Ve­ci­nos pi­den des­truir los ci­mien­tos del Mó­na­co

Se­gún la Al­cal­día de Me­de­llín de­mo­ler el edi­fi­cio don­de vi­vió Pa­blo Escobar es la op­ción más via­ble. Allí se cons­trui­ría par­que en ho­me­na­je a las víc­ti­mas.

El Colombiano - - METRO - Por DIEGO ZAM­BRANO BE­NA­VI­DES

No hay na­da más que mu­gre, óxi­do so­bre las re­jas, hu­me­dad en las pa­re­des, ma­le­za y rui­nas, en lo que an­tes fue el lu­jo­so edi­fi­cio Mó­na­co, ubi­ca­do en el ba­rrio Santa Ma­ría de los Ángeles de El Po­bla­do, en Me­de­llín, y que fue­ra el ho­gar de la fa­mi­lia del nar­co­tra­fi­can­te Pa­blo Escobar Ga­vi­ria du­ran­te la dé­ca­da de los ochen­ta.

Pe­ro el ol­vi­do so­lo es fí­si­co, por­que a es­te in­mue­ble lle­gan, sa­gra­da­men­te to­dos los días, más de 20 ca­rros —en­tre bu­se­tas, ta­xis, y au­to­mó­vi­les par­ti­cu­la­res— de los que se ba­jan tu­ris­tas que acom­pa­ña­dos de un guía, re­pa­san uno de los lu­ga­res por don­de pa­só el ma­yor ca­po en la his­to­ria de Co­lom­bia.

Por eso, cuan­do el al­cal­de Federico Gu­tié­rrez pro­pu­so de­mo­ler el edi­fi­cio pa­ra cons­truir allí un par­que que le rin­da ho­me­na­je a to­das las víc­ti­mas de la vio­len­cia de Escobar, los ve­ci­nos de las unidades re­si­den­cia­les ale­da­ñas al Mó­na­co aplau­die­ron la de­ci­sión.

La pro­pues­ta

Pa­ra el man­da­ta­rio lo­cal, de­rri­bar la es­truc­tu­ra es la ma­ne­ra ideal de ren­dir­le tri­bu­to a los po­li­cías, mi­li­ta­res, jue­ces, y to­dos los ciu­da­da­nos que pa­de­cie­ron la cru­da vio­len­cia del Car­tel de Me­de­llín.

El co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Abu­rrá, ge­ne­ral Ós­car Gó­mez He­re­dia, se­ña­ló que la pro­pues­ta es ex­ce­len­te, y so­lo ha­bría que es­tu­diar los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les, por­que aun­que el edi­fi­cio es ad­mi­nis­tra­do por la Po­li­cía Na­cio­nal, es pro­pie­dad del Es­ta­do.

“Con la de­mo­li­ción se de­mos­tra­ría que el di­ne­ro mal ha­bi­do no con­du­ce a na­da, y se aca­ba­ría con la apo­lo­gía al de­li-

AM­PA­RO PA­LA­CIO DARÍO MORENO Ve­cino del sec­tor.

to que se ha es­ta­ble­ci­do allí”, ma­ni­fes­tó el ge­ne­ral Gó­mez.

No obs­tan­te, el al­cal­de Gu­tié­rrez se­ña­ló que el ob­je­ti­vo no es ol­vi­dar la his­to­ria, sino con­tar la ver­dad de lo que ocu­rrió pa­ra no fal­tar­le al res­pe­to a nin­gu­na de las víc­ti­mas.

La pro­pues­ta pa­ra re­po­ten­cia­li­zar el edi­fi­cio y usar­lo pa­ra al­gu­na de­pen­den­cia fue des­car­ta­da por la Al­cal­día, des­pués de que un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal se­ña­la­ra que pa­ra ese fin ha­bría que des­ti­nar $33.165 mi­llo­nes.

A pro­pó­si­to, el ge­ne­ral Gó­mez ex­pli­có que res­tau­rar el Mó­na­co re­sul­ta­ría más cos­to­so que de­rri­bar­lo, y en es­te mo­men­to el edi­fi­cio es in­ha­bi­ta­ble.

Apo­yo de la co­mu­ni­dad

Los re­si­den­tes de las unidades re­si­den­cia­les que ro­dean al edi­fi­cio di­cen que vi­vir allí se ha con­ver­ti­do en un dolor de ca­be­za. Ar­gu­men­tan que, ade­más de te­ner que so­por­tar la in­fi­ni­ta lle­ga­da de tu­ris­tas que in­mor­ta­li­zan la fi­gu­ra de Escobar, la fal­ta de man­te­ni­mien­to al in­mue­ble ha cau­sa­do pro­ble­mas de sa­lu­bri­dad.

“Ha­ce tres años tu­vi­mos que po­ner de nues­tro di­ne­ro pa­ra lle­nar con arena la pis­ci­na, por­que nos es­ta­ban in­va­dien­do los zan­cu­dos”, ase­ve­ró Do­rely Res­tre­po, ad­mi­nis­tra­do­ra de la uni­dad Bahía Blanca.

En con­si­de­ra­ción de Res­tre­po, la úni­ca ma­ne­ra de apar­tar el ca­pí­tu­lo os­cu­ro que se vi­vió allí es a tra­vés de la cons­truc­ción de un es­ce­na­rio cul­tu­ral o re­crea­ti­vo, que bo­rre pa­ra siem­pre los pa­sos de Escobar por el ba­rrio.

La úni­ca pie­za del edi­fi­cio Mó­na­co que los ve­ci­nos se mos­tra­ron dis­pues­tos a con­ser­var es la es­cul­tu­ra La Fa­mi­lia, del es­cul­tor an­tio­que­ño Ro­dri­go Are­nas Be­tan­cur, que es­tá col­ga­da so­bre una de las pa­re­des del in­mue­ble.

Aun­que has­ta aho­ra la de­mo­li­ción es so­lo una pro- pues­ta y no se ha so­cia­li­za­do con los re­si­den­tes de la zo­na, ellos es­pe­ran que se lle­ve a ca­bo por­que no so­lo be­ne­fi­cia­ría al ba­rrio, sino a la ciu­dad y al país en­te­ro

“Oja­lá que lo de­rrum­ben y que arran­quen de raíz to­da esa his­to­ria tan es­pan­to­sa que ocu­rrió allí”. “El edi­fi­cio es aho­ra un ne­go­cio del que se be­ne­fi­cian unos po­cos, pe­ro en el cual per­de­mos la mayoría de los co­lom­bia­nos”. Re­si­den­te de la uni­dad Bahía Blanca.

FO­TO JU­LIO CÉ­SAR HE­RRE­RA

La ma­le­za se ha apo­de­ra­do de las can­chas y de la pis­ci­na con las que con­ta­ba el edi­fi­cio Mó­na­co. Las an­te­nas, las re­jas, y las ven­ta­nas del in­mue­ble se han oxi­da­do por fal­ta de man­te­ni­mien­to. Por las ven­ta­nas tam­bién se ob­ser­va el de­te­rio­ro en el in­te­rior de la es­truc­tu­ra.

FOTOS JU­LIO CÉ­SAR HE­RRE­RA

El edi­fi­cio Mó­na­co, que fue ob­je­to de ex­tin­ción de do­mi­nio, le fue en­tre­ga­do en 2008 a la Po­li­cía Na­cio­nal. An­tes, en el in­mue­ble es­ta­ban ubi­ca­das ofi­ci­nas de la Fis­ca­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.