban Gar­zón.

Los in­ves­ti­ga­do­res afir­man que Me­de­llín es una ciu­dad feliz, aun­que lo es un po­co me­nos en las co­mu­nas del Po­pu­lar, San­ta Cruz y Man­ri­que, en Vi­lla Her­mo­sa, 12 de Oc­tu­bre, Ro­ble­do y San Ja­vier, y más en las del sur.

Es­te te­ma ca­da vez re­ci­be más aten­ción en eco­no­mía y se mi­de en el plano internacional, na­cio­nal y lo­cal.

Acá se apo­ya­ron en la en­cues­ta de ca­li­dad de vi­da del Área Me­tro­po­li­ta­na, que es muy com­ple­ta, aun­que le fal­tan al­gu­nos as­pec­tos pa­ra eva­luar en la po­bla­ción. So­lo to­ma­ron los da­tos de la ca­pi­tal.

El tra­ba­jo so­bre la fe­li­ci­dad se ba­sa en la unión de lo eco­nó­mi­co con lo psi­co­ló­gi­co. La fe­li­ci­dad, acla­ran, no de­pen­de del te­ner.

“Si se tie­ne el con­cep­to, se pue­de ser feliz”, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res, que tra­ba­jan ade­más con em­pre­sas. Es­tas bus­can hoy que sus em­plea­dos sean fe­li­ces.

Es que la fe­li­ci­dad hoy es im­por­tan­te. In­clu­so Har­vard

tie­ne un cur­so obli­ga­to­rio pa­ra sus es­tu­dian­tes.

Al sa­ber có­mo es­tá la so­cie­dad en es­te te­ma, se pue­de im­pac­tar con po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

La in­se­gu­ri­dad, por ejem­plo, re­du­ce la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad y eso se no­ta en las co­mu­nas del nor­te de la ciu­dad.

Qué es

Es­te con­cep­to va más allá del des­can­so y la di­ver­sión. Im­pli­ca de por sí una com­pa­ra­ción con el otro, con el en­torno, qué he lo­gra­do y qué han lo­gra­do mis pa­res.

Es la per­cep­ción, ex­pli-

can, que ten­go de lo que hi­ce que es­tá bien, me pon­go en el pre­sen­te y veo que el fu­tu­ro vie­ne bien. Se tie­nen en cuen­ta va­ria­bles tan­to del ser co­mo del te­ner. Y tam­bién, la sa­tis­fac­ción con la vi­da y la es­pe­ran­za de te­ner un fu­tu­ro me­jor.

El pri­mer es­tu­dio de la fe­li­ci­dad lo hi­cie­ron en 2014, co­mo par­te de la maes­tría que cur­sa­ban. Fue pu­bli­ca­do en la Re­vis­ta de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de La­ti­noa­mé­ri­ca. Hi­cie­ron el de 2015, que aca­ban de di­vul­gar y el cual arro­jó el ma­pa de la fe­li­ci­dad por co­mu­nas.

Pa­ra ob­te­ner con­clu­sio­nes, se re­quie­ren más años de es­tu­dios, pe­ro de uno a otro en­con­tra­ron que me­jo­ró la per­cep­ción de fe­li­ci­dad en afro­des­cen­dien­tes y mu­je­res, que era un po­co me­nos en la pri­me­ra me­di­ción. Aun­que es di­fí­cil ex­pli­car­lo, tal vez se­ría por el im­pac­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas mu­ni­ci­pa­les.

En­tre los ha­llaz­gos de es­te úl­ti­mo es­tu­dio fi­gu­ran va­rios lla­ma­ti­vos. So­bre el es­ta­do ci­vil, ser sol­te­ro, man­te­nien­do el res­to de va­ria­bles cons­tan­tes, dis­mi­nu­ye la pro­ba­bi­li­dad de sen­tir­se sa­tis­fe­cho con la

vi­da en 3.63 % apro­xi­ma­da­men­te con res­pec­to a es­tar ca­sa­do; ser viu­do la dis­mi­nu­ye en 3.22 % y ser se­pa­ra­do o di­vor­cia­do la re­du­ce en 4.96 %.

Tam­bién el ta­ma­ño del ho­gar tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo en la pro­ba­bi­li­dad de de­cla­rar­se sa­tis­fe­cho con la vi­da. “Se es­pe­ra que ca­da miem­bro adi­cio­nal la dis­mi­nu­ya en 1.5 pun­tos por­cen­tua­les. En sentido opues­to, se en­con­tró que te­ner hi­jos me­no­res de seis años ge­ne­ra, en pro­me­dio, va­ria­cio­nes po­si­ti­vas en la pro­ba­bi­li­dad de te­ner bie­nes­tar sub­je­ti­vo, tal co­mo lo su­gie­re gran par­te de la literatura,

es­pe­cí­fi­ca­men­te, ca­da ni­ño adi­cio­nal au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad en 2 pun­tos por­cen­tua­les”.

La edu­ca­ción al­can­za­da tie­ne una re­la­ción po­si­ti­va en la sa­tis­fac­ción con la vi­da, di­cen. Po­seer ba­chi­lle­ra­to tie­ne un in­cre­men­to de 6.29 % en la pro­ba­bi­li­dad con res­pec­to a no te­ner al­gún ni­vel de edu­ca­ción; la mag­ni­tud del efec­to mar­gi­nal pro­me­dio au­men­ta pa­ra un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio (9.50 %), de es­pe­cia­li­za­ción (11.48 %) y de maes­tría (16.36 %), no obs­tan­te, aun­que po­si­ti­vo, el efec­to es me­nor pa­ra una téc­ni­ca (5.18 %) o una tec­no­lo­gía (5.15 %).

Re­si­dir en una vi­vien­da de es­tra­to 3 en ade­lan­te au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de sen­tir­se sa­tis­fe­cho con la vi­da en re­la­ción con los es­tra­tos 1 y 2. La mag­ni­tud no es pro­por­cio­nal al es­tra­to, por ejem­plo, per­te­ne­cer al es­tra­to 5 tie­ne un efec­to me­nor que el es­tra­to 4 y el es­tra­to 6 un efec­to me­nor que los dos an­te­rio­res.

Los in­ves­ti­ga­do­res ex­pli­can que per­so­nas del es­tra­to 1 y 2 ven co­mo ne­ga­ti­vo un as­cen­so, por­que pier­den ayu­das.

Más in­for­ma­ción

El es­tu­dio de la fe­li­ci­dad con ba­se en la en­cues­ta de 2015 re­ve­la asi­mis­mo que es­tar ju­bi­la­do o pen­sio­na­do ge­ne­ra el ma­yor in­cre­men­to en la ca­li­dad de vi­da: 14.71 % en re­la­ción con es­tar des­em­plea­do.

Te­ner un em­pleo au­men­ta la sa­tis­fac­ción con la vi­da en 11.84 %, es­tar es­tu­dian­do en 10.79 %.

Es­tar afi­lia­do a un sis­te­ma de pen­sio­nes, ade­más, ha­ce que va­ríe po­si­ti­va­men­te la pro­ba­bi­li­dad de de­cla­rar­se sa­tis­fe­cho con la vi­da, es de­cir, el tra­ba­jo for­mal pro­du­ce ma­yor bie­nes­tar que el tra­ba­jo in­for­mal o cual­quier otra ocu­pa­ción la­bo­ral.

Te­ner una vi­vien­da pro­pia ( pa­ga­da) es pre­fe­ri­ble a cual­quier otra con­di­ción de ti­po de vi­vien­da.

El aná­li­sis re­ve­la que la per­cep­ción de se­gu­ri­dad en el barrio de re­si­den­cia es un fac­tor de­ter­mi­nan­te del bie­nes­tar sub­je­ti­vo.

Se es­pe­ra que aque­llos in­di­vi­duos que vi­ven en ba­rrios que con­si­de­ran in­se­gu­ros ten­gan 13.7 % me­nos pro­ba­bi­li­da­des de sen­tir­se sa­tis­fe­chos con su vi­da, “lo que re­fle­ja la im­por­tan­cia de la per­cep­ción de se­gu­ri­dad pa­ra los ha­bi­tan­tes de Me­de­llín, quie­nes, his­tó­ri­ca­men­te, han te­ni­do que ex­pe­ri­men­tar al­tas ta­sas de cri­men en es­pe­cial en los ba­rrios de es­tra­tos ba­jos”.

El ma­pa

En cuan­to a los sec­to­res don­de son más y me­nos fe­li­ces, el sur, Be­lén, Gua­ya­bal y El Po­bla­do es­tán en­tre las que sus ha­bi­tan­tes es­tán más sa­tis­fe­chos con la vi­da. A es­tas se su­man, en el cen­tro oc­ci­den­te, Lau­re­les-Es­ta­dio y la co­mu­na 12 de La Amé­ri­ca.

Lla­ma la aten­ción que La Can­de­la­ria, el Cen­tro de la ciu­dad, mar­ca al­to, al igual que Cas­ti­lla, la úni­ca del nor­te con ese ni­vel. Aran­juez y Bue­nos Ai­res pre­sen­tan ni­ve­les me­dios de sa­tis­fac­ción.

Por es­tra­to, el 61 % de los ho­ga­res del 1 y 2 re­fle­jan in­sa­tis­fac­ción, fren­te al 4,2 % del 5 y el 6. Los ho­ga­res sa­tis­fe­chos tie­nen ma­yor ac­ce­so a ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo te­le­fo­nía, in­ter­net, TV por sus­crip­ción y red de gas na­tu­ral que los in­sa­tis­fe­chos.

Las di­fe­ren­cias en­tre los más fe­li­ces y los me­nos es de po­cos pun­tos por­cen­tua­les. Es es­te un te­ma de ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, al per­mi­tir co­no­cer as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la sa­lud, la en­fer­me­dad men­tal, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, en­tre otros.

To­do es­to les per­mi­te con­cluir que Me­de­llín es una ciu­dad feliz, con pro­ble­má­ti­cas, pe­ro feliz, y su fe­li­ci­dad no tie­ne que ver con el di­ne­ro.

Sa­tis­fe­chos

ILUS­TRA­CIÓN ELE­NA OSPINA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.