Mé­xi­co: pe­rio­dis­mo en la mi­ra

Aun­que Mé­xi­co en su con­jun­to su­fre una vio­len­cia des­bor­da­da, la prensa afron­ta ame­na­zas y muer­tes es­tre­me­ce­do­ras. Y la im­pu­ni­dad es aún peor. El ase­si­na­to de Ja­vier Val­dez re­bo­sa la co­pa.

El Colombiano - - OPINIÓN - ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

De­ce­nas de pe­rio­dis­tas pro­tes­ta­ron ayer en Mé­xi­co por el ase­si­na­to del co­le­ga Ja­vier Val­dez, de 50 años, uno de los más ex­pe­ri­men­ta­dos re­por­te­ros ju­di­cia­les, re­co­no­ci­do por sus cró­ni­cas y li­bros so­bre nar­co­trá­fi­co. La muer­te a ti­ros del co­mu­ni­ca­dor, en las ca­lles de la ciu­dad de Cu­lia­cán, es el retrato san­grien­to e in­quie­tan­te de la si­tua­ción por la que atra­vie­sa la prensa allí. Tiem­po de ame­na­zas y muer­tes, de im­pu­ni­dad e inac­ción del Go­bierno.

Es­te homicidio se su­ma a otros cin­co co­me­ti­dos con­tra pe­rio­dis­tas en 2017. Des­de 2000, son 120 los co­le­gas muer­tos. Val­dez Cár­de­nas, con sus pro­pias pa­la­bras, ha­bía des­cri­to a EL CO­LOM­BIANO la gra­ve­dad y la pro­fun­di­dad de lo que ocu­rre: “Es­ta­mos vi­vien­do una es­pe­cie de muer­te del pe­rio­dis­mo. Hoy en Mé­xi­co es mu­cho más pe­li­gro­so pa­ra los pe­rio­dis­tas cu­brir el ne­xo de los nar­cos con los po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y Ejér­ci­to”.

Las crí­ti­cas y los in­te­rro­gan­tes del re­por­te­ro fue­ron res­pon­di­dos con do­ce dis­pa­ros a que­ma­rro­pa. Su hu­ma­ni­dad que­dó ten­di­da en la ca­lle, cer­ca del se­ma­na­rio Ríodo­ce, del que era con­fun­da­dor.

Se ha lla­ma­do la aten­ción de ma­ne­ra reite­ra­da fren­te a la du­rí­si­ma reali­dad me­xi­ca­na de los úl­ti­mos 10 años, pe­ro en par­ti­cu­lar preo­cu­pa el re­cru­de­ci­mien­to du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Peña Nie­to. Ca­sos co­mo la des­apa­ri­ción de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa, en sep­tiem­bre de 2014, re­cuer­dan la im­pu­ni­dad que afron­ta la so­cie­dad ci­vil fren­te a ac­cio­nes tan bru­ta­les.

Las en­cues­tas man­tie­nen una cons­tan­te de re­pro­ba­ción a la pre­si­den­cia de Peña Nie­to del 73 por cien­to. De igual ma­ne­ra, los pro­me­dios ha­blan de un 74 por cien­to de la po­bla­ción que cree que el país va por mal ca­mino.

Ese mal ca­mino se mues­tra, en par­te, en los ri­go­res que su­fre una prensa ame­na­za­da por es­truc­tu­ras cri­mi­na­les re­sul­tan­tes de la hi­bri­da­ción de in­tere­ses de las ma­fias del nar­co­trá­fi­co y sec­to­res co­rrup­tos de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pú­bli­ca y privada y de las fuer­zas ar­ma­das.

El pre­si­den­te ex­pre­só sus con­do­len­cias a los fa­mi­lia­res, ami­gos y co­le­gas de Val­dez Cár­de­nas, pe­ro re­ci­bió de in­me­dia­to el cues­tio­na­mien­to a las no­tas de pe­sar acos­tum­bra­das (ca­si pro­to­co­la­rias), sin los re­sul­ta­dos ju­di­cia­les re­que­ri­dos (ver Opi­nión).

Mé­xi­co per­ci­be có­mo, ca­da vez más, se es­tre­cha la pro­tec­ción de los de­re­chos ciu­da­da­nos, en­tre ellos de li­ber­tad de prensa y ex­pre­sión y de mo­vi- li­dad. Ciu­da­des pe­ri­fé­ri­cas si­tia­das por las ban­das cri­mi­na­les. Con re­te­nes ile­ga­les, ex­tor­sio­nes, se­cues­tros, eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les, de­sa­pa­re­ci­dos y con un con­trol so­cial as­fi­xian­te en las zo­nas fron­te­ri­zas, del nor­te y del sur, y en las cos­tas por las cua­les las ma­fias sue­len mo­ver la dro­ga y re­gen­tar su apa­ra­to fi­nan­cie­ro y sus ata­jos de cir­cu­lan­te.

Ad­ver­tía Val­dez, con ra­zón, que hoy al­gu­nos de los lí­de­res po­lí­ti­cos mexicanos son he­chos a la me­di­da de las ne­ce­si­da­des de la su­per­es­truc­tu­ra del cri­men or­ga­ni­za­do y de sus tentáculos en la eco­no­mía y el po­der pú­bli­co. En Mé­xi­co se ha­ce ca­da vez más pal­pa­ble el pe­di­do de la ciu­da­da­nía pa­ra que, a par­tir de las pró­xi­mas elec­cio­nes, se ade­lan­te una re­in­ge­nie­ría del apa­ra­to es­ta­tal y del ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca y se de­pu­re y re­cu­pe­re la trans­pa­ren­cia ins­ti­tu­cio­nal.

Por lo pron­to, la si­tua­ción de la prensa y los pe­rio­dis­tas, que es un me­di­dor muy exac­to de la sa­lud de las de­mo­cra­cias, pre­sio­na las alar­mas so­bre la im­por­tan­cia de que Mé­xi­co en­fren­te su mo­men­to y re­ci­ba, des­de fue­ra, la solidaridad ne­ce­sa­ria pa­ra aten­der su cri­sis pro­fun­da de in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.