La guar­de­ría de los 100 años en Me­de­llín

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

Go­ta de Le­che ha be­ne­fi­cia­do 30.000 ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos en su his­to­ria. Una la­bor per­sis­ten­te y amo­ro­sa.

Cuan­do Al­ci­des Ta­ba­res lla­mó al jar­dín sa­las cu­nas de Me­de­llín Go­ta de le­che, a co­mien­zos del año, so­li­ci­tan­do au­to­ri­za­ción pa­rar re­co­rrer el que fue­ra el se­gun­do ho­gar de su pri­me­ra in­fan­cia, la emo­ción fue ma­yús­cu­la. No se ima­gi­na­ron que el señor te­nía 90 años y que es­tu­vo en la guar­de­ría en 1930, cuan­do era un ni­ño de 3.

“Ese era su re­ga­lo de cum­plea­ños. Que­ría vi­si­tar esta ca­sa con sus hi­jos y sus nie­tos. Te­nía lá­gri­mas en los ojos y no­so­tros tam­bién, él no pa­ra­ba de de­cir que gra­cias a las re­li­gio­sas, quie­nes tra­ba­ja­ban aquí, pu­do co­mer y su fa­mi­lia salir ade­lan­te”, cuen­ta Yo­lan­da Gó­mez Del­ga­do, ac­tual di­rec­to­ra de la guar­de­ría más an­ti­gua de Me­de­llín.

La his­to­ria

Un sa­cer­do­te je­sui­ta, Ga­briel Li­zar­di, tu­vo la ini­cia­ti­va en 1917, jun­to a un gru­po de se­ño­ras de la ciu­dad, de dar­le le­che a ma­dres ges­tan­tes que se veían la­van­do ro­pa a ori­llas de la que­bra­da San­ta Ele­na. Pron­to se die­ron cuen­ta de que las ma­dres no te­nían don­de de­jar a sus ni­ños, y ahí cam­bió la idea.

Fue­ron 56 los pri­me­ros me­no­res que re­ci­bió es­te cen­tro de aco­gi­da pa­ra los más vul­ne­ra­bles, los hi­jos de tan­tas ma­dres ca­be­za de fa­mi­lia de ba­jos re­cur­sos que ne­ce­si­ta­ban tra­ba­jar.

La guar­de­ría hoy re­ci­be a 425 me­no­res en­tre los 7 me­ses y 5 años. Es­tán cer­ti­fi­ca­dos des­de 2011 en alta ca­li­dad. Tra­ba­jan 56 per­so­nas de las cua­les so­lo tres tie­nen fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. Las de­más son ope­ra­ti­vos, des­de psi­có­lo­gos, nu­tri­cio­nis­tas, tra­ba­ja­do­res so­cia­les, li­cen­cia­das y téc­ni­cos en pri­me­ra in­fan­cia, to­dos con el fin de apo­yar a los ni­ños que lle­gan con sín­to­mas de des­nu­tri­ción a co­mien­zo del año y que allí ni­ve­lan.

Hay que ver sus ca­ras de fe­li­ci­dad y el pla­to va­cío cuan­do desa­yu­nan arroz con hue­vo o cuan­do al­muer­zan fri­jo­les, sus pla­tos fa­vo­ri­tos. “La aten­ción nu­tri­cio­nal es uno de nues­tros tres pro­ce­sos mi­sio­na­les, es pri­mor­dial, bus­ca­mos dar­les el 80 % de los re­que­ri­mien­tos dia­rios, desa­yuno, me­dia ma- ña­na, al­muer­zo y al­go”.

Los otros dos son la aten­ción pe­da­gó­gi­ca y psi­co­so­cial. No se pue­de aten­der a los hi­jos y ol­vi­dar a las ma­dres. Cer­ca del 67 % son ca­be­za de fa­mi­lia, “tra­ba­jan en ser­vi­cios ge­ne­ra­les, ven­de­do­ras am­bu­lan­tes, mu­chas ma­dres es­tu­dian­tes, que in­clu­so es­tán en el co­le­gio, y otras que ha­cien­do sus es­tu­dios téc­ni­cos”, se­ña­la Gó­mez.

Al­ci­des Ta­ba­res con­tó en su vi­si­ta que vi­vía en Cai­ce­do. Lo cons­ta­ta­ron en los re­gis­tros que se tie­nen de to­dos los ni­ños que

han pa­sa­do por es­tos sa­lo­nes. De allí si­guen lle­gan­do, tam­bién de Vi­lla her­mo­sa, La Sie­rra, en ge­ne­ral ha­bi­tan­tes de La Co­mu­na 8. “So­lo re­ci­bi­mos de es­tra­tos 1, 2 y con Sis­ben má­xi­mo de 60 pun­tos”. Los más ne­ce­si­ta­dos.

Al­gu­nos vi­ven en tu­gu­rios o has­ta en ca­rre­tas en la ca­lle, pe­ro a las 6:45 de la ma­ña­na lle­gan pun­tua­les a la pri­me­ra guar­de­ría de Me­de­llín, en don­de les en­se­ñan a amar a pe­sar de las ca­ren­cias y di­fi­cul­ta­des, pa­ra que ten­gan los me­jo­res re­cuer­dos de esos pri­me­ros años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.